Asombrosos datos de el planeta Urano









El color azul verdoso de Urano se debe al gas metano presente en su atmósfera fría y clara. Lo que en la imagen parece ser el extremo derecho del planeta es en realidad el límite entre el día y la noche. Por la forma de girar el planeta, la noche y el día duran 42 años cada uno. Los científicos se formaron esta visión de Urano por las imágenes enviadas por el Voyager 2 en 1986, en un momento en el que la sonda estaba a 9,1 millones de kilómetros del planeta.

Urano (planeta), séptimo planeta en cuanto a distancia al Sol, que gira fuera de la órbita de Saturno y dentro de la órbita de Neptuno (véase Sistema Solar). Es de sexta magnitud, por lo que es poco observable a simple vista. Urano fue descubierto accidentalmente en 1781 por el astrónomo británico William Herschel y originariamente se le llamó Georgium Sidus (Estrella de Jorge) en honor a su mecenas real, Jorge III. Más tarde, durante un tiempo se le llamó Herschel en honor a su descubridor. El nombre Urano, que propuso por vez primera el astrónomo alemán Johann Elert Bode, se comenzó a utilizar a finales del siglo XIX.
Urano tiene un diámetro de 52.200 km y su distancia media al Sol es de 2.870 millones de kilómetros. Tarda 84 años en completar una órbita y 17 horas y 15 minutos en una rotación completa sobre su eje, que está inclinado 8° con relación al plano de la órbita del planeta alrededor del Sol. La atmósfera de Urano está compuesta fundamentalmente de hidrógeno y helio, con algo de metano. A través del telescopio, el planeta aparece como un disco verde azulado con un pálido contorno verde. En comparación con la Tierra, Urano tiene una masa 14,5 veces mayor, un volumen 67 veces mayor y una gravedad 1,17 veces mayor. No obstante, el campo magnético de Urano sólo es una décima parte más fuerte que el de la Tierra, con un eje inclinado 55° en relación con el eje de rotación. La densidad de Urano es aproximadamente 1,2 veces la del agua.
2
ANILLOS Y SATÉLITES
En 1977, mientras se observaba la ocultación de una estrella detrás del planeta, el astrónomo estadounidense James L. Elliot descubrió la presencia de cinco anillos que rodeaban a Urano en el plano de su ecuador. Los llamó Alpha, Beta, Gamma, Delta y Epsilon (empezando por el anillo más interno). Forman un cinturón de 9.400 km de ancho, extendiéndose hasta una distancia de 51.300 km del centro del planeta. Imágenes obtenidas por el Voyager 2 permitieron descubrir seis anillos más, hasta un total de once. En diciembre de 2005 se anunció el descubrimiento de dos nuevos anillos en torno a Urano; fotografías realizadas por el telescopio espacial Hubble permitieron identificar estos dos anillos de polvo, mucho más alejados del planeta que el resto, formando lo que algunos científicos han denominado el “segundo sistema de anillos de Urano”.
Además de los 13 anillos, Urano tiene 27 satélites. Las dos lunas mayores, Oberon y Titania, las descubrió Herschel en 1787. Las dos siguientes, Umbriel y Ariel, fueron descubiertas por el astrónomo británico William Lassell en 1851. Miranda, el satélite más interior conocido antes del Voyager, fue descubierto en 1948 por el astrónomo estadounidense Gerard Pieter Kuiper.
En 1985 y 1986 el Voyager 2 permitió a los científicos descubrir 11 nuevas lunas, con diámetros inferiores a los 100 kilómetros. En noviembre de 1997, un equipo de científicos que trabajaba con el telescopio Hale en el Observatorio Monte Palomar anunció el descubrimiento de dos nuevas lunas de Urano. Se trataba de las dos lunas más distantes del planeta, con diámetros relativamente pequeños. En 1999 se descubrieron otras tres lunas, y en 2001 se detectaron otros dos pequeños satélites, uno de los cuales no se pudo volver a observar hasta un año después. En septiembre y octubre de 2003 la Unión Astronómica Internacional (IAU, siglas en inglés) anunció el descubrimiento de los otros cuatro satélites de Urano. Véase Astronáutica.


jueves, 20 de enero de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares