Reales Jardines Botánicos de Kew










Reales Jardines Botánicos de Kew
Reales Jardines Botánicos de Kew
Los Reales Jardines Botánicos de Kew, cerca del Támesis (Londres), constituyen un importante centro de investigación científica. Fundados en 1759, conservan la mayor colección de plantas vivas del mundo.
Reales Jardines Botánicos de Kew, institución científica británica situada junto al río Támesis, entre Richmond y Kew, que ocupa más de 120 hectáreas de bosques y jardines y más de 2 hectáreas de invernaderos. El jardín botánico, que está abierto al público durante todo el año, se dedica al cultivo, conservación y preservación de la flora mundial y a la investigación y estudios relacionados con ésta. Los Reales Jardines Botánicos de Kew se ven complementados por el de Wakehurst Place de Sussex, otras 190 hectáreas que también pertenecen a esta institución desde 1965.
Fueron fundados, a escala mucho más pequeña, por Augusta, viuda de Federico, príncipe de Gales, en 1759, creciendo de forma considerable a finales del siglo XVIII y alcanzando fama mundial bajo la influencia del eminente botánico sir Joseph Banks. Fueron cedidos al Estado en 1840, para convertirse en un importante centro académico y de investigación. La familia real le cedió más terreno y durante el siglo XIX se fueron alzando en la zona otros edificios y muchos de sus espectaculares invernaderos, incluidos Palm House, la Casa Templada y el Laboratorio Jodrell. Otro edificio representativo de los Jardines es la pagoda, que data del 1762 y fue construida para la princesa Augusta. Adquisiciones más recientes han sido el invernadero de la princesa de Gales y el Centro sir Joseph Banks de Botánica económica.
En la actualidad, Kew dice contar con la mayor y más completa colección mundial de plantas vivas, con unos 40.000 especies distintas de plantas —lo que representa una octava parte de todas las conocidas— en exposición, incluidas 13 ya extinguidas y unas 1.000 en peligro de extinción. Muchas son utilizadas en programas de investigación que tratan de determinar los beneficios que las distintas especies pueden suponer para los campos de la alimentación, los combustibles y la medicina. Existe también una colección destinada a la consulta en la que se hallan conservados unos seis millones de especímenes. Además de su labor investigadora, Kew ofrece una amplia gama de oportunidades educativas. En 2003 este paraje natural fue declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

viernes, 26 de agosto de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares