Cerdos para alimento humano










Los asombrosos Cerdos

El cerdo es la única especie que se cría con un solo propósito, producir carne. Este prolífico animal que crece rápidamente y que se puede criar en pequeñas pocilgas y modestas granjas, es el mamífero domesticado más abundante en el este y sureste de Asia, donde el consumo de su carne supera al del resto del mundo. En Europa y en el Medio Oeste de Estados Unidos también existen importantes concentraciones de cerdos. Los cerdos son escasos o no existen tan sólo en el suroeste de Asia, donde el islam y el judaísmo prohiben comer su carne.

Del cerdo se aprovecha la piel, que se convierte en cuero, las cerdas, que se utilizan en la fabricación de cepillos, y la manteca. Los cerdos, que son animales omnívoros, se comen todo tipo de restos orgánicos y sus excrementos constituyen un fertilizante muy bueno. En Francia se utilizan cerdos con buen olfato para detectar trufas, unos hongos que crecen bajo tierra y que son muy apreciados.

En una excavación llevada a cabo recientemente en Turquía se encontraron restos de cerdos domésticos de hace aproximadamente 10.000 años, lo que indica que posiblemente el cerdo podría haber sido domesticado en la misma época que las cabras o las ovejas. Hace aproximadamente 8.000 años el cerdo salvaje de Eurasia fue domesticado de forma independiente en distintos puntos de una amplia región que se extiende desde la parte occidental de Europa hasta Japón y Taiwan, al este, y hasta la península de Malaysia, Sumatra y Java, al sureste. En la parte occidental del archipiélago Malayo, incluida Nueva Guinea, muchos de los cerdos descienden, por lo menos en parte, de otra especie salvaje, el cerdo verrugoso de Célebes.


domingo, 26 de agosto de 2012

Muralla de Adriano










La asombrosa Muralla de Adriano
Muralla de Adriano

Hacia el año 122, el emperador romano Adriano ordenó construir una muralla para proteger Britania de los ataques de los belicosos pictos. Esta barrera defensiva contaba con una serie de fuertes y torres de vigilancia.

Muralla de Adriano, antigua fortificación romana levantada en el norte de Britania. En un principio tenía 117 km, desde el golfo de Solway, en el oeste, hasta la desembocadura del río Tyne, en el este. Su función fue proteger la frontera norte de la zona romana en Britania contra los caledonios. También marcó la frontera de la jurisdicción civil romana.
El emperador Adriano ordenó su construcción hacia el 122 d.C., y el trabajo continuó hasta aproximadamente el 127 d.C. La muralla, construida de piedra en su totalidad, en su forma final tenía de 2,4 a 3 m de grosor y probablemente de 3,6 a 4,8 m de altura. Una vía militar la recorría por su cara sur, y se construyeron una serie de fuertes guarnecidos y puestos de centinela a lo largo de la muralla. Se cavó también una zanja a lo largo de su cara norte, excepto donde los riscos le daban protección natural. Los pictos rebasaron la muralla tres veces (en el 197 d.C., en el 296, y en el 367), y al final fue abandonada hacia el 400. En 1987, los restos de la muralla que se conservan, fueron declarados Patrimonio cultural de la Humanidad.

Entradas populares