La casa del terror. Amityville, la casa más aterradora del mundo










En el mundo existen lugares malditos, lugares espeluznantes donde  las energías negativas  se han acumulado, donde el mal  se siente a flor de piel. En estos lugares reina la maldad, son como agujeros  infernales, puertas al más allá por donde merodean  espíritus malignos y aterradores.

En estos lugares,  el alma se estremece, el espíritu humano  sufre y se debilita, allí  es más  propenso de ser atacado y vencido  por las fuerzas negativas que buscan una hendidura, un resquicio por donde conocer nuestras debilidades y atormentarnos.
Nuestro miedo fortalece a las bestias del mal,  en los lugares malditos  son extremadamente fuertes y nos encontramos  desvalidos en carne y espíritu  frente a ellos.

Muchas familias, muchos hogares  han sido presa  de lugares malditos, lugares, a los que, por mala fortuna  han tenido que habitar. Casas malditas, casas poseídas  que destruyen  la  fe y la voluntad humana. El terror se apodera, la voluntad se pierde y nos convertimos en títeres del mal, capaces de los peores actos, las peores aberraciones, criminales violentos  que no dudan un instante  en acabar con la vida de los seres queridos.
Los lugares malditos, las casas malditas  nacen al acumularse energías negativas, muertes atroces y repentinas que dejan en el ambiente  espíritus feroces, buscando venganza.

La casa maldita de Amityville,   sin duda es un lugar sobrecogedor, en su interior se respira el miedo y la maldad, quienes  la han visitado por curiosidad, aseguran sentir  la presencia de entes malditos, los invaden sensaciones que van  desde el miedo, hasta dolor físico que les produce náuseas y vómito. No soportan permanecer mucho tiempo en el sitio  y tiene que salir a respirar el aire fresco y mirar el cielo.  En ella  sucedieron  hechos violentos y sobrenaturales.

En el año de  1974, la noche maldita del  13 de noviembre,  el hijo mayor de los DeFoe,  asesinó a toda la familia cuando dormían. Ronald DeFoe, de 23 años, poseído por espíritus infernales,  Butch, que así lo apodaban, disparó contra su familia sin darles ninguna oportunidad, acabó con la vida de su padre del mismo nombre, su madre Louise  y cuatro hermanos. La sociedad  y  el mundo de los años setenta se horrorizaron ante  la masacre.

La casa maldita se encuentra ubicada en Ocean Avenue, en el número 112, en Amityville, en el sur de Long Island, a veinte millas de  Nueva York. Es una casa grande de tres plantas, en aquel entonces tenía la  fachada oscura y tenebrosa. El suceso del asesinato y los hechos sobrenaturales  le dieron negra fama a nivel mundial.
El terreno donde se construyó la casa fue utilizado por los indios para abandonar  a moribundos y enfermos. Se les dejaba aprisionados para murieran de hambre  y de sed, sufriendo las inclemencias del clima, en el mismo lugar eran enterrados, por siglos se llevó a cabo la inhumana práctica. En el mismo  lugar  eran enterrados, posiblemente la energía negativa, del dolor, el miedo y la venganza se fue acumulando hasta detonar  con  el asesinato de los DeFoe.

La casa quedó abandonada, nadie que conociera lo que allí había ocurrido se atrevía a habitarla, eso fue hasta que una familia decidió comprarla. El precio módico de la casa los animó a la compra, sin saber que lo que compraban era un lugar maldito, donde Dios no ponía sus ojos. la familia Lutz, compra la casa el día 18 de diciembre de 1975, se mudaron a la gran casa y la habitaron, durante 28 días vivieron un infierno al ser atacados por entes malignos, extraños sucesos y  fenómenos sobrenaturales los obligaron a abandonar la casa  precipitadamente, temían que pudiera pasarles cosas que pusieran en riesgo sus vidas

Estos hechos inspiraron la pluma de escritores como Jay Anson que escribió la novela: El horror de  Amityville, en la posteriormente se basa una conocida película.

jueves, 2 de octubre de 2014

No hay comentarios :

Entradas populares