La asombrosa Sangre










Eritrocitos
Los eritrocitos, o glóbulos rojos de la sangre, son los transportadores primarios del oxígeno de las células y de los tejidos corporales. La forma bicóncava del eritrocito es una adaptación que hace que el área superficial, a través de la que intercambia el oxígeno por dióxido de carbono, sea la máxima posible. Su forma y la membrana plasmática flexible del eritrocito, le permite penetrar en los capilares más pequeños.

Sangre, sustancia líquida que circula por las arterias y las venas del organismo. La sangre es roja brillante o escarlata cuando ha sido oxigenada en los pulmones y pasa a las arterias; adquiere una tonalidad más azulada cuando ha cedido su oxígeno para nutrir los tejidos del organismo y regresa a los pulmones a través de las venas y de los pequeños vasos denominados capilares. En los pulmones, la sangre cede el dióxido de carbono que ha captado procedente de los tejidos, recibe un nuevo aporte de oxígeno e inicia un nuevo ciclo. Este movimiento circulatorio de sangre tiene lugar gracias a la actividad coordinada del corazón, los pulmones y las paredes de los vasos sanguíneos.
COMPOSICIÓN DE LA SANGRE
La sangre está formada por un líquido amarillento denominado plasma, en el que se encuentran en suspensión millones de células que suponen cerca del 45% del volumen de sangre total. Tiene un olor característico y una densidad relativa que oscila entre 1,056 y 1,066. En el adulto sano el volumen de la sangre es una onceava parte del peso corporal, de 4,5 a 6 litros.

Centrifugadora médica
Esta centrifugadora se emplea para separar los componentes de la sangre antes de ser analizados. La sangre se introduce en un tubo de ensayo que a su vez se coloca en el rotor de la centrifugadora. El rotor se hace girar a gran velocidad, con lo que los componentes más pesados de la sangre van al fondo del tubo mientras los más ligeros se quedan en la superficie.

Una gran parte del plasma es agua, medio que facilita la circulación de muchos factores indispensables que forman la sangre. Un milímetro cúbico de sangre humana contiene unos cinco millones de corpúsculos o glóbulos rojos, llamados eritrocitos o hematíes; entre 5.000 y 10.000 corpúsculos o glóbulos blancos que reciben el nombre de leucocitos, y entre 200.000 y 300.000 plaquetas, denominadas trombocitos. La sangre también transporta muchas sales y sustancias orgánicas disueltas.
Eritrocitos
Los glóbulos rojos, o células rojas de la sangre, tienen forma de discos redondeados, bicóncavos y con un diámetro aproximado de 7,5 micras. En el ser humano y la mayoría de los mamíferos los eritrocitos maduros carecen de núcleo. En algunos vertebrados son ovales y nucleados. La hemoglobina, una proteína de las células rojas de la sangre, es el pigmento sanguíneo especial más importante y su función es el transporte de oxígeno desde los pulmones a las células del organismo, donde capta dióxido de carbono que conduce a los pulmones para ser eliminado hacia el exterior.
Leucocitos
Leucocito granuloso
Los glóbulos blancos presentes en la sangre incluyen los leucocitos granulosos y los no granulosos. Los leucocitos granulosos representados aquí son células polimorfonucleares que tienen un aspecto granular, de ahí su nombre común.

Las células o glóbulos blancos de la sangre son de dos tipos principales: los granulosos, con núcleo multilobulado, y los no granulosos, que tienen un núcleo redondeado. Los leucocitos granulosos o granulocitos incluyen los neutrófilos, que fagocitan y destruyen bacterias; los eosinófilos, que aumentan su número y se activan en presencia de ciertas infecciones y alergias, y los basófilos, que segregan sustancias como la heparina, de propiedades anticoagulantes, y la histamina que estimula el proceso de la inflamación. Los leucocitos no granulosos están formados por linfocitos y un número más reducido de monocitos, asociados con el sistema inmunológico. Los linfocitos desempeñan un papel importante en la producción de anticuerpos y en la inmunidad celular. Los monocitos digieren sustancias extrañas no bacterianas, por lo general durante el transcurso de infecciones crónicas.
Plaquetas
Trombocitos y coagulación
Los trombocitos, o plaquetas, son los componentes celulares más pequeños de la sangre. Circulan sin actividad, unos 250.000 por milímetro cúbico de sangre, hasta que entran en contacto con un vaso sanguíneo dañado. En este punto, las plaquetas se acumulan, se adhieren unas a otras y cierran el vaso. Secretan compuestos químicos que modifican a una proteína córnea de la sangre, el fibrinógeno, de modo que forma una malla de fibras en el lugar dañado. El coágulo se forma cuando quedan atrapadas entre las fibras, plaquetas y células sanguíneas blancas y rojas. La coagulación comienza pocos segundos después de la lesión. El mismo proceso puede producir coágulos indeseables en vasos sanguíneos no dañados.

Las plaquetas de la sangre son cuerpos pequeños, ovoideos, sin núcleo, con un diámetro mucho menor que el de los eritrocitos. Los trombocitos o plaquetas se adhieren a la superficie interna de la pared de los vasos sanguíneos en el lugar de la lesión y ocluyen el defecto de la pared vascular. Conforme se destruyen, liberan agentes coagulantes que conducen a la formación local de trombina que ayuda a formar un coágulo, el primer paso en la cicatrización de una herida.
Recuento sanguíneo
La técnica de laboratorio llamada recuento sanguíneo completo (RSC) es un indicador útil de enfermedad y salud. Una muestra de sangre determinada con precisión se diluye de forma automática y las células se cuentan con un detector óptico o electrónico. El empleo de ajustes o diluyentes distintos, permite realizar el recuento de los glóbulos rojos, los blancos o las plaquetas. Un RSC también incluye la clasificación de los glóbulos blancos en categorías, lo que se puede realizar por la observación al microscopio de una muestra teñida sobre un portaobjetos, o de forma automática utilizando una de las diversas técnicas que existen.
Plasma
El plasma es una sustancia compleja; su componente principal es el agua. También contiene proteínas plasmáticas, sustancias inorgánicas