La Tierra, el planeta donde vivimos











La Tierra, el planeta donde vivimos, a pesar de los increíbles avances de la tecnología sigue siendo un misterio  que fascina a los investigadores. Debajo de la fina capa de la corteza terrestre, existe un horno de fundición   donde se forman los metales  empleados por el hombre.

El interior de la Tierra
El interior de la Tierra se halla a enorme temperatura.  A  sólo  50 kilómetros  de la superficie, donde precisamente se forma la lava volcánica, la temperatura alcanza  unos 1,200 grados centígrados. El núcleo  ocentro de la Tierra    puede alcanzar los 4,000 grados centígrados, temperatura semejante a la de la superficie del Sol. Probablemente el núcleo está formado  de un material denso, quizá hierro y níquel. También se cree que consta de dos partes: un núcleo interior sólido  de unos 2010  kilómetros de diámetro  y un núcleo exterior en fusión de unos 1,380 kilómetros de espesor.

Expulsados desde  el centro de la Tierra
Expulsados  de este crisol  hacía arriba y hacía afuera, por la fisuras de la corteza terrestre, los minerales se enfrían formando vetas. El núcleo exterior se halla envuelto por el llamado Manto, gruesa capa de 3,220 kilómetros de pesada y densa roca constituida por silicato de hierro y magnesio. Por encima de esta capa está el mundo que vemos a nuestro derredor.

Las cortezas de la Tierra
Este se halla formado por dos tipos de corteza: la oceánica y la continental.  La corteza oceánica constituye el lecho marina con menos de 200 millones de años  de antigüedad; está formada por sedimento, pizarra y  piedra caliza y mide menos de  siete kilómetros de espesor.
La corteza continental tiene más 65  kilómetros de  profundidad y es mucho más santigua, 3,500 millones de años,  y de variada composición, aunque en su mayor parte se compone de granito. Esta es la corteza que forma la mayor parte de la tierra emergida.

Vestigios de la historia de la Tierra
La capa de roca de la corteza continental, guarda  los vestigios  de la historia terrestre,  pues hay fósiles depositados en ella. Hay restos de palmeras en Inglaterra, de glaciares en Brasil,  y de  vida marina en  las llanuras de Kansas. Existen restos de ballenas en algunas altitudes; pero al menos una vez en tiempos muy remotos  la mayor parte del globo terrestre ha estado bajo el mar.

Develando los misterios de la Tierra
 Actualmente el hombre ha desvelado  los misterios  existentes bajo sus plantas hasta donde se lo han permitido los sondeos realizados. En febrero de 1972 se llegó hasta la mayor profundidad, 9152 metros, alcanzada  en  tierra  mediante el pozo llamado Banden No. 1 en Beckham,  Oklahoma en EEUU.

Capas profundas de la Tierra
El conocimiento de las capas más profundas  de la Tierra  se apoya en las conjeturas científicas y en  el estudio de ondas de presión  causada por los terremotos. Estos estudios manifiestan que existe un brusco cambio de densidad  inmediatamente  antes  del manto terrestre.
Se trata de la discontinuidad de Mohorovicic, generalmente denominada el Moho. Los proyectos de alcanzar el Moho no han dado fruto por su elevado coste, pero la oportunidad podría presentarse en el futuro, horadando  la corteza oceánica  de mucho menos espesor.

La enorme energía del interior de la Tierra
El hombre desea hacer estos profundos sondeos, para dominar la enorme energía encerrada en el interior de la Tierra.

Las capas de tierra en el Cañón del Colorado
El Cañón del  Colorado, una enorme grieta  de 1,600 metros  de profundidad, de 5 a 30 kilómetros de anchura  y 350 kilómetros de longitud, nos  muestran como ningún otro lugar la disposición de las capas superiores de la Tierra. Se formó naturalmente por la erosión del Rio Colorado, un proceso de erosión  que comenzó hace unos diez millones de años. Desde el borde del cañón se observan 12 capas  principales de rocas. La del fondo completamente diferente de cualquiera de las demás. Está formada por esquistos de Brahma   y Vishnu: pesada roca casi negra de más de 2,000 millones de años.
En la pared, los estratos  pertenecientes a diversa épocas  ofrecen coloraciones distintas: las blancas y pardas d e la arenisca, los tonos rosados del granito y los casi negro del esquisto. Quizá la más destacable sea una banda gris azulada de caliza, situada   a media altura que se formo hace unos 335 millones de años. Por encima de esta se alterna las capas de arenisca y pizarra, cada una con 300 metros de espesor. Contiene fósiles de insecto, de frondas de helechos  y de antecesores de las ranas actuales.
El estrato siguiente  de tono pálido parece formado de  con arena acarreada   por el viento, es indicio de un largo periodo de clima desértico. Cerca de la cima se observan capas amarillentas de roca caliza que parecen sedimentos  de mares cálidos  a juzgar por el número de dientes de tiburón y corales fosilizados. Por encima de estas últimas aparecen los primeros vestigios del hombre: tribus prehistóricas  que llegaron a estos parajes hace unos 10,000  años.
 Muchas más capas  se formarán en el futuro, pues la Tierra  todavía es relativamente  joven. Los astrónomos afirman  que la vida del planeta acabará  con la muerte del Sol, dentro de unos 10,000 millones de años.


domingo, 4 de julio de 2010

No hay comentarios :

Entradas populares