Murciélagos










Rinolofo grande
Los murciélagos son los únicos mamíferos capaces de realizar un vuelo sostenido y, a diferencia de las aves, pueden volar a una velocidad relativamente lenta con gran habilidad en sus maniobras. Esto lo consiguen gracias al patagio y a los huesos alargados de la mano. La especie mostrada en la imagen, el rinolofo grande, pertenece al grupo de los llamados murciélagos grandes de herradura y reciben ese nombre por la presencia de unos pliegues complejos en forma de herradura que cubren el labio superior y orificios nasales del animal. Esta especie vive por toda Europa, aunque cada vez es más escasa.
Murciélago, nombre común que se aplica al único mamífero que es capaz de realizar un vuelo verdadero gracias al batir de sus alas (otros mamíferos planean, pero no vuelan). Hay unas 1000 especies vivas de murciélagos, casi una cuarta parte de todas las especies de mamíferos. Los murciélagos se agrupan en dos subórdenes: los murciélagos grandes o megamurciélagos, y los murciélagos pequeños o micromurciélagos. Los primeros se alimentan de frutas y otras substancias vegetales (murciélagos frugívoros) y se distribuyen en hábitats tropicales de África, India y Australasia. Los micromurciélagos, en cambio, comen una amplia variedad de alimentos, en especial insectos, y tienen una distribución más amplia.
DISTRIBUCIÓN
Los murciélagos están distribuidos por todo el mundo, excepto en las zonas árticas y en ciertas islas oceánicas. Todos los megamurciélagos y algunas familias de los micromurciélagos se encuentran sólo en el continente americano, y algunas otras familias tienen una distribución mundial. Se cree que los murciélagos se originaron en un clima cálido, probablemente en el periodo geológico conocido como eoceno. El epicentro de su distribución, donde además son más abundantes, sigue situado en las áreas tropicales y subtropicales. Algunos miembros de cuatro familias de micromurciélagos viven en zonas templadas, y sólo dos familias llegan a desplazarse hasta regiones subárticas durante la estación veraniega. Es fácil comprobar que disminuye el número de especies según nos desplazamos desde el Ecuador hacia los polos.
VARIACIÓN DE TAMAÑO
Los megamurciélagos incluyen, como su propio nombre indica, los murciélagos más grandes, y comprenden a los zorros voladores de África, India y Australasia. Reciben la denominación de zorros voladores debido a sus hocicos largos parecidos a los de los zorros. El mayor de todos ellos es una especie propia de Java, que alcanza una envergadura alar de 1,7 metros y una longitud corporal de 42 cm. A pesar de su nombre, muchas especies de megamurciélagos son más pequeñas que los mayores micromurciélagos; sin embargo, la distinción entre ambos subórdenes está basada, además de en el tamaño, en la forma de los dientes y en grandes diferencias del esqueleto. El micromurciélago más pequeño es el murciélago de nariz de cerdo de Kitti, distribuido por el oeste de Tailandia, que tiene una longitud corporal de 2,9 a 3,3 cm y un peso de 2 gramos, lo que lo convierte también en uno de los mamíferos más pequeños. Las diferencias entre los micromurciélagos y los macromurciélagos son suficientes para sugerir que tienen un origen evolutivo diferente; además, la aparición de los megamurciélagos es mucho más reciente que la de los micromurciélagos.

VUELO Y ECOLOCACIÓN

Esqueleto de un murciélago
Las alas del murciélago están soportadas por los dedos alargados de la extremidad anterior, de modo que forman una estructura muy similar a la mano humana. El dedo pulgar tiene una uña y es el único que está libre, sin incluir dentro del ala.

El vuelo verdadero en los vertebrados vivos está limitado a los murciélagos y a las aves; sin embargo, a diferencia de muchas aves, los murciélagos pueden volar a velocidades relativamente lentas con gran maniobrabilidad. El ala del murciélago es una membrana delgada denominada patagio que está sostenida por el alargamiento de los huesos de la extremidad anterior, en concreto por el antebrazo y el segundo dedo, en su borde delantero, y por los dedos tercero, cuarto y quinto, en su borde trasero. La unión del patagio con el cuerpo se realiza a lo largo de la línea media del tronco y en varias especies se extiende entre ambas extremidades posteriores y la cola. El dedo primero o dedo pulgar de la extremidad anterior es el único que está libre y, al igual que los dedos de los pies, tiene uña.
Todos los micromurciélagos poseen un mecanismo que les permite volar y, en el caso de las especies insectívoras, también les permite localizar a sus presas sin necesidad de usar el sentido de la vista o del olfato: es la ecolocación. Ésta consiste en la emisión de sonidos de alta frecuencia (ultrasonidos), que después de chocar con los objetos, se reflejan a modo de eco y son captados por las orejas del murciélago. Al igual que el sonar, este sistema los capacita para conocer la posición, la distancia relativa e incluso el tipo de objetos que hay a su alrededor. El murciélago, de esta manera, puede volar en total oscuridad, y podría afirmarse que es capaz de ver acústicamente. Las señales emitidas tienen una frecuencia y una modulación características en cada especie. Los pulsos de sonido son generados en la laringe del animal y, según la especie, son emitidos por la boca o por los orificios nasales.

Ecolocación y detección de presas
Los murciélagos utilizan estímulos auditivos para volar, localizar y capturar a sus presas. Emiten sonidos de alta frecuencia que chocan con los objetos que encuentran en su camino, rebotando en ellos y volviendo al murciélago como un eco. Determinadas células sensoriales del cerebro del murciélago interpretan estos ecos y ayudan a determinar la localización y algunas propiedades físicas de los objetos creando un mapa mental espacial que determina el comportamiento en el vuelo del murciélago. El sonido reflejado amortigua el emitido por el murciélago, de modo que éste es capaz de detectar los sonidos más leves procedentes de su presa. Este sistema tan especializado es típico de la mayoría de las especies de murciélagos insectívoros. Por otro lado, algunas polillas también tienen un sistema similar para detectar y evitar a sus depredadores, pero es menos sofisticado que el de éstos.

A diferencia de los micromurciélagos, los megamurciélagos emplean la visión para orientarse y localizar a sus presas (un único género ha desarrollado un mecanismo de ecolocación que utiliza sólo cuando vuela en total oscuridad). Los ojos de los megamurciélagos están más desarrollados que los de los micromurciélagos y, en general, ningún murciélago está completamente ciego; incluso los micromurciélagos pueden utilizar como señales durante el vuelo objetos muy visibles del terreno para regresar a su refugio.
5

COMPORTAMIENTO
Vampiros
Los vampiros son animales nocturnos que se cuelgan del techo de las cuevas durante el día. Las tres especies de vampiro habitan en áreas que van desde México hasta Sudamérica. Tal y como su nombre indica, se alimentan de noche de la sangre de otros animales, especialmente de aves y mamíferos.

La mayoría de los micromurciélagos son nocturnos. Durante el día descansan en lugares muy variados como cuevas, grietas, agujeros de los árboles, follaje, lugares escondidos debajo de las rocas y edificios. Pueden descansar incluso en sitios expuestos a la intemperie; algunos megamurciélagos se cuelgan cabeza abajo de las ramas de los árboles formando concentraciones enormes de individuos. Los hábitos nocturnos de los murciélagos les proporcionan muchas ventajas ya que apenas tienen competencia por el alimento, la probabilidad de ser atacados es pequeña, y además, sus actividad nocturnas o crespuscular les protege contra el sobrecalentamiento y la deshidratación; este último punto es de especial importancia para los murciélagos debido a la superficie de la piel tan extensa que poseen en comparación con su tamaño.
Algunas especies son solitarias, pero la mayoría son gregarias, y los grupos pueden variar desde aquellos que constan de un macho con una docena o más hembras, hasta las concentraciones compuestas de muchos miles o incluso millones de individuos. En determinadas especies, la composición de grupo puede variar a lo largo de las estaciones y mostrar una segregación sexual entre los individuos, es decir, una variación en la proporción de hembras y machos existentes. Es también muy común que una misma cueva de cobijo a varias especies diferentes.

Vampiro común
Este murciélago, que vive en todo el continente americano, se alimenta de la sangre de mamíferos y aves.

Se sabe que algunos murciélagos realizan migraciones y determinadas especies que viven en la zona templada pueden llegar a volar distancias de 1.600 km entre sus cuarteles de verano y de invierno. Otras especies realizan desplazamientos diarios entre los lugares de descanso y de alimentación (hasta 40 km de distancia), pero en general, éstos no son muy largos.
En cuanto a la alimentación, gran parte de los micromurciélagos son insectívoros y están perfectamente capacitados para capturar sus presas en vuelo o localizarlas cuando están posadas; por el contrario, la mayoría de los megamurciélagos y muchas especies de murciélagos de nariz de herradura de América tropical (también llamados rinolofos debido a los pliegues de la piel dirigidos hacia arriba que poseen en la nariz), son frugívoros. Además, en ambos grupos hay especies que se alimentan de partes de la flor o que extraen el néctar de éstas por medio de sus lenguas alargadas, con lo que permiten que se lleve a cabo el proceso de polinización cruzada de las plantas. Algunos de los rinolofos de mayor tamaño, y otras especies de una familia euroasiática, son omnívoros; éstos, además de consumir insectos y frutas, atacan a pequeños anfibios, lagartos, pájaros, ratones e incluso a otros murciélagos. Los verdaderos vampiros, que habitan en los trópicos americanos, están estrechamente emparentados con los rinolofos y subsisten gracias a la sangre que lamen de las heridas que ellos mismos infligen a animales de sangre caliente como son: las gallinas, el ganado vacuno, los caballos, los cerdos y, ocasionalmente, los seres humanos. Por último, hay al menos tres especies de murciélagos que completan su dieta con peces cuando los capturan según vuelan a ras de la superficie del agua.
6

CICLO VITAL
Los periodos de gestación de los murciélagos son largos y varían desde 44 días hasta 8 meses según la especie de que se trate. Las hembras paren, como norma general, una sola cría cada año cuyo crecimiento es lento. Los ciclos reproductivos de la mayoría de las especies siguen las pautas generales de los mamíferos, aunque existen excepciones. Las más interesantes son algunas especies de la zona templada que hibernan durante el invierno. La cópula sucede antes de la hibernación, y el esperma es retenido dentro de la hembra durante todo el invierno; la fertilización tiene lugar cuando el óvulo se desprende del ovario, poco después de que los murciélagos recuperen su actividad en la primavera. Este proceso se conoce como fecundación diferida. Una variante de esta pauta se puede observar en un género europeo en el que la cópula, la ovulación y el desarrollo inicial del embrión ocurren en su secuencia normal antes de la hibernación, pero el desarrollo del embrión se detiene antes de que éste llegue a implantarse en el útero. El embrión permanece en estado poco desarrollado hasta la primavera, momento en el que la madre recobra su metabolismo normal. Este fenómeno se conoce con el nombre de implantación diferida.
La abundancia de murciélagos se puede atribuir tanto a las ventajas de supervivencia que le confieren sus hábitos de vida como a su longevidad, y ello a pesar de la baja tasa de reproducción individual. Algunas especies grandes de megamurciélagos y el murciélago vampiro han sobrevivido hasta 20 años en zoológicos, y varias especies de micromurciélagos que fueron anillados y liberados más tarde en Nueva Inglaterra, Estados Unidos, fueron recapturados 31 años después.


ECOLOGÍA
Murciélago orejudo
Este pequeño murciélago, con unos pabellones auditivos de desmesurado tamaño, vive en los árboles cercanos a las casas siendo muy común en toda Europa, salvo en el norte. A menudo flota en el aire, inmóvil, cerca de la vegetación, buscando insectos entre las hojas y las ramas. Los insectos pequeños que caza al vuelo se los come inmediatamente, pero aquellos un poco mayores los guarda en una bolsa de piel situada entre las patas, para comerlos más tarde.

que caza al vuelo se los come inmediatamente, pero aquellos un poco mayores los guarda en una bolsa de piel situada entre las patas, para comerlos más tarde.


