Autohipnotismo o auto sugestión









Autohipnotismo o auto sugestión

En 1910 el alemán Johann Schultz obtuvo resultados sorprendentes en la enseñanza de auto hipnotismo que impartía a sus enfermos. Los enfermos aprendía a relajarse y repetían frases como: “mis manos están calientes” , cuyo efecto no se hacía esperar.
1964 los experimentos  de Johann Schultz fueron confirmados por un grupo de médicos estadounidenses que repitieron  la experiencia con varias amas de casa voluntarias.  Las mujeres se relajaron y auto sugestionaron  debidamente, al poco tiempo los termómetros marcaban el aumento de la temperatura en sus manos.
Fue grande la importancia de este experimento, pues se demostró  científicamente el poder de ejercer alguna influencia  sobre el sistema  nervioso autónomo.
A partir de 1964, los médicos han logrado espectaculares  progresos. La técnica se ha extendido al tratamiento del insomnio, la angustia, la tensión y el asma, y los ensayos se dirigían al tratamiento de la epilepsia, la parálisis espática , la jaqueca y los dolores de cabeza por exceso de tensión.
La parte esencial de este tratamiento es la biorecuperación. Esto significa que los pacientes  deben ser capaces de  sintonizar con la función corporal sobre la que quieren obtener control. Una vez que el paciente ve  los latidos del corazón  o sus ondas cerebrales grabadas en un electrómetro  o las oye como una tonalidad  cambiante está en camino de lograrlo.
Los asmáticos, por ejemplo, son sensibles a ciertas sustancias irritantes  como el polvo, el polen  o el humo, pero gran parte de sus molestias proceden de su tensión nerviosa. Un enfermo asmático  es tratado en una habitación  insonora  y conectada con  un instrumento llamado  electromiógrafo . cuando está totalmente relajado sólo oye  un ligero golpeteo.
Se le pide entonces que hable del polvo, las flores o cualquiera de las causa  que ocasionan su malestar, generalmente se pone en tensión de sólo pensar  en tales cosas y el detector  golpea con violencia  hasta que el paciente comprende que se halla al borde de un serio ataque. Y todo causado por sus emociones.
Cuando se convence que los nervios son sus verdaderos enemigos, puede aprender a controlarlos, escuchando el golpeteo y tratando de hacerlo disminuir. Más tarde puede llegar a prescindir del aparato  y lograr disfrutar de una mejor calidad de vida mediante su propia voluntad.

viernes, 9 de abril de 2010

No hay comentarios :

Entradas populares