Animación sobre como las abejas producen miel













Cómo las abejas producen miel

Una abeja obrera es atraída por los pétalos coloreados de la flor y por su agradable perfume. La obrera utiliza su larga lengua o probóscide para sorber el néctar azucarado de la base de la flor.

La abeja almacena el néctar en su estómago. Las abejas obreras visitan unas 1.500 flores para llenar sus estómagos. Cuando el estómago está lleno pesa tanto como la abeja. En el estómago comienzan a digerirse los azúcares del néctar para formar un néctar más fácil de digerir.

La obrera recolectora regresa a la colmena con el estómago lleno. Una vez allí, regurgita el néctar y lo transfiere a una obrera de la colmena utilizando la probóscide. La obrera mastica el néctar durante unos 30 minutos para romper todavía más los azúcares presentes.

La abeja introduce el néctar en una celdilla. En ese momento, el néctar contiene principalmente azúcar. Durante los siguientes días las abejas mueven rápidamente sus alas encima de las celdillas para que se evapore parte del agua. Al perder agua, el néctar se convierte en la miel densa y pegajosa.

La abeja introduce el néctar en una celdilla. En ese momento, el néctar contiene principalmente azúcar. Durante los siguientes días las abejas mueven rápidamente sus alas encima de las celdillas para que se evapore parte del agua. Al perder agua, el néctar se convierte en la miel densa y pegajosa.

Miembros de una colonia de abejas
En una colmena hay miles de obreras hembras (abajo, izquierda), cientos de zánganos (arriba) pero solamente una reina (centro) que es la madre de todas las abejas de la colmena. La reina es más grande que los zánganos y las obreras, sobre todo su abdomen, en el cual se encuentran los ovarios llenos de huevos. Una reina puede poner unos 1.000 huevos al día. Las obreras cuidan de las larvas y se ocupan del mantenimiento de la colmena. Los ovarios de las obreras están atrofiados. La reina segrega una feromona que inhibe el desarrollo reproductivo en las demás hembras. Los zánganos tienen como única misión aparearse con la reina. Tras el apareamiento mueren.


La abeja melífera, del huevo al adulto
La reina puede poner 1.500 huevos en un solo día. Las obreras alimentan a las larvas hasta 1.300 veces diarias una vez salidas del huevo, y cierran la celdilla cuando han crecido hasta llenarla. La larva pasa a la fase de pupa unos 12 días después de eclosionar, y la abeja adulta sale de la celdilla unas tres semanas después de la puesta. Los adultos recién emergidos realizan diversas tareas de mantenimiento hasta que están listos para salir al exterior de la colmena.



miércoles, 29 de enero de 2014

La herencia, animación que explica la herencia












Gregor Johann Mendel
Considerado padre de la genética moderna, Mendel desarrolló los principios de la herencia estudiando las variaciones de las características heredadas en el guisante o chícharo. Aunque la importancia de su trabajo no le fue reconocida en vida, sus investigaciones constituyen la base de la genética actual.


Entradas populares