Insectos










Estructura de un insecto
Insecto, nombre común de cualquier animal perteneciente a la clase Insecta del filo Artrópodos. Los insectos componen la mayor clase del mundo animal, ganando en número a todos los demás animales. Se han descrito al menos 900.000 especies, y los entomólogos creen que quedan por descubrir otras tantas o más. La clase está distribuida por todo el mundo, desde las regiones polares hasta los trópicos, y engloba especies que viven en tierra firme, agua dulce y salada, en lagos de agua salada y aguas termales. No obstante, los insectos alcanzan un número y variedad máximos en los trópicos. En lo que se refiere a su tamaño, exhiben también grandes variaciones. Algunos insectos parásitos pequeños miden menos de 0,25 mm de longitud, mientras que se sabe que al menos una especie fósil emparentada con las actuales libélulas, tenía una envergadura de más de 60 cm. Los insectos más grandes de nuestros días son algunos insectos palo, que miden unos 30 cm de longitud y ciertas polillas que tienen envergaduras de alrededor de 30 centímetros.

Zapatero
Una capa de pelos hidrófugos cubre la parte inferior del cuerpo y las patas del insecto, permitiéndole moverse sobre el agua sin hundirse. Se mueve sobre el agua con el par central de patas. La mayoría de las especies viven en agua inmóvil, como la de los estanques, pero un género vive en el mar y pone sus huevos sobre las algas.

Los insectos son la clase más desarrollada de los invertebrados, a excepción de algunos moluscos. Los insectos como las abejas, las hormigas y los termes (termitas o comejenes) tienen complejas estructuras sociales en las que las diversas actividades necesarias para la alimentación, el abrigo y la reproducción de la colonia se reparten entre individuos adaptados para desempeñarlas. Además, la mayoría de los insectos alcanzan la madurez a través de la metamorfosis, en lugar del crecimiento directo. En la mayoría de las especies, el individuo atraviesa al menos dos fases distintas antes de alcanzar la forma adulta.

ANATOMÍA

Anatomía externa de un insecto
Este escarabajo ha sido diseccionado para mostrar los diversos componentes de su anatomía. La cabeza, o segmento anterior, contiene los ojos, la boca y las antenas. En el primer segmento de tórax, detrás de la cabeza, se sitúa el primer par de patas. La sección trasera del cuerpo, que incluye los segmentos segundo y tercero del tórax y el abdomen, contiene las demás patas ambulatorias y los órganos vitales del cuerpo. Las alas carecen de músculos y son accionadas por músculos situados dentro del abdomen. El exoesqueleto es de un material quitinoso duro.

Aunque la apariencia externa de los insectos es extremadamente variada, ciertas características de su anatomía son comunes a toda la clase. El cuerpo de todos los insectos adultos se compone de tres partes: cabeza, tórax y abdomen (en las larvas, el abdomen y el tórax no siempre están diferenciados). Cada una de estas partes se compone de una serie de segmentos. La cutícula de cada segmento está formada por cuatro placas o escleritos: una dorsal (tergo), otra ventral (esterno) y dos laterales (pleuras).
Cabeza
Tipos de piezas bucales de los insectos
Las piezas bucales de los insectos dependen del régimen de alimentación. Las piezas masticadoras, presentes en escarabajos, grillos y cucarachas, constan de dos poderosas mandíbulas trituradoras, a veces revestidas de dientes, que cortan, desgarran y trituran. La mosca doméstica tiene una pieza llamada labio con la que absorbe alimentos líquidos previamente digeridos por las enzimas salivares que exuda. La mariposa chupa nutrientes líquidos, como el néctar, con ayuda de la probóscide, un tubo delgado que puede arrollarse o extenderse. Otros están provistos de unas piezas bucales delgadas que funcionan como agujas huecas. Las utilizan para perforar y absorber alimentos líquidos, como la sangre humana con que se alimenta la hembra del mosquito.

En la cabeza hay dos antenas, un par de ojos compuestos y tres ojos sencillos u ocelos. Las antenas, que por lo general salen de la parte delantera de la cabeza, son segmentadas. En algunos insectos las antenas presentan órganos olfativos, además de órganos del tacto. Las piezas bucales están formadas por un labro, un par de mandíbulas, un par de maxilas que presentan un palpo cada una, un labio (que también dispone de un par de palpos) y una hipofaringe. Las mandíbulas son grandes y pesadas y se encuentran a ambos lados de la boca. Se cierran horizontalmente y se emplean para aferrar la comida y triturarla. Las maxilas son de estructura más ligera. Las bocas de muchos insectos están adaptadas para perforar y chupar, más que para morder.

Tórax
Escarabajo preparándose para volar
Esta serie de fotografías sigue a un escarabajo preparándose para despegar. Primero calienta los músculos abriendo y cerrando los élitros, que en la imagen de la izquierda están cerrados. En la imagen central, los abre por completo, desvelando las delicadas alas traseras, que se despliegan de forma automática cuando el escarabajo despega 


El tórax está formado por tres partes que, de adelante hacia atrás, se llaman protórax, mesotórax y metatórax. Cada una de estas partes consta de un par de patas. La forma de las patas varía dependiendo de sus usos, pero todas se componen de cinco partes denominadas coxa, trocánter, fémur, tibia y tarso. En los insectos alados, las alas (que suelen ser cuatro) crecen en el tórax, dos en el mesotórax y otras dos en el metatórax. Algunos insectos tienen un par de alas y otros carecen de ellas. Las membranas superior e inferior de las alas cubren una red de tubos endurecidos, llamados nervios o venas, que les aporta rigidez a éstas. La disposición de las nervaduras o venación es característica de la mayoría de las especies de insectos y es muy utilizada por los entomólogos como base para su clasificación.
Abdomen

Mosca escorpión
La mosca escorpión, del orden de los Mecópteros, presenta cuatro alas largas y un abdomen que se curva sobre la espalda. Los machos atraen a las hembras liberando una feromona o sustancia olorosa y ofreciéndoles un insecto muerto como regalo.

El abdomen de los insectos está compuesto de 9 a 11 segmentos muy definidos; cuando existe el segmento undécimo está reducido a un par de cercos (apéndices presentes en el segmento posterior). En todos los casos, la abertura anal se encuentra en el último segmento. El abdomen no tiene patas; sin embargo, muchas larvas tienen varios apéndices en forma de patas llamados patas abdominales. En los insectos hembra contiene un órgano para poner los huevos (u ovopositor) que puede modificarse en forma de aguijón, sierra o taladro para efectuar la puesta en los tejidos internos de plantas o animales. Los órganos sexuales de los insectos surgen a partir de los segmentos abdominales octavo y noveno.
Los insectos tienen esqueleto externo. Este exoesqueleto es un tegumendo duro formado por el endurecimiento de la capa exterior del cuerpo por impregnación con pigmentos y polimerización de proteínas, proceso conocido como esclerotización. El esqueleto no se esclerotiza en las articulaciones, por lo que permanece flexible.
RESPIRACIÓN
Ciertas especies de insectos respiran a través de la superficie corporal, por difusión, pero en general el sistema respiratorio de los miembros de esta clase, denominado sistema traqueal, consiste en una red de túbulos o tráqueas que transportan el aire por todo el cuerpo hasta otros túbulos menores o traqueolas que abastecen a todos los órganos del cuerpo. En las traqueolas, el oxígeno procedente del aire se difunde en el torrente sanguíneo, mientras que el dióxido de carbono de la sangre se difunde en el aire. Las aberturas exteriores de las tráqueas se llaman espiráculos. Los espiráculos se encuentran en los costados del insecto y suelen ser 20 (10 pares), 4 en el tórax y 16 en el abdomen. Ciertos insectos subacuáticos tienen estructuras similares a branquias.
CIRCULACIÓN
El sistema circulatorio de los insectos es sencillo. La totalidad de la cavidad corporal está llena de sangre, que permanece en circulación gracias a la actividad de un corazón sencillo. Se trata de un corazón tubular, abierto en ambos extremos, que recorre toda la longitud del cuerpo debajo del exoesqueleto y a lo largo del dorso del insecto. Las paredes del corazón pueden contraerse para impulsar la sangre hacia delante a través de la aorta dorsal.
DIGESTIÓN

Anatomía general de los insectos
El diagrama ilustra muchos de los órganos internos y externos comunes a los insectos. Los elementos cruciales de los sistemas nervioso, reproductor, circulatorio y digestivo están aquí señalados.

El tracto digestivo de la mayoría de los insectos se divide en una parte anterior (boca, esófago, buche y molleja), un estómago o parte media y una parte posterior (intestino, recto y ano). Parte de la digestión puede realizarse en el buche al mezclarse el alimento con la saliva; sin embargo, la digestión tiene lugar fundamentalmente en el estómago y los productos de la misma son absorbidos en éste y en el intestino. Los residuos pasan a la parte posterior del tracto digestivo para su eliminación. Conectados a la parte delantera del intestino posterior hay un gran número de pequeños tubos (llamados túbulos de Malpigio). Los extremos libres de estos túbulos flotan en la sangre de la cavidad corporal. Los desechos de la sangre atraviesan las paredes de los túbulos y penetran en el intestino, a través del cual son eliminados.

SISTEMA NERVIOSO

Ojo compuesto
El ojo compuesto de un insecto se compone de hasta miles de componentes, órganos llamados omatidios. La superficie de cada omatidio es una lente hexagonal, bajo la que hay una lente cónica. Estas lentes enfocan la luz que entra en el omatidio a lo largo de una estructura central llamada rabdoma, donde se forma una imagen invertida en las células retinulares fotosensitivas. Las células pigmentadas que rodean al rabdoma transmiten información desde cada uno de ellos hasta el cerebro, donde se combina para formar una imagen única del mundo exterior.

El sistema nervioso de los insectos se centra en un cordón nervioso que va de la cabeza al abdomen a lo largo de la cara inferior del cuerpo. Por lo general, el cordón cuenta con un par de ganglios o centros nerviosos por cada segmento del cuerpo. El cerebro, que se encuentra justo encima del esófago, consta de tres ganglios fusionados en uno. El cerebro recibe estímulos de las antenas y los ojos.
Los órganos sensoriales de los insectos son: los ojos, los órganos auditivos, los del tacto, los del olfato y los del gusto. Los ojos de los insectos son de dos tipos, compuestos y simples. Cada uno de los dos ojos compuestos que, por regla general, se encuentran detrás de las antenas, está compuesto por entre 6 y 28.000 estructuras fotosensibles (llamadas omatidios) agrupadas bajo una lente o córnea compuesta por igual número de facetas en forma de prisma hexagonal. Estas estructuras sólo permiten el paso hasta las terminaciones nerviosas de luz paralelas a sus ejes, lo que les permite construir una imagen óptica. Muchas especies tienen además ojos simples u ocelos, que suelen encontrarse entre los ojos compuestos. Los entomólogos creen que los ojos compuestos están adaptados para ver objetos que se mueven muy rápido, mientras que los ojos simples sirven para percibir objetos cercanos y fluctuaciones en la intensidad de la luz. Cada ocelo tiene una lente simple que recubre una serie de elementos nerviosos fotosensibles, todos los cuales están conectados al cerebro por un único nervio.
Los órganos auditivos de los insectos varían mucho en estructura y, en algunas especies, son muy complejos. Algunos saltamontes tienen grandes membranas auditivas situadas a ambos lados del primer segmento del abdomen. Detrás de estas membranas hay espacios llenos de líquido que transmiten los impulsos sonoros a terminaciones nerviosas que se proyectan en su interior. Otros tipos de saltamontes y grillos tienen órganos auditivos en las patas, debajo de las articulaciones de las rodillas. Estos órganos son unas membranas con cámaras de aire en la parte de abajo que comunican con el aire del exterior a través de hendiduras que hay en sus paredes, equipadas con terminaciones nerviosas. Los órganos del tacto de los insectos parecen pelos y se encuentran en varias partes del cuerpo y en las antenas.

REPRODUCCIÓN
Caballitos del diablo: apareamiento
Después del apareamiento, los caballitos del diablo depositan sus huevos en el agua. Los huevos eclosionan y se desarrollan formas larvarias acuáticas, que luego dejan el agua, sufren metamorfosis y se convierten en adultos.

Las diversas especies exhiben una gran variedad de formas de reproducción. En algunos insectos, como la abeja melífera, la hembra reproductora, o reina, produce miles de huevos que son fecundados a lo largo de varios años, aunque el macho, o zángano, muere poco después del apareamiento. En otras especies, como las efímeras, tanto el macho como la hembra viven poco tiempo tras el apareamiento. En una serie de especies de coleópteros, tanto los machos como las hembras se aparean repetidas veces. Además, varias especies de insectos se reproducen por partenogénesis, desarrollándose a partir de huevos no fecundados. Este tipo de reproducción se da de forma habitual en ciertas especies y en ocasiones en generaciones alternas en otras. En algunas avispas de las agallas y en las moscas portasierra, la reproducción parece ser sólo partenogenética, y no se conoce forma de reproducción sexual alguna. En las abejas sociales y otros insectos relacionados, los insectos macho surgen de huevos no fecundados. En ciertas polillas nocturnas que se reproducen esporádicamente por partenogénesis, ambos sexos pueden proceder de huevos no fecundados. Entre los pulgones pueden sucederse varias generaciones por partenogénesis antes de la aparición de una generación de insectos machos y hembras que se reproducen sexualmente.

Mosca del vinagre poniendo un huevo
Las pequeñas moscas de la familia Drosophilidae, llamadas moscas del vinagre, han sido muy útiles en la investigación científica. Su breve ciclo reproductor (una nueva generación de adultos en sólo dos semanas) y su sencilla genética les hace ideales para el estudio de la herencia. Esta mosca pone huevos en la fruta en descomposición y no necesita el ovopositor rígido y afilado que usan otras moscas de la fruta para taladrar frutos y tallos.

Ciertas moscas se reproducen en alguna ocasión por medio de la pedogénesis: la producción de huevos por formas inmaduras del insecto, ya sean larvas o pupas. Las larvas de algunas moscas acuáticas producen varias generaciones de hembras larvarias antes de producir larvas macho y larvas hembra que se convierten en insectos adultos y se reproducen sexualmente.

Avispa icneumónida poniendo huevos
Estas avispas parasitan otros insectos poniendo huevos en las larvas de sus huéspedes. Las avispas que las devoran mientras crecen, a menudo eliminan plagas dañinas para los seres humanos. La hembra de esta especie atraviesa la corteza con su largo ovopositor, depositando un huevo en la larva de la avispa de la madera, Urocerus gigas.

El método de desarrollo de los huevos varía también mucho entre los insectos. Algunos insectos son vivíparos y tienen descendientes vivos. En otras especies, la totalidad de la fase larvaria transcurre en el interior del cuerpo de la hembra, y el insecto se convierte en pupa al nacer. No obstante, la mayoría de los insectos depositan huevos que se abren en el exterior del cuerpo de la progenitora. Los hábitos de puesta varían de una especie a otra. Muchos insectos depositan un solo huevo o masas de huevos en las plantas de las que van a alimentarse las larvas. Otros ponen sus huevos en los tejidos de la planta y producen hinchazones o agallas en sus hojas y tallos.

Huevos del insecto hoja
El color y la forma de los huevos del insecto hoja les permite pasar desapercibidos. En la fotografía se observan las cápsulas, con forma de semilla, que rodean al huevo. Abandonados por el adulto, pocos insectos llegan a la madurez.

Ciertos insectos presentan un tipo único de desarrollo embrionario, en el que un único huevo da lugar a más de un embrión, proceso conocido como poliembrionía y, en algunas especies, un solo huevo da lugar a más de 100 larvas por división en el interior del mismo.

METAMORFOSIS
Metamorfosis incompleta
La fase inmadura de insectos como las libélulas, llamada ninfa, se transforma en adulta sin fase de pupa, sino por medio de una serie de mudas. Cada muda acerca más al insecto a su forma madura o imago. En esta secuencia, la ninfa acuática, con tórax y músculos del vuelo desarrollados por completo, ha salido del agua para mudar la piel por última vez. La sangre se bombea a la cabeza y el tórax, que se hinchan y rompen la cubierta de la ninfa. La piel se rompe luego por el dorso, y el insecto sale de la vaina. Al circular la sangre en las partes blandas y distendibles que acaban de quedar liberadas, el abdomen se alarga y las alas arrugadas se despliegan formando las alas nervadas del adulto. En menos de dos horas, las estructuras del insecto se habrán endurecido lo suficiente como para permitirle volar, pero no adquirirá sus característicos colores negro y verde hasta que no trascurran varios días.

Una de las características del desarrollo de los insectos desde el nacimiento hasta la madurez es la metamorfosis, el paso a través de una o más formas corporales inmaduras distintas hasta llegar a la fase de imago, o forma adulta. En la mayoría de los insectos se produce algún tipo de metamorfosis, aunque en algunas especies, como en los tisanuros, el insecto recién nacido es esencialmente similar en su forma al imago.

Desarrollo de la abeja melífera
La reina puede poner 1.500 huevos en un solo día. Las obreras alimentan a las larvas una vez salidas del huevo hasta 1.300 veces diarias y cierran la celdilla cuando han crecido hasta llenarla. La larva pasa a la fase de pupa unos 12 días después de eclosionar, y la abeja adulta sale de la celdilla unas tres semanas después de la puesta. Los adultos recién emergidos realizan diversas tareas de mantenimiento hasta que están listos para salir al exterior de la colmena.

Los entomólogos reconocen dos formas básicas de metamorfosis: completa u holometábola e incompleta o hemimetábola. En la metamorfosis holometábola, que se produce en el 88% de los insectos, el huevo del insecto da lugar a una larva, una forma inmadura activa, tipificada por la oruga; a continuación se convierte en pupa, una forma más o menos latente, a menudo encerrada en un capullo; y por último emerge como insecto adulto o imago. Una forma de metamorfosis holometábola, en la que la larva del insecto experimenta uno o más cambios en su forma (por lo general para adaptarse a un cambio en la fuente de alimentos) antes de transformarse en pupa, recibe el nombre de hipermetamorfosis. La hipermetamorfosis se produce en ciertos coleópteros y moscas, así como en ciertos insectos parásitos del orden Himenópteros. Los insectos que presentan una metamorfosis completa reciben el nombre de holometábolos.

Hormigas devastadoras
Las larvas en desarrollo (en blanco) son transportadas bajo el cuerpo de las hormigas obreras durante el viaje a un nuevo vivac o asentamiento temporal. Tras la fase larvaria, experimentan una fase de pupa antes de la metamorfosis final a hormigas adultas. Los machos suelen morir tras el apareamiento, mientras que en algunas especies las hembras viven hasta 15 años.

En la metamorfosis hemimetábola o gradual el insecto nace con una forma similar a la adulta (llamada ninfa) que se parece al imago, aunque sólo tiene parcialmente desarrolladas las alas y el aparato reproductor. La ninfa se transforma en imago mediante un proceso gradual y no existe fase de pupa. Las fases de ninfa están separadas por sucesivas mudas o ecdisis del exoesqueleto rígido y cada fase sucesiva se aproxima más a la forma adulta. En los insectos más sencillos, los cambios entre fases sucesivas de la ninfa son ligeros, pero las fases en sí difieren con claridad. A los insectos que sufren una metamorfosis incompleta o gradual se les denomina hemimetábolos.

Ciclo de vida de las mariposas
El ciclo de vida de las mariposas incluye cuatro fases: huevo, larva u oruga, pupa o crisálida y adulto. El proceso por el cual una oruga de cuerpo cilíndrico y rechoncho se transforma en una esbelta mariposa recibe el nombre de metamorfosis.

En un ejemplo típico de metamorfosis, la larva es una oruga capaz de arrastrarse en busca de comida y equipada con piezas bucales adaptadas para alimentarse con hojas o herbáceas. A medida que crece, la larva muda la piel entre tres y nueve veces. Al finalizar el periodo larvario el insecto teje un capullo a su alrededor o, en el caso de la mayoría de las orugas de agrótidos y otros insectos, forma una celdilla subterránea de tierra y entra en la fase de pupa. En ese periodo, el insecto queda en estado latente y no come, pero su cuerpo adquiere gradualmente la forma de imago. En ese momento empiezan a desarrollarse las alas y otras estructuras corporales del insecto adulto. Cuando la pupa está totalmente desarrollada sale del capullo, o celdilla de tierra, y del exoesqueleto de pupa y emerge como insecto totalmente adulto.

ALIMENTACIÓN Y COMPORTAMIENTO
Chinche asesina devorando a su presa
Todas las chinches asesinas son depredadoras que se alimentan de varios tipos de insectos. Esta chinche, mimética de la avispa tarántula, devora a un escarabeido.

En lo que se refiere a sus hábitos de vida y alimentación, los insectos exhiben variaciones extremas, que se ponen de manifiesto en los ciclos vitales de diversas especies. Así, la llamada langosta de diecisiete años, madura a lo largo de un periodo de 13 a 17 años (véase Cigarra). La mosca doméstica común puede alcanzar la madurez en unos diez días, y ciertas avispas parásitas alcanzan su forma adulta siete días después de la puesta de los huevos. En general, los insectos están muy adaptados al medio ambiente en el que viven, y muchas especies dependen de una única variedad de planta, alimentándose casi siempre de una parte específica de la misma, como las hojas, el tallo, las flores o las raíces. La relación entre el insecto y la planta generalmente es necesaria para el crecimiento y reproducción de la segunda, como ocurre con aquellas plantas que dependen de los insectos para su polinización. Existen varias especies de insectos que no se alimentan de plantas vivas, sino que actúan como carroñeros. Algunas de ellas viven de la materia vegetal en descomposición y otras del estiércol o de los cadáveres de animales. La actividad de los insectos carroñeros acelera la descomposición de todo tipo de materia orgánica muerta (véase Descomponedor).

Colonia de termes y miembros de las distintas castas
Las colonias de termes, o termiteros, varían en tamaño desde cientos a millones de individuos. Son comunes en la sabana y otros entornos herbáceos, además de las pluvisilvas, y puede haber entre varias docenas y varios miles de termiteros por hectárea. Muchas especies tienen castas, formadas por reproductoras, obreras y soldados. Las obreras construyen el nido y alimentan y cuidan a la hembra ponedora, de gran tamaño, y a los demás miembros de la colonia. Los termes soldados protegen la colonia y la pareja reproductora garantiza una producción continuada de huevos, que puede llegar a 30.000 diarios.

Ciertos insectos son también depredadores o parásitos, y se alimentan de otros insectos o viven sobre o en el interior del cuerpo de otros huéspedes animales. Algunas veces los insectos son parásitos de otros insectos parásitos, fenómeno conocido como hiperparasitismo. En unos casos contados, un insecto puede ser parásito de un parásito secundario. Unas cuantas especies de insectos, aunque no estrictamente parásitas, viven a expensas de otros insectos con los que forman una asociación íntima. Un ejemplo de este tipo de relación es el de la polilla de la cera, que vive en las colmenas de abejas y se alimenta del panal que éstas construyen. En ocasiones, la relación entre dos especies es simbiótica. Así, las colonias de hormigas suministran alimento a ciertos escarabajos que viven con ellas y, a cambio, consumen los fluidos que estos segregan. Véase Entomología; Parasitismo.

Mimetismo batesiano
Aunque parecen cuatro mariposas muy similares, no pertenecen siquiera a la misma familia; de hecho, una de ellas es una polilla. Los depredadores rehúyen a la Ithomoiina (segunda desde arriba) por resultarles especialmente repugnante. Dismorphina (arriba), Danaida (segunda desde abajo) y Castniida (abajo) se protegen imitando la coloración de la primera.

Una de las formas más interesantes de comportamiento exhibida por los insectos es la de los insectos sociales que, al contrario que la mayoría de las especies, viven en grupos organizados. Comprenden unas 800 especies de avispas y 500 especies de abejas, además de las hormigas y las termitas. Por lo general, una sociedad de insectos se compone de uno o varios progenitores y un gran número de descendientes. Los miembros de la sociedad se dividen en grupos, cada uno de los cuales desempeña una función especializada y a menudo exhibe estructuras corporales diferentes a las de los demás. Para más información sobre las formas de organización típicas de los insectos, véanse los artículos dedicados a los grupos mencionados más arriba.

ATRACCIÓN ENTRE INSECTOS

Grillos cantando
El sonido característico del grillo no procede de cuerdas vocales, sino de las alas del insecto. El macho frota el resalte afilado del ala izquierda delantera (izquierda) contra el área plana especular de la derecha (centro). Este canto atrae a las hembras, que lo oyen por medio de órganos auditivos especiales. En su pata anterior, un órgano membranoso llamado tímpano (derecha) detecta vibraciones sonoras.

La atracción entre miembros de sexo opuesto se realiza por medios visuales, auditivos o químicos. Algunos insectos, como las mariposas, utilizan medios visuales; los grillos, los saltamontes y otros insectos emparentados con ellos emplean el sonido. En muchas especies de insectos, la hembra libera pequeñas cantidades de poderosas sustancias químicas llamadas feromonas que atraen al macho. Los grupos satúrnidos y lasiocámpidos de mariposas nocturnas han llegado a atraer a los machos a 4 km de distancia y, en un experimento, una mosca portasierra hembra enjaulada atrajo a más de 11.000 machos. En un método de control de plagas de insectos se extrae el producto atrayente (generalmente, un producto químico diferente para cada especie de insecto) de las hembras; o, si se conoce su estructura, se sintetiza. El producto se utiliza para atraer a miles de machos de la especie en cuestión hacia un insecticida.
INSECTOS FÓSILES
Los insectos fósiles más antiguos que se conocen se han encontrado en rocas del periodo devónico y son formas sin alas que vivieron hace más de 400 millones de años. El registro fósil indica que la clase pudo desarrollarse en un periodo anterior. Véase Paleontología.
Clasificación científica: los entomólogos organizan la clase de los insectos de diferentes modos; sin embargo, la clasificación que se ofrece a continuación está ampliamente aceptada. La clase Insectos (Insecta) se divide en dos subclases: Apterigotos (Apterygota), insectos sin alas, y Pterigotos (Pterygota), que incluye a la mayoría de los insectos, en su mayor parte equipados con alas en la fase de imago.
La subclase Apterigotos se divide en cuatro órdenes: Proturos (Protura), un grupo de insectos diminutos y ciegos; Tisanuros (Thysanura), que incluye los pececillos de plata y los lepismas; Dipluros (Diplura), un grupo pequeño que comprende los miembros de esta subclase de mayor tamaño, como un insecto del género Heterojapyx (de unos 5 cm de longitud), y Colémbolos (Collembola), que incluye el saltarín.
La subclase Pterigotos se divide en 25 órdenes: Efemerópteros (Ephemeroptera), que engloba a las efímeras o efémeras; Plecópteros (Plecoptera), las moscas de las piedras; Odonatos (Odonata), las libélulas y los caballitos del diablo; Grilloblátidos (Grylloblattodea), incluye sólo una veintena de especies presentes en Norteamérica, Japón y Corea; Ortópteros (Orthoptera), los saltamontes, los grillos, las langostas y los alacranes cebolleros; Fásmidos (Phasmida), los insectos palo y los insectos hoja; Tisanópteros (Thysanoptera), los trips; Dermápteros (Dermaptera), las tijeretas; Dictiópteros (Dictyoptera), las cucarachas y las mantis; Isópteros (Isoptera), los termes; Embiópteros (Embioptera), un pequeño grupo de insectos subsociales que viven en regiones tropicales y subtropicales; Psocópteros (Psocoptera), los piojos de los libros y los piojos de las cortezas; Zorápteros (Zoraptera), de los cuales sólo se conoce un género compuesto por unas 30 especies similares a los termes; Malófagos (Mallophaga), los piojos mordedores o piojos de los pájaros; Anopluros o Sifunculados (Anoplura o Siphunculata), los piojos chupadores; Neurópteros (Neuroptera), las hormigas león, las crisopas y los siálidos (en algunas clasificaciones este orden se divide en tres órdenes independientes: Megaloptera, Rhaphidioptera y Neuroptera propiamente dicho en el que quedarían incluidas la mayoría de las especies); Mecópteros (Mecoptera), las moscas escorpión; Tricópteros (Trichoptera), las frigáneas; Lepidópteros (Lepidoptera), las mariposas diurnas y nocturnas; Dípteros (Diptera), las moscas verdaderas, los mosquitos, los tábanos, las típulas y las moscardas; Sifonápteros (Siphonaptera), las pulgas; Coleópteros (Coleoptera), los escarabajos (en algunas clasificaciones se incluye otro orden además de los Coleópteros: el orden Estresípteros, en el que se incluye un grupo de insectos diminutos que parasitan a otros insectos); Himenópteros (Hymenoptera), que abarca las hormigas, las abejas y las avispas; Hemípteros o Heterópteros (Hemiptera o Heteroptera), las chinches, los zapateros y los escorpiones de agua; y Homópteros (Homoptera), las cigarras, los pulgones, las cigarrillas o cicadelas, las filoxeras y los insectos escamas.

viernes, 1 de octubre de 2010

No hay comentarios :

Entradas populares