Sierras Subandinas










Las asombrosas sierras
Sierras Subandinas

Sierras Subandinas, región montañosa argentina que se extiende, de norte a sur, entre la cordillera Oriental y la planicie chaqueña, integradas en las provincias de Jujuy, Salta y norte de la de Tucumán.
La región (denominada de forma más precisa subregión geográfica, puesto que está integrada en la región del Noroeste) está constituida por sierras bajas cuyas alturas oscilan entre los 1.000 y 2.000 metros. Los cerros más altos logran superar, no obstante, los 3.000 metros.
La conformación actual del encadenamiento obedece a la orogenia terciaria, que plegó las capas sedimentarias paleozoicas y mesozoicas que se depositaron sobre un sustrato rocoso del precámbrico. Las sierras presentan una pendiente occidental abrupta y una oriental más suave; esta asimetría se originó por los movimientos tectónicos que empujaron desde el oeste. Algunas de las sierras más importantes que componen el sistema subregional son: del Alto, Tartagal, Zapla, Santa Bárbara, Centinela, Maíz Gordo, Lumbrera, Candelaria, de la Ramada y del Campo. Los cordones se disponen paralelamente y están interrumpidos por valles que excavaron los ríos mientras los bloques ascendían. Los ríos Bermejo, Salado del Norte y Dulce tienen su cuenca superior en la cordillera Oriental y en las sierras Subandinas para, con posterioridad, dirigirse hacia el sureste; en el contacto con la planicie los valles se ensanchan y reciben el nombre de ‘puertas’, ya que permiten el ingreso a la región montañosa del Noroeste.
Las elevaciones de las sierras Subandinas se interponen al paso del aire húmedo procedente del este, provocando abundantes lluvias. Este factor y el clima subtropical determinan la existencia de una vegetación frondosa que se desarrolla sobre todo en los faldeos orientales y recibe el nombre de selva tucumano-oranense.
Las formaciones sedimentarias de la región son ricas en yacimientos de petróleo y gas. En el norte de Salta y el sureste de Jujuy se encuentra el distrito petrolífero norte de la Argentina. Además, la sierra de Zapla alberga un yacimiento de hierro que es utilizado en la industria siderúrgica local.

sábado, 28 de enero de 2012

Sierras pampeanas










Las asombrosas sierras
Sierras pampeanas (región)

Sierras pampeanas, Argentina
Esta región del centro de Argentina está formada por cordones serranos de rocas cristalinas afectadas por la orogenia andina. Estos cordones se disponen en forma alargada, con cumbres redondeadas separadas por valles, bolsones o campos que han sido colmatados en época reciente. En este ámbito se desarrolla una amplia variedad climática que va desde el clima árido hasta el subtropical serrano y el templado serrano, lo que favorece, respectivamente, el desarrollo de una vegetación semidesértica, como la de la imagen, o de la selva subtropical. Consecuencia de todo ello es la existencia de cuencas endorreicas con ríos poco extensos, de escaso caudal y crecidas estivales fuertes y puntuales. La actividad económica predominante es la agricultura y la ganadería de subsistencia, realizadas por una población de origen criollo que se concentra en núcleos de población de tamaño medio.

Sierras pampeanas (región), región geográfica situada en el centro del territorio argentino; abarca sectores de varias provincias: el noroeste de Córdoba, la mitad norte de San Luis, el suroeste de Santiago del Estero y Tucumán y el este de Catamarca, La Rioja y San Juan.
Comprende un espacio que se reparte entre sierras y planicies que no suponen un obstáculo para la circulación y vertebración entre las regiones que la rodean (Noroeste, Llanura platense y Cuyo). Se trata de una zona cuya morfología se caracteriza por los bloques elevados, cuyas mayores altitudes se hallan en el noroeste, en las sierras del Aconquija (5.500 m), en la provincia de Tucumán, y en la sierra de Famatina (6.250 m), en la provincia de La Rioja. En la parte septentrional las sierras ocupan mayor superficie que los llanos; éstos se reducen a estrechos valles altos y alargados que reciben el nombre de bolsones. En el sur predominan las planicies más bajas y amplias, conocidas como campos o llanos.
La disminución de las precipitaciones hacia el oeste en esta latitud del territorio argentino le confiere a la región rasgos de aridez, con escasa humedad atmosférica, alto grado de insolación y régimen pluviométrico estival. La topografía imprime algunos contrastes marcados a las condiciones climáticas generales; así, mientras que en las llanuras el clima es árido, las temperaturas son más elevadas y la vegetación esteparia, en las laderas orientales expuestas a los vientos húmedos del Este se generan lluvias orográficas que permiten el desarrollo de una vegetación arbórea cuya máxima expresión está en la selva subtropical serrana del Aconquija. La hidrografía refleja tales condiciones; en el este se originan los cursos de agua más caudalosos, algunos de los cuales pertenecen a cuencas exorreicas. En la mayor parte de la región los ríos transportan grandes caudales que se pierden por evaporación o infiltración.
La localización de los centros poblados se relaciona con la existencia de agua al pie de las sierras, dando como resultado un poblamiento puntual a modo de oasis de regadío.

Entradas populares