El asombroso cuerpo humano









La máquinaria admirable del cuerpo

Los ingenieros jamás han ideado máquina más admirable, que logre igualar la suprema realización de la naturaleza. El cuerpo humano. Un atleta puede correr a 40 kilómetros por hora, arrojar una pelota a 160 km por hora o saltar alturas por encima de los dos metros, pero incluso las actividades corrientes se deben a la energía y sincronización de un complejo y natural aparato que harían parecer torpe al más sofisticado robot cargado de la tecnología de los últimos tiempos.
Consideremos el sistema circulatorio. Durante cada minuto de nuestra vida el corazón bombea 4.70 litros de sangre, 14.10 litros en un ejercicio violento, a través de 96,560 km de arteria, venas y vasos capilares. Un cuerpo adulto contiene de 3 a 5 litros de sangre, el 7% de su peso en promedio, esta sangre contiene dos billones de glóbulos rojos portadores de oxigeno y 3,000 millones de glóbulos blancos para combatir las enfermedades, algunos glóbulos blancos tienen un ciclo vital de sólo 12 horas, los glóbulos rojos viven 120 días.

Los vasos capilares, finísimas tuberías que sirven al sistema circulatorio tienen una superficie que cubriría un campo de más de media hectárea. No todos se abren al mismo tiempo, de ser así la sangre de todo el cuerpo afluiría a ellos en pocos segundos como en una inundación de un campo de riego sin ningún control en sus compuertas. Una zona del cerebro llamada vasomotor regula el caudal de sangre de acuerdo a las necesidades de cada momento.
Uno de los órganos del cuerpo que continuamente necesitan sangre son los pulmones, sus vasos capilares filtran y purifican el torrente sanguíneo por medio de la respiración. En el curso de una vida de duración media respiramos 500 millones de veces.
Se dice que la sangre es más espesa que el agua, en realidad el 95% del cuerpo está compuesto de agua, aproximadamente unos 40 litros, el 60% del peso medio de una persona. La gente obesa suele pensar que buena parte de su peso se debe a la retención del agua en sus tejidos, pero en realidad los tejidos grasos sólo contienen un 20% de agua; por ello el cuerpo de una persona gorda guarda proporcionalmente menos agua que una persona delgada.
El cuerpo humano guarda una serie de sustancias grasas suficientes para fabricar siete pastillas de jabón, cal para encalar un cobertizo equivalente a 13 kg de coque, fósforo para 2,200 cerillos y el hierro existente en un clavo de una pulgada, también contienen el equivalente a una cucharada colmada de azufre y 28 gramos de metales diferentes del hierro.

miércoles, 3 de febrero de 2010

No hay comentarios :

Entradas populares