Los murciélagos insectívoros son considerados como beneficiosos por el ser humano y muchas especies juegan un papel importante en la polinización de las plantas y en la dispersión de las semillas. Debido a su tamaño y a su número, los murciélagos frugívoros de Eurasia pueden llegar a constituir una amenaza económica cuando invaden huertos de frutales, pero quizás el efecto adverso mayor es el de la transmisión de enfermedades, en especial de la rabia, a los animales domésticos. Este problema tiene importancia en el caso de los trópicos americanos, donde las mordeduras de murciélagos vampiro infectados han dado lugar a brotes locales de rabia entre el ganado vacuno y han diezmado rebaños enteros. Otros murciélagos que no son vampiros también pueden contraer y transmitir la rabia; sin embargo, la prevalencia de la infección ha sido baja, los brotes son escasos, y los ataques sobre los humanos son raros.
Muchos murciélagos tienen poca tolerancia a determinados insecticidas como el DDT, que puede concentrarse a través de la cadena alimentaria. Tres especies de murciélagos que actualmente están consideradas como especies amenazadas han llegado a esta situación debido al empleo de pesticidas en la agricultura.
En España hay unas 27 especies de murciélagos, pertenecientes todas ellas al grupo de los micromurciélagos. En la familia de los Rinolofos (Rhinolophidae), llamados murciélagos de herradura por su pliegue nasal, y caracterizados también por la ausencia de trago en el pabellón auditivo, podemos encontrar: murciélago grande de herradura (Rhinolophus ferrumequinum), especie propia de lugares arbolados y ruinas que pasa el invierno en cuevas, durmiendo aislado; murciélago pequeño de herradura (Rhinolophus hipposideros), de distribución parecida al anterior; murciélago de herradura mediterráneo (Rhinolophus euryale); y el murciélago mediano de herradura (Rhinolophus mehelyi).
La familia de los Vespertiliónidos (Vespertilionidae), que incluye aquellos murciélagos que sí poseen trago, pero carecen de pliegue nasal sobre el hocico, cuenta con unas 22 especies en España, entre las que destacan: el murciélago ribereño (Myotis daubentonii), presente en casi toda la península Ibérica; el murciélago patudo (Myotis capaccinii), propio de la zona costera oriental española y de otros países del Mediterráneo; el murciélago bigotudo (Myotis mystacinus), frecuente en toda Europa, excepto el sur de España; el murciélago orejudo común o septentrional (Plecotus auritus), con unos pabellones auditivos de desmesurado tamaño, vive en los árboles cercanos a las casas siendo muy común en toda Europa, salvo en el norte; el murciélago troglodita (Miniopterus schreibersi), vive en los bosques, con distribución bastante meridional, excepto en el extremo noroccidental de España; el murciélago común (Pipistrellus pipistrellus), que es el más pequeño de Europa (4,5 cm de longitud) y el más frecuente en las ciudades y pueblos, se agrupa en colonias de hasta varios centenares de individuos; el murciélago montañero (Pipistrellus savii), de Europa meridional, se da en España en la zona central y oriental; y el nóctulo común (Nyctalus noctula), muy sociable, se guarece en orificios de árboles y de casas, en España se localiza en el extremo noroccidental.
Por último, sólo hay un representante en España de la familia de los Molósidos (Molossidae), el murciélago rabudo (Tadarida teniotis) que es el mayor murciélago europeo, junto con el nóctulo grande o gigante (Nyctalus lasiopterus) perteneciente a la familia anterior, de una envergadura de 37 centímetros.
Clasificación científica: los murciélagos constituyen el orden de los Quirópteros. Los megamurciélagos pertenecen al suborden de los Megaquirópteros y los micromurciélagos al suborden de los Microquirópteros. El murciélago fósil más antiguo conocido es clasificado como Icaronycteris index. El murciélago más grande recibe el nombre científico de Pteropus vampyrus, y el murciélago de nariz de cerdo de Kitti se clasifica como Craseonycteris thonglongyai.

martes, 28 de septiembre de 2010

No hay comentarios :

Entradas populares