El sistema inmunológico










El sistema inmunológico defiende el cuerpo de la invasión de organismos que pueden causar enfermedades. El sistema inmunológico utiliza dos mecanismos de defensa: la inmunidad innata y la inmunidad adquirida. La respuesta inmunitaria innata ocurre inmediatamente para proteger el cuerpo de cualquier tipo de sustancia extraña. Este sistema utiliza barreras, como la piel y las membranas mucosas que revisten todas las cavidades corporales, y sustancias químicas protectoras, como las enzimas de la saliva y las lágrimas, que destruyen las bacterias. La respuesta inmunitaria adquirida, que requiere de una exposición previa a la sustancia extraña, se basa en la acción de glóbulos blancos especializados, llamados linfocitos, para responder a tipos específicos de invasores extraños. Los linfocitos B producen unas proteínas llamadas anticuerpos, que circulan en la sangre y atacan a los organismos específicos que causan las enfermedades. Los linfocitos T atacan a los organismos invasores directamente.
Haga clic sobre las palabras en rojo para obtener más información sobre las partes del sistema inmunológico.

Ganglios linfáticos
Los ganglios linfáticos son masas de tejido que atraen a los linfocitos y los despliegan en áreas del cuerpo afectadas por el ataque de agentes infecciosos.

Médula osea
La médula ósea es un tejido que se encuentra en el interior de algunos huesos.Todos los linfocitos se originan en la médula ósea. Los que maduran en la médula ósea se desarrollan en linfocitos B.

Amígdalas
Las amígdalas son masas de tejido linfoide que forman un anillo que rodea las paredes de la faringe o garganta. Las células linfoides de las amígdalas ayudan a proteger a la faringe frente a la invasión de bacterias patógenas.

Timo
Algunos linfocitos se originan en la médula ósea y luego pasan al timo, donde maduran como linfocitos T.

Bazo
El bazo es un órgano linfático, situado en la zona superior izquierda de la cavidad abdominal, en contacto con el páncreas, el diafragma y el riñón izquierdo. Los linfocitos maduros viajan constantemente por el torrente sanguíneo hasta los órganos linfáticos y luego vuelven de nuevo a la sangre. De esta manera, el organismo está continuamente controlando las sustancias invasoras. Entre las principales funciones del bazo está la de elaborar anticuerpos contra diversos tipos de células sanguíneas y microorganismos infecciosos.

Vazo  linfático
Los linfocitos recorren el cuerpo por la circulación sanguínea y suelen emigrar a los vasos linfáticos, que se encuentran en cualquier parte del cuerpo menos en el cerebro. Los linfocitos viajan en el interior de esos vasos, en un líquido incoloro y rico en grasas conocido como linfa.

domingo, 2 de septiembre de 2012

No hay comentarios :

Entradas populares