El asombroso Ornitorrinco









Ornitorrinco, mamífero de costumbres semiacuáticas originario de Tasmania y del sur y este de Australia. Al igual que el equidna, es un animal primitivo que conserva el carácter reptiliano que le diferencia del resto de mamíferos: pone huevos en lugar de parir crías vivas. Una de sus características externas más llamativas es el hocico, parecido a un pico de un pato; se trata de una estructura ancha, aplanada, cubierta por una piel desnuda, suave y húmeda, con terminaciones nerviosas, que le convierten en un órgano sensitivo importante. El cuerpo y la cola están cubiertos por un pelaje denso y suave del que salen algunos pelos más duros y planos. La longitud del cuerpo oscila entre 30 y 45 cm, y la de la cola entre 10 y 15 cm. El hocico o pico mide unos 6 cm de largo y 5 cm de ancho, y el animal lo utiliza para detectar a sus presas, así como para remover el fango del fondo de los ríos y dejar al descubierto insectos, gusanos, crustáceos y moluscos, que son el alimento que constituye su dieta. La cabeza se une directamente al cuerpo; los ojos son pequeños y los oídos carecen de pabellón auricular externo; sin embargo, tanto la vista como el oído son excelentes. A diferencia de los equidnas, el ornitorrinco adulto tiene dientes; en los jóvenes se forman tres dientes calcificados, pero en los adultos se reemplazan por placas córneas. El ornitorrinco habita en corrientes de agua dulce y sus pies están palmeados. Los machos adultos tienen un espolón en la cara interna de las extremidades posteriores que está conectado con una glándula que secreta una sustancia tóxica, que se supone utiliza como sistema de defensa.
El ornitorrinco es un animal tímido y difícil de observar, incluso en lugares donde son abundantes. Su actividad se limita a las primeras horas de la mañana y del atardecer. Es un animal muy bien adaptado a su medio ambiente y bucea y nada con gran agilidad. Vive en madrigueras excavadas en los márgenes de los ríos que construyen las hembras, y que sólo ellas habitan; son túneles largos y tortuosos (entre nueve y dieciocho metros de longitud), utilizadas durante el periodo de gestación y el parto. Las madrigueras que construyen y habitan ambos sexos de forma separada fuera de la época reproductora son más cortas. Ambos tipos de refugio están bloqueados con tierra en distintos lugares, tanto para reforzar la estructura y evitar las inundaciones como para impedir la entrada de posibles enemigos. Al final del túnel de la madriguera, la hembra recubre el suelo con hierbas y plantas, pues es el lugar que utiliza para descansar y para parir a sus crías. La hembra pone normalmente dos huevos en cada puesta, pero algunas veces pueden ser hasta cuatro. Los jóvenes ornitorrincos nacen sin pelo y la hembra suele ayudarlos con su cola para acercarlos a su abdomen y que puedan mamar. Los ornitorrincos fueron cazados durante mucho tiempo por su piel; otras veces se capturaban como curiosidad biológica, pero en la actualidad es una especie estrictamente protegida.
Clasificación científica: el ornitorrinco pertenece a la familia de los Ornitorrínquidos, dentro del orden de los Monotremas. La única especie de ornitorrinco es Ornithorhynchus anatinus.


miércoles, 12 de enero de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares