Antihistamínico









Los asombrosos Antihistamínicos
Antihistamínicos
El esquema ilustra la respuesta del sistema inmunitario a las sustancias irritantes conocidas como alergenos. Las reacciones alérgicas son propias de personas hipersensibles a diversas sustancias, como polen, polvo, ácaros o pelo de gato.

Antihistamínico, fármaco que inhibe la acción de la histamina bloqueando sus receptores de tipo H1. Los antihistamínicos se utilizan para reducir los síntomas de las enfermedades alérgicas como la fiebre del heno. Disminuyen la secreción nasal, los estornudos, el picor de nariz y garganta, y en menor grado, las molestias de la conjuntivitis y de la dificultad respiratoria. También pueden disminuir el picor y la erupción de las alergias alimenticias. Los antihistamínicos incluyen varios tipos de sustancias, y un enfermo puede no beneficiarse de un tipo y sí de otro. Sus efectos secundarios incluyen somnolencia, falta de concentración y sensación de mareo. No se deben tomar bebidas alcohólicas bajo la acción de los antihistamínicos, ni realizar actividades peligrosas o que requieran concentración, como conducir o manejar vehículos. Algunos antihistamínicos modernos presentan sólo acción periférica y no producen estos efectos sedantes. Los antihistamínicos forman parte, casi sistemáticamente, de las medicinas utilizadas para aliviar los síntomas del resfriado común. Mitigan los síntomas de alergia que lo acompañan a menudo, y disminuyen las secreciones nasales por su efecto anticolinérgico, pero no mejoran el curso de la infección viral, causa de la enfermedad. El efecto anticolinérgico puede ser peligroso en pacientes con infecciones bronquiales, glaucoma o facilidad para la retención urinaria.
La mucosa gástrica posee también unos receptores para la histamina llamados H2. Su estimulación produce secreción ácida en el estómago. Los fármacos que bloquean estos receptores y que disminuyen la secreción gástrica, no se consideran antihistamínicos propiamente dichos, y se emplean en el tratamiento de las úlceras pépticas, esofagitis y gastritis.

jueves, 13 de octubre de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares