La asombrosa mosca y el halterio











  No podemos preguntar  que Cómo es posible que la mosca logre realizar maniobras acrobáticas de tanta complejidad y precisas? ¿Cómo es que  logra estabilizarse y poder mantener el curso cuando   una ráfaga la zarandea?  Pues bien el secreto de la mosca  se encuentra, en parte, en un pequeño apéndice  que se encuentra ubicado detrás de cada una de sus dos alas: el halterio.


Estos complejos órganos los  halterios son como pequeños  arietes  unidos al cuerpo por el mango.  Los cuales suben y bajan como las alas durante el vuelo, pero lo hacen en dirección opuesta.. Los investigadores han descubierto que los halterios  son  apéndices y que son una especie de giroscopio que  permite a la mosca lograr la estabilidad durante el vuelo.
Estos ingeniosos apéndice  son propios de los dípteros (insectos de dos alas), como las moscas, los jejenes, y los  mosquitos 
Generalmente un giroscopio es en una rueda giratoria que se encuentra montada sobre un eje,  este mismo se encuentra  sostenido por un armazón. La  tremenda velocidad de giro de la rueda contrarresta los movimientos externos, los campos electromagnéticos y la gravedad, por lo cual  su eje de rotacional tiende a permanecer inmóvil. Este fenómeno logra convertir al giroscopio en una brújula muy útil.
Sin estos apéndices (halterios), la la típula y la  mosca    no lograrían mantener un vuelo estable. Los halterios se mueven en un solo plano, al  igual que el péndulo de un reloj.
Por lo tanto si durante el vuelo la mosca  es girada de manera abrupta, sea esto  a propósito o por una ráfaga repentina, el mango del apéndice (halterio) se retuerce,  Este tipo de movimiento de torsión lo detecta   un denso grupo de terminales nerviosas que se encuentran  conectadas al halterio, las cuales  de inmediato transmiten la señal al  diminuto cerebro del insecto. De esta manera  el insecto reacciona para mantener  el rumbo. En consecuencia,  esta clase de insectos se vuelven muy ágiles y difíciles de atrapar,  los ingenieros  creen que  mediante el principio en que está diseñado  el halterio  se lograrán innumerables aplicaciones en  tecnología  como robots, insectos voladores micromecánicos, vehículos espaciales, etc.
¿

martes, 4 de diciembre de 2012

Curiosidades del oceáno










El talud continental
El talud continental es la pendiente algo empinada (entre 2 y 5º) que conecta la plataforma continental de poca profundidad con el fondo del océano o zona abisal.

El talud continental está atravesado por numerosos cañones submarinos, similares a los que encontramos en la superficie de los continentes, y por él se deslizan enormes avalanchas de sedimentos y se crean ríos de fangos (corrientes de turbidez) que discurren desde la plataforma continental hasta el fondo submarino.

La plataforma continental
La plataforma continental es la superficie submarina que bordea cada continente.
Siendo la parte menos profunda del océano, la plataforma continental se extiende desde la costa hasta varios cientos de kilómetros en el mar, antes de caer por una pendiente continental bastante empinada.
Casi todas las plataformas continentales son anchas y de vertientes planas y suaves. Debido a que estas superficies poco profundas reciben la mayor parte de la luz solar y albergan los nutrientes, contienen gran parte de la vida animal y vegetal del océano.
En la parte más cercana a la costa de las plataformas continentales también tienen lugar perforaciones en busca de petróleo y gas natural.

Cañón submarino
Un cañón submarino se forma por la acción erosiva del agua en el talud o pendiente continental. Suele originarse donde los grandes ríos hacen su desembocadura en el océano o crearse por potentes avalanchas submarinas de sedimentos (corrientes de turbidez).

Algunos fueron excavados por los ríos continentales cuando el nivel del mar era más bajo y la plataforma continental se encontraba por encima del nivel del agua actual.

Los sedimentos erosionados de los cañones se acumulan formando montañas de suave pendiente en el fondo oceánico.
Ciertos cañones submarinos son mucho más grandes y profundos que los más imponentes cañones terrestres.

La pendiente continental
La pendiente continental es la zona de contacto del talud continental con la llanura abisal, en la que se acumulan los sedimentos erosionados con forma de montículos y laderas de suave pendiente.

Falla transformante
Una falla transformante tiene lugar cuando las fuerzas laterales desplazan dos bloques de la corteza terrestre de forma lateral, sin hundimiento ni elevación. Se clasifica como una fractura o grieta del tipo falla de desgarre, en la que los movimientos son horizontales, y suele ser habitual en las dorsales oceánicas.
Una sucesión de fallas transformantes se conoce con el nombre de zona de fractura.

Llanura abisal
Una llanura abisal es una superficie inmensa y plana en el fondo o suelo oceánico. Estas llanuras, que generalmente se extienden desde la pendiente continental (talud) hacia las dorsales oceánicas medias, son las partes más profundas del océano, a excepción de las fosas oceánicas.

Dorsal oceánica o cordillera central océanica
Una dorsal oceánica o cordillera central océanica es una cadena montañosa que divide la cuenca o fondo marino de la Tierra en dos mitades.

En el centro de la dorsal, en su punto más alto, se encuentra un rift o fosa axial, fragmentado por fracturas o fallas. De acuerdo con la teoría de la tectónica de placas, el rift de una dorsal oceánica representa el límite entre placas litosféricas adyacentes que se están separando (el magma o material rocoso fundido asciende desde el manto y forma nueva corteza terrestre oceánica).

Numerosas fallas transformantes—regiones de gran actividad sísmica— fracturan las dorsales oceánicas.
Un guyot es un pitón submarino con la cima plana.

Fosa oceánica
Una fosa oceánica es una depresión larga y estrecha en el fondo marino.
Las fosas oceánicas se originan cuando dos placas litosféricas chocan y una se desliza por debajo de la otra.
El punto más profundo de la Tierra, situado en la fosa de las Marianas del océano Pacífico, está a 11 km por debajo del nivel del mar: es la fosa Challenger.

Pitón submarino
Un pitón submarino es un volcán que se eleva en el fondo marino sin llegar a emerger sobre la superficie del agua.
Los pitones submarinos pueden aparecer solos o en grupo. La cadena de pitones más famosa son los Pitones Emperador del océano Pacífico norte, que se extienden dirección norte desde el archipiélago Midway hacia Kamchatka, península de Siberia.
Un pitón submarino con la cima plana se denomina guyot.

martes, 13 de noviembre de 2012

Plataforma continental antártica










La asombrosa Plataforma continental antártica

Plataforma continental antártica, zona rocosa sumergida, de suave pendiente, estructuralmente estrecha (unos 30 kilómetros de media), e inusualmente profunda que se extiende más allá de la propia Antártida. Como consecuencia del peso del casquete glaciar sobre el continente antártico, que tiene más de 4.000 m de espesor, gran parte de la superficie se ha hundido y queda por debajo del nivel del mar. Debido a este hundimiento, la profundidad de la plataforma continental antártica es casi cuatro veces mayor que las del resto de plataformas continentales.


Bosque










Los asombrosos Bosques

Función de los bosques
Los bosques proporcionan un hábitat a una amplia variedad de plantas y animales y cumplen otras muchas funciones que afectan a los seres humanos. La fotosíntesis es el proceso químico mediante el cual las hojas usan la luz del sol y el dióxido de carbono para producir azúcares que proporcionan energía al árbol o a la planta; durante el proceso, el follaje de las plantas y los árboles liberan oxígeno, necesario para la respiración. Los bosques también impiden la erosión, el desgaste del suelo por el viento y la lluvia. En parajes desnudos con poca o ninguna vegetación, las fuertes lluvias que caen sobre grandes áreas pueden arrastrar el suelo hasta ríos y arroyos, provocando corrimientos de tierra e inundaciones. En áreas boscosas la bóveda de hojas (la copa de los árboles) intercepta y redistribuye gradualmente la precipitación, que de otro modo podría causar inundaciones y erosión –una parte de la precipitación fluye por la corteza de los troncos; el resto se filtra a través de las ramas y el follaje. Esa distribución más lenta y poco uniforme de la lluvia asegura que el suelo y el agua no sean arrastrados de forma inmediata. Además, las raíces de los árboles y las otras plantas sujetan el suelo e impiden inundaciones y el enturbamiento de ríos y arroyos. Los bosques también pueden aumentar la capacidad de la tierra para capturar y almacenar reservas de agua. La bóveda de hojas es especialmente eficiente para capturar agua procedente de la niebla -vapor de agua condensado, en forma de nube- que distribuye, como precipitación, en la vegetación y el suelo. El agua almacenada en las raíces de los árboles, los troncos, los tallos, el follaje y el suelo del terreno forestal, permite a los bosques mantener un flujo constante de agua en ríos y arroyos en tiempos de fuertes precipitaciones o sequías.

Bosque, comunidad vegetal, predominantemente de árboles u otra vegetación leñosa, que ocupa una gran extensión de tierra. En su estado natural, el bosque permanece en unas condiciones autorreguladas durante un largo periodo de tiempo. El clima, el suelo y la topografía de la región determinan los árboles característicos del bosque. En su entorno local, los árboles dominantes están asociados con ciertas hierbas y arbustos. Tanto las plantas altas y grandes como la vegetación baja, que afecta a la composición del suelo, influyen en el tipo de vegetación que se da en el sotobosque. Alteraciones como los incendios forestales o la tala de árboles por parte de la industria maderera, pueden cambiar el tipo de bosque. Si no se dan estas circunstancias, el desarrollo ecológico puede llevar a la comunidad vegetal a su clímax. En la actualidad, se están llevando a cabo programas para la gestión forestal apropiados, con el fin de mantener y proteger determinados tipos de bosques.
2
CLASIFICACIÓN
Bosque templado caducifolio
Mientras que las coníferas permanecen con hojas todo el año, las caducifolias cambian de color y pierden las hojas anualmente. Ambos tipos de árboles pueden vivir en las mismas regiones y cinturones forestales. En este parque de Quebec (Canadá), los colores otoñales brillantes de las caducifolias contrastan con el verde oscuro de las coníferas.

Se pueden distinguir ocho tipos fundamentales de bosques en función del clima y del tipo de hoja.
Bosque caducifolio monzónico
El bosque caducifolio monzónico se extiende principalmente por las tierras bañadas por el océano Índico septentrional, a lo largo de las costas de la India, Myanmar y Asia suroriental. En estos bosques, los periodos caracterizados por las fuertes lluvias diarias alternan con otros secos, en los que las especies caducifolias pierden sus hojas.

1. Los bosques caducifolios de las regiones templadas están prácticamente limitados a zonas continentales de latitudes medias del hemisferio norte, donde las precipitaciones se producen durante todo el año y se suceden una estación cálida y un invierno frío. Constituyen la típica formación de una gran parte de Europa, América del Norte y Asia Oriental. Pese a la distancia que los separa, todos estos bosques son muy parecidos, tanto en su aspecto como en las especies que los componen: alisos, abedules, hayas, carpes, castaños, tilos, olmos, nogales, robles, fresnos y arces.
Sabana arbolada
La sabana arbolada está compuesta por árboles y arbustos espaciados con una densa capa inferior de hierbas. Las sabanas se caracterizan por climas con estaciones secas y húmedas a lo largo del año y por el dominio de especies vegetales adaptadas a la sequía. Se considera que la sabana es la transición entre los bosques y las estepas.

2. Los bosques monzónicos de hoja caduca son característicos del Sureste asiático e India; también se desarrollan a lo largo de las costas del Pacífico en México y Centroamérica. El clima se caracteriza por fuertes precipitaciones, aliviado por periodos estacionales secos durante los cuales los árboles pierden sus hojas.
Bosque boreal
La producción maderera de los bosques de abeto de Douglas, como éste de la costa del Pacífico noroccidental de Norteamérica, es muy importante. Sin agresiones externas, estos árboles pueden llegar a vivir 800 años; son las especies dominantes en un clímax donde, por otro lado, conviven otras plantas y animales poco comunes.

3. La sabana tropical cubre regiones comprendidas entre el desierto y el bosque tropical. En las sabanas, habituales en África y Sudamérica, conviven herbazales de distintas alturas con algunos árboles y arbustos frecuentemente espinosos y dispersos en espacios abiertos. A medida que disminuye la distancia al ecuador, los árboles se vuelven más altos y numerosos hasta dar lugar a bosques claros; esto es lo que ocurre en los llanos de Venezuela y en la meseta o campos de Brasil. El mantenimiento de algunas sabanas se atribuye a los incendios y pastos.
Bosque costero de latitudes medias
El bosque costero de latitudes medias se localiza a lo largo de las regiones costeras de la provincia canadiense de la Columbia Británica, especialmente en la isla de Vancouver, en las islas de la Reina Carlota y en la península Olímpica, ésta última perteneciente al estado de Washington, en el noroeste de los Estados Unidos. La imagen se corresponde con un sector del bosque situado en dicha península. Los valles fluviales en forma de cuenca se modelaron durante la última glaciación; la nueva disposición en su forma y un clima con precipitaciones elevadas han permitido la existencia de estos bosques.

4. Los bosques de coníferas del norte de Eurasia y de América del Norte forman un cinturón en las regiones subárticas y alpinas del hemisferio norte. Es el bosque típico boreal, que limita con una formación semejante aunque más clara y abierta, la taiga, que da paso a la tundra. Piceas y abetos son las especies características de estos bosques septentrionales; el pino, el alerce, y la tsuga dominan hacia el sur, cuando las condiciones climáticas se tornan más benignas.
5. La pluvisilva es característica de África Central, cuenca del Amazonas y algunas regiones de Indonesia, donde las lluvias son abundantes y están bien distribuidas a lo largo del año. La vegetación es profusa y, debido a que la caída y el nacimiento de las hojas se produce continuamente, el bosque está siempre activo, en constante crecimiento. Las especies arbóreas son muy numerosas y forman estratos diversos a diferentes alturas. Se encuentran entrelazados por enredaderas leñosas y tienen grandes raíces, pero el crecimiento enmarañado de la jungla, que lo hace impenetrable, sólo sucede cuando la selva ha sido alterada por talas o incendios.
6. Los bosques templados y subtropicales de hoja perenne se localizan, principalmente, a lo largo de la costa de América del Norte, y en las regiones subtropicales de Asia Oriental e islas del Caribe, que tienen un clima marítimo templado y la humedad constante evita periodos de sequía que provocan la caída de las hojas. Los árboles característicos son los robles, los magnolios, las palmeras y las bromeliáceas.
7. Los bosques mediterráneos constituyen una variante dentro de la vegetación de las regiones de clima templado. Se trata de un bosque esclerófilo y siempre verde donde predominan las especies del género quercus, el roble, la encina y el alcornoque, y algunas coníferas como los cipreses y los pinos.
8. El monte bajo tropical se localiza en regiones con precipitaciones escasas y rodea bosques más húmedos. El clima seco ha dado lugar a la sustitución de las especies arbóreas por arbustivas; es el caso de los cerrados en Brasil, los chaparrales de California y los maquis en la cuenca del Mediterráneo.
3
ENFERMEDADES Y EPIDEMIAS
Los insectos y las enfermedades son una continua amenaza para los bosques. Diversos insectos, como la lagarta y larvas de distintos tipos de polillas y gusanos, devastan grandes áreas por defoliación. Otros actúan como transmisores de las enfermedades de las plantas que destruyen los árboles. Las enfermedades parasitarias pueden ser causadas por bacterias, hongos, virus y nematodos, o por algunas plantas parasitarias como el muérdago o el altramuz. Las enfermedades no infecciosas de los árboles incluyen la quema por el fuego, daños causados por las sequías o el frío intenso, raíces inundadas o sofocadas, excesos o deficiencias nutricionales y enfermedades provocadas por la contaminación atmosférica.
Consúltense artículos de cada árbol específico. Véase también Conservación; Silvicultura.

Tipos de cubierta terrestre según la FAO
Desde 1946, la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) ejerce una función de vigilancia sobre los recursos forestales mundiales. En la actualidad, los bosques se encuentran sometidos a una fuerte presión humana debido a la creciente demanda de productos y servicios agrícolas, y esto a menudo produce la degradación y conversión de los bosques a formas insostenibles de uso de la tierra. Cuando un bosque se pierde o se degrada de una forma grave, su capacidad de funcionar como regulador del medio ambiente también desaparece, aumentando así las inundaciones y la erosión, reduciéndose la fertilidad del suelo y contribuyendo con ello a la pérdida de la vida vegetal y animal. Las consecuencias de esta pérdida ponen en peligro la producción sostenible de bienes (madera, forraje, medicinas...) y servicios de los bosques (recreación, bienestar espiritual...). La vigilancia que efectúa la FAO se realiza con programas de alcance mundial, como el de Evaluación de Recursos Forestales (FRA). Este programa se basa en unas definiciones de distintas cubiertas terrestres y abarca información de diversa índole: datos de inventario existentes en cada país, investigaciones y estadísticas sobre los procesos de cambio en las cubiertas y estudios sobre la interacción que existe entre la población y los bosques.
Clase de FRA* 2000
Definición de la FAO
Cubierta representativa de la tierra

Bosque cerrado
Tierra cubierta de árboles, con una cobertura de copa de más del 40 % con una altura superior a los 5 metros. Incluye los bosque naturales y las plantaciones forestales.
Bosque húmedo tropical/subtropical.
Bosque mixto de latifoliadas templado.
Plantación de coníferas subtropical/templada.
Bosque de coníferas boreal.
Bosque abierto o fragmentado
Tierra cubierta de árboles, con una cobertura de copa comprendida entre el 10 y el 40 % y una altura superior a los 5 m (bosque abierto) o mosaicos de tierra boscosa y no boscosa (bosque fragmentado). Incluye los bosques naturales y las plantaciones forestales.
Bosque nórdico boreal/taiga de coníferas abierto o bosque mixto.
Tierra boscosa de África del sur.
Bosque degradado/tropical fragmentado.
Otras tierras boscosas
Tierra con una cubierta de copa, ya sea del 5 o del 10 % de árboles con una altura superior a los 5 m, o con una cubierta de arbustos o de matorrales de más del 10 % y una altura inferior a los 5 metros.
Sabana leñosa tropical.
Tierra arbustiva cerrada mediterránea.
Otra cubierta de la tierra
Toda la demás tierras, incluyendo pastizales, tierras agrícolas, tierras baldías, áreas urbanas.
Pastizales, tierras cultivadas, humedales no leñosos, desierto, urbano.
Agua
Aguas interiores.
Aguas interiores.
*Forest Resources Assessment (FRA). En español: Evaluación de Recursos Forestales.

Distribución de bosques por zona continental. Año 2005
La FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación), a solicitud de sus países miembros y de la comunidad mundial, vigila regularmente los bosques del mundo a través del programa de Evaluación de los Recursos Forestales (FRA). Con la FRA 2000 revisó la situación de los bosques a finales del milenio pasado. La actualización de esta es la FRA 2005. Estas evaluaciones mundiales utilizan una definición común de bosques como áreas de por lo menos 0,5 ha y con una cubierta de copas de más del 10%. En ellas se ha concluido que el área total cubierta por bosques es de aproximadamente 3.952 millones de hectáreas, casi un tercio de la superficie terrestre del mundo, de las cuales alrededor del 95% son bosques naturales y el 5 % son plantaciones forestales. La pérdida neta de área forestal en el mundo durante la década de 1990 fue el equivalente al 0,22 % del total de los bosques. Esto fue el efecto combinado de un ritmo de deforestación de unos 15 millones de hectáreas por año y un ritmo de crecimiento forestal que rondaba los 5 millones de hectáreas anuales. La deforestación en los bosques tropicales alcanza casi el 1% anual. Casi el 70 % de las áreas deforestadas durante la década mencionada se convirtieron en tierras agrícolas; en América Latina la conversión fue a gran escala, mientras que en África predominaron las empresas agrícolas.
FRA 2005
BOSQUES
OTRAS TIERRAS BOSCOSAS
TASA DE CAMBIO ANUAL DE BOSQUES 1990-2000
Zonas continentales
(x 1.000 ha)
% del área terrestre
(x 1.000 ha)
(x 1.000 ha/año)
%

África oriental y meridional
226.534
27,8
167.023
-1.731
0,71
África septentrional
131.048
8,6
94.609
-1.013
0,72
África occidental y central
277.829
44,1
144.468
-1.631
0,56
Asia oriental
244.862
21,3
90.003
1.751
-0,8
Asia meridional y Sureste asiático
283.127
33,4
29.842
-2.578
0,83
Asia occidental y central
43.588
4
71.446
34
-0,08
Europa
1.001.394
44,3
100.925
877
-0,09
Caribe
5.974
26,1
1.311
36
-0,64
Centroamérica
22.411
43,9
5.018
-380
1,49
Norteamérica
677.464
32,7
111.866
17
...
Sudamérica
831.54
47,7
129.411
-3.802
0,44
Oceanía
206.254
24,3
429.908
-448
0,21
TOTAL MUNDO
3.952.025
30,3
1.375.831
-8.868
0,22

martes, 6 de noviembre de 2012

Entradas populares