El monstruoso e increíble Hipopótamo









Hipopótamos en el agua
El nombre Hippopotamus deriva de las palabras griegas que significan caballo y agua; esos términos hacen referencia a los hábitos semiacuáticos del animal, que pasa la mayor parte del día en el agua y durante la noche sale a tierra firme y se alimenta de hierba. El hipopótamo es un consumado y rápido nadador; puede zambullirse, permanecer sumergido bajo el agua más de 25 minutos y caminar por el fondo de un lago o río, alcanzando velocidades de 13 km/h. Es un animal sociable y vive en rebaños de 10 a 15 individuos. Durante los periodos de sequía, cuando los ríos y los lagos disminuyen su caudal, los rebaños de hipopótamos se vuelven más numerosos, produciéndose una competencia por el espacio que provoca peleas entre los individuos.


Hipopótamo
El hipopótamo reparte su tiempo entre la tierra y el agua. La piel fina que recubre su cuerpo no le permite estar fuera del agua mucho tiempo durante el día. La piel presenta la peculiaridad de no tener glándulas sudoríparas, pero sí otras que secretan una sustancia roja que actúa como barrera de los rayos solares; por esta razón, se dice que los hipopótamos sudan sangre. Los hipopótamos se dirigen hacia tierra al atardecer y en concreto a los pastos, donde pasan la noche comiendo hierba; suelen consumir unos 40 kg en un día.


Hipopótamo, nombre común de un mamífero artiodáctilo (animal dotado de dedos pares y pezuñas), que se encuentra sólo en África. El hipopótamo (el nombre viene del griego, y quiere decir caballo de río), es de cuerpo pesado, patas y cola cortas, lo que le confiere un aspecto más parecido al de un cerdo grande que al de un caballo. Tiene la cabeza grande, con ojos y orejas pequeñas. Los orificios nasales, rodeados de pelos fuertes y esparcidos, poseen unas ventanas que pueden cerrarse cuando el animal se sumerge en el agua. Los ojos, los orificios nasales y las orejas están dispuestos en lo alto de la cabeza a modo de periscopio, de forma que puede ver, respirar y oír aunque el resto del cuerpo esté sumergido. La boca es enorme y posee dientes incisivos y caninos largos y puntiagudos. El adulto de la especie de hipopótamo común también posee caninos en la mandíbula inferior con forma de colmillo, y pueden alcanzar 70 cm de longitud y pesar unos 3 kg siendo muy valorados por su marfil, equiparable al de los colmillos de elefante. La piel posee una capa de grasa subcutánea de 5 cm de grosor y está casi desprovista de pelo; el ser humano la utiliza para fabricar látigos de cuero conocidos en Sudáfrica con el nombre de sjamboks. Los pies poseen cuatro dedos separados entre sí y provistos de pezuñas semejantes a uñas. La carne del hipopótamo es comestible y su piel se utiliza para preparar sopa.
El hipopótamo común estaba distribuido ampliamente al sur del desierto del Sahara y a lo largo del río Nilo hasta su desembocadura; en la actualidad sólo se encuentra al sur de los 17° de latitud N. La distribución del hipopótamo ha visto reducida su extensión debido a la acción del hombre. Es uno de los cuadrúpedos más grandes; mide entre 2,9 y 5 m, y pesa entre 1.000 y 4.500 kilogramos. Debido a sus patas cortas, no alcanza más de 1,65 m de altura en la cruz.
El hipopótamo es un animal semiacuático, pues pasa la mayor parte del día sumergido en el agua, asomando sólo los ojos, las orejas y los orificios nasales; es capaz de permanecer sumergido hasta 25 minutos, aunque lo normal son las inmersiones que duran entre 2 y 6 minutos. Durante el día sestea o se alimenta de la vegetación acuática y, a menudo, nada más de 30 km en busca de comida; al atardecer sale a tierra firme para dirigirse a los pastos donde se alimenta de hierba. También entra en las plantaciones de caña de azúcar y de maíz, donde hace más daño por el pisoteo y destrozo de plantas causados a su paso que por lo que come. Se han visto hipopótamos en ríos de montaña a una altitud por encima de los 1.500 m sobre el nivel del mar y a temperaturas cercanas al punto de congelación.
Los hipopótamos comunes se desplazan en rebaños de 10 a 15 individuos, aunque se han observado grupos formados por 150 individuos. El periodo de gestación dura 233 días, al cabo de los cuales la hembra pare una sola cría de 45 kg de peso, a la que defiende con fiereza frente a depredadores como el león o el cocodrilo. La madurez sexual se alcanza a los 4 años de edad, y llegan a vivir hasta 30 años. Los machos viejos, al igual que sucede en el caso de los elefantes, atacan a otros hipopótamos.
El hipopótamo enano mide entre 1,5 y 1,75 m, la altura en la cruz oscila entre 0,75 y 1 m, y pesa entre 160 y 270 kilogramos. Se encuentra sólo en las zonas selváticas de África occidental, especialmente en Liberia. La piel de su dorso es de color negro y tiene un brillo verdoso; la parte inferior del cuerpo es de color verde-amarillento. Esta especie pasa menos tiempo en el agua que el hipopótamo común y prefiere los bosques frescos y las marismas. El hipopótamo enano se desplaza casi siempre en parejas o en grupos formados por tres individuos; no es normal que constituya un rebaño.
Se han encontrado restos fósiles de hipopótamos en los depósitos del plioceno y en el periodo cuaternario; parece que los fósiles hallados en Inglaterra (incluso en un lugar tan al norte como Yorkshire), pertenecen a la misma especie que el hipopótamo común actual.
Clasificación científica: los hipopótamos forman la familia de los Hipopotámidos (Hippopotamidae), dentro del orden de los Artiodáctilos. El hipopótamo común está clasificado científicamente como Hippopotamus amphibius y el hipopótamo pigmeo como Choeropsis liberiensis.


viernes, 14 de enero de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares