El increíble Tezcatlipoca










Templo de Tezcatlipoca
Edificio dedicado a Tezcatlipoca, ‘espejo que humea’, una de las deidades más temidas del panteón azteca. Situado a uno de los lados del Templo Mayor, tenía unos 20 m de altura y una escalinata con cerca de 80 peldaños.

Tezcatlipoca, en la religión y mitología azteca, el dios del cielo nocturno, la luna y las estrellas, señor del fuego y de la muerte, una de las figuras más temidas del panteón azteca. También llamado Yáotl ('el enemigo'); se lo asociaba con las fuerzas de la destrucción y del mal. Tezcatlipoca, 'espejo que humea', era uno de los dioses más importantes. A finales del siglo X fue llevado a las regiones centrales de México por los toltecas. Era uno y cuatro: Tezcatlipoca negro, rojo, azul y blanco, cada uno asociado a los cuatro rumbos del universo. Diversos mitos relatan como consiguió expulsar a Quetzalcóatl, la 'serpiente emplumada', dios y rey-sacerdote, de su centro principal en Tula y cómo se apoderó de su reino. Presidía las escuelas regionales donde los guerreros aztecas recibían su educación elemental y entrenamiento militar. Se le consideraba hechicero y maestro en magia negra y solía aparecer representado con una máscara negra y un espejo de obsidiana en el pecho, donde veía todas las acciones y pensamientos de la humanidad. A través de su influencia, se generalizó la práctica del sacrificio humano: se elegía a un prisionero joven y bien parecido para una vida de lujuria y placer durante todo un año, antes de ofrecerlo en sacrificio en el sexto mes ritual, el Tóxcatl; la víctima, ataviada como Tezcatlipoca, subía a lo alto del templo donde se le abría el pecho y se le extraía el corazón.

miércoles, 9 de marzo de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares