LOS ASOMBROSOS SENTIDOS OCULTOS DE LOS ANIMALES









Asombrosos sistemas de comunicación


PARA una golondrina la voz humana  suena como el retumbar de una lejana tormenta, y las notas bajas de un  cantante pueden resultarle del todo inaudibles.
Ello es así porque los grados de audición en la golondrina no corresponden a los del ser humano. Como tantas de las criaturas que nos rodean, la golondrina posee cinco sentidos: vista, oído, olfato, gusto y tacto.
Sin
embargo, el desarrollo de los mismos depende de la vida de cada especie.
En los pájaros el sentido de la vista ha adquirido un alto grado de perfección. El milano, que vuela a gran altura y se alimenta de presas tan pequeñas como lagartos y escarabajos, posee una visión ocho veces s aguda que la humana.
Por otro lado, los animales que cazan siguiendo rastros tienen a menudo vista deficiente pero fino sentido del olfato. Los perros, por ejemplo, ven un mundo empañado y monocromo de sombras grises, pues su visión es pobre y apenas distinguen el color.
Pero entre el olfato del perro y el del hombre hay la misma diferencia que entre
una orquesta bien concertada y una flauta de feria. Un perro alsaciano posee 220 millones de células olfativas y el hombre sólo 5 millones. Los experimentos demuestran
que aquél detecta los olores un millón de veces mejor que éste.
Ello no significa que el olfato en el hombre sea un sentido rudimentario. La mayoría de nosotros estamos equipados con un órgano olfativo mucho más sensible de lo que modernamente nos es necesario. El ser
humano medio es capaz de distinguir más de 10.000 olores diferentes, y podría detectar la presencia de una gota de almizcle en una gran sala de conciertos.

viernes, 18 de febrero de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares