Anémona marina










La  asombrosa:
Anémona marina

Anémona
Aunque algunas veces se confunde con una planta, la anémona es un animal que mata a sus presas con sus tentáculos venenosos. Cuando un pez se acerca demasiado, los tentáculos lanzan sus dardos envenenados, paralizando a la víctima; los brazos atraen a la presa dentro del cuerpo en forma de bolsa, que es básicamente un gran estómago. Algunos peces, como el pez payaso, tienen desarrollados modos de vida en simbiosis con las anémonas, utilizándolas como refugio para ponerse a salvo de los posibles depredadores. La especie que aparece en la fotografía es Actinia equina.

Anémona marina gris
Esta anémona marina está emparentada con los corales, medusas e hidrozoos. Aunque las anémonas marinas pueden moverse, no persiguen de forma activa a sus presas, sino que capturan peces, quisquillas u otros invertebrados que pasan cerca de ellas o caen sobre ellas. Su color obedece a la presencia de algas simbióticas, llamadas zooxantelas, que viven en los tejidos de la anémona.


Anémona marina, nombre común de varios pólipos marinos similares a flores que tienen un cuerpo cilíndrico o en forma de ánfora. Muchas especies son coloreadas; los especímenes grandes pueden alcanzar un diámetro de 1 metro. El cuerpo es cerrado y se fija sobre las rocas o el coral por un extremo; en el otro hay una boca central rodeada de tentáculos armados con nematocistos (células urticantes y células con hilos que paralizan y atrapan a los peces y animales marinos pequeños que constituyen su presa). La boca, en forma de ranura, conduce a un corto esófago que se abre en la cavidad corporal. En cada extremo de la boca, un poro permanente conduce a un surco ciliado, llamado sifonoglifo, situado al lado del esófago, a través del cual fluye una corriente continua de agua que lleva oxígeno a los tejidos y elimina los productos de desecho. La cavidad corporal está dividida en una serie de sacos por los septos (particiones), que se extienden desde la pared del cuerpo. Estos septos aumentan la superficie disponible para la secreción de jugos digestivos y para la absorción de alimentos, además de contener las gónadas que producen el esperma y los óvulos.
La mayor parte de las anémonas marinas se reproducen de forma sexual; la gemación y la fisión son, en comparación, infrecuentes. Los huevos suelen ser fecundados en la cavidad gástrica, y las crías salen por la boca en forma de larvas que son capaces de nadar y que no tardan en fijarse sobre alguna superficie. El cangrejo ermitaño a veces fija una anémona sobre su caparazón (véase Simbiosis). Algunas anémonas se convierten en parásitas de ciertas especies de medusas.
Clasificación científica: las anémonas marinas componen el orden Actiniaria, perteneciente a la clase Anthozoa.


lunes, 4 de junio de 2012

Entradas populares