La asombrosa Enfermedad de Marburg










Enfermedad de Marburg, también llamada fiebre de Marburg, fiebre hemorrágica grave que suele resultar mortal. Está causada por un filovirus, presente en el continente africano, cuyos reservorios son desconocidos. Clínicamente es similar a la fiebre de Ébola. No existe tratamiento efectivo y no se ha desarrollado ninguna vacuna inmunizadora, aunque experimentos recientes permiten concebir la esperanza de que se consiga crearla.
2
CAUSAS
Está causada por un virus idéntico en estructura y forma al del Ébola, pero que se comporta de manera diferente una vez dentro del cuerpo humano, es decir, parece ser una cepa diferente del mismo virus. Este agente infeccioso parece transmitirse exclusivamente a través de líquidos corporales: sangre, vómitos, semen o excrementos. El personal médico suele infectarse por contacto con la sangre de los pacientes y con equipo médico contaminado.
3
ORÍGENES
La enfermedad de Marburg fue reconocida por vez primera en agosto de 1967, cuando el virus causó brotes simultáneos de la enfermedad en Marburgo (en alemán, Marburg), Frankfurt y Belgrado. Los veinticinco primeros casos afectaron a los miembros de un laboratorio, que habían entrado en contacto directo con un cargamento de monos verdes (Cercopithecus aethiops) procedente de Uganda. Por esa razón, se la llama a veces enfermedad del mono verde. Como esos animales son muy susceptibles a la infección, se contagian con facilidad y mueren rápidamente. Por tanto, es poco probable que sean huéspedes estables, es decir, fuentes prolongadas de contagio. Es más probable que los huéspedes estables sean aquellos seres humanos o animales que sólo son infectados de una forma ligera, y por tanto pueden mantener la infección durante bastante tiempo sin (o antes de) enfermar.
Cuatro de las seis personas contagiadas a partir de los casos de infección primaria (los producidos por contacto con los animales), habían estado expuestas a sangre infectada mientras atendían a esos primeros enfermos. Esos casos se conocen como casos de infección secundaria. En uno de los dos casos restantes, una mujer fue infectada por el fluido seminal de su marido. El modelo de contagio a través de los líquidos corporales ha sido característico en brotes posteriores de la enfermedad de Marburg y de la fiebre de Ébola.
4
SÍNTOMAS
Los primeros síntomas de ambas enfermedades, similares a los de la gripe —dolor de cabeza agudo seguido de un aumento de la temperatura y dolor en las articulaciones, se manifiestan entre tres días y tres semanas después de la infección. Más tarde se produce una hemorragia masiva en el estómago y el intestino, seguida de necrosis (muerte) del tejido hepático. También se pueden producir hemorragias en la nariz, las encías y la vagina y algunos pacientes desarrollan una diarrea líquida.
5
PERSPECTIVAS
Aún no se dispone de vacuna. Se ha demostrado que una vacuna fabricada con material genético del virus de Ébola protege a los cobayas contra dosis normalmente letales del virus, pero se requiere la experimentación en primates antes de probarla en los seres humanos. La única terapia específica consiste en el uso de suero inmune de los pacientes infectados, que contiene anticuerpos contra el virus que pueden conferir cierto grado de inmunidad pasiva.
Un buen cuidado médico general puede hacer que aumente el índice de supervivientes entre las personas infectadas. Debido a que el virus no se propaga a través del aire, sino a través de los líquidos corporales, y a que se mueve con rapidez en el interior del cuerpo, medidas de barrera estrictas en los procedimientos de enfermería, como el uso de gorros, guantes y mascarillas, pueden poner rápidamente bajo control las epidemias una vez que han sido reconocidas como tales.

viernes, 8 de abril de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares