Bronquiectasis









Bronquiectasis

Bronquiectasis, también bronquiectasia, dilatación persistente de segmentos cortos de las vías respiratorias bajas (bronquios o bronquiolos). Es un trastorno irreversible que resulta de un daño en la pared de los bronquios debido a una inflamación u obstrucción prolongada. También puede ser una lesión congénita, presente en el momento del nacimiento.
2
CAUSAS
En la mayoría de los casos el trastorno se debe a una infección bronquial o al bloqueo del conducto por un cuerpo extraño, un tumor o por nódulos linfáticos ensanchados. También puede estar causado por otras infecciones en el pulmón, una neumonía especialmente grave, complicaciones del sarampión o la tos ferina, o inhalación de gases irritantes o partículas de polvo nocivas, como sílice, asbesto o talco. Es común en la fibrosis quística y también puede producirse tras una bronquitis. La inflamación de las paredes de las vías respiratorias causa reblandecimiento y debilidad, y la expansión respiratoria de la cavidad torácica, especialmente en presencia de cualquier obstrucción a la entrada de aire, tira de la pared hacia fuera, haciendo que ésta se dilate.
3
SÍNTOMAS
Como consecuencia del ensanchamiento de las vías respiratorias, las secreciones normales de los pulmones tienden a retenerse y a infectarse. El resultado es una obstrucción parcial del flujo aéreo, tos frecuente y producción de muchos esputos, que pueden contener sangre. Otros síntomas que se pueden originar son dificultad respiratoria, respiración sibilante, poca capacidad para realizar ejercicios físicos y puntas de los dedos en forma de porra.
4
DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO
En el pasado, el diagnóstico de esta enfermedad se realizaba mediante una técnica radiológica conocida como broncografía, que exigía que un fluido opaco a los rayos X se introdujera en los pulmones para perfilar cualquier alteración. Ese método tan poco grato ha sido sustituido recientemente por la tomografía axial computerizada (TAC). El tratamiento incluye fisioterapia, con golpeo del pecho para facilitar el drenaje de las secreciones, tratamiento prolongado con antibióticos y, en los casos en los que la enfermedad está razonablemente bien localizada, la extirpación del segmento o lóbulo afectado mediante cirugía. En casos de bronquiectasia muy extendida sólo los antibióticos, la fisioterapia y en ocasiones los corticosteroides (compuestos similares al cortisol) contribuyen a controlar la inflamación. Las personas que padecen la enfermedad deben dejar de fumar y de tomar sedantes o fármacos antitusivos.

jueves, 17 de noviembre de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares