Clordiazepóxido









Clordiazepóxido

Clordiazepóxido, tranquilizante utilizado para aliviar, a corto plazo, la ansiedad. Empezó a utilizarse con este fin tras el descubrimiento de su actividad psicotrópica (véase Psicotropo) en 1960. Es una benzodiazepina, un grupo de sustancias químicas activas que se unen a proteínas específicas de la pared celular (receptores) localizadas en diversas áreas del cerebro y del sistema nervioso central, incluido el sistema límbico (que controla las emociones básicas) y el hipotálamo.
Además de reducir la ansiedad, el clordiazepóxido, como el diazepam, tiene propiedades hipnóticas, sedantes, anticonvulsivantes y relajantes de los músculos. Crea una gran adicción.
2
EFECTOS SECUNDARIOS Y DEPENDENCIA
Los efectos secundarios del clordiazepóxido son somnolencia, inquietud, dificultades de coordinación, incontinencia, salivación excesiva, cambios en la libido, respiración deprimida con un aporte inadecuado de oxígeno y drogodependencia marcada por síntomas de abstinencia como insomnio, ansiedad, pérdida del apetito y del peso corporal, temblores, sudores, tinnitus (ruidos en los oídos), agitación creciente y problemas de percepción.
Como la toma de dosis normales durante apenas unas pocas semanas puede crear dependencia, todas las benzodiazepinas, incluido el clordiazepóxido, se emplean sólo durante periodos breves (de dos a cuatro semanas) para aliviar los síntomas que están sometiendo al paciente a niveles inaceptables de angustia.
Cuando se produce dependencia, la retirada del medicamento debe ser gradual, pues una abstinencia brusca puede crear confusión, convulsiones o un serio trastorno semejante al delirium tremens. A los enfermos con dependencia de esta sustancia se les administra, en un principio, dosis equivalentes de diazepam (15 mg de clordiazepóxido equivalen a 5 mg de diazepam). Posteriormente, la dosis diaria se va reduciendo en una octava parte cada dos semanas. El tiempo necesario para una abstinencia completa varía entre las dos semanas y un año o incluso más.

miércoles, 26 de octubre de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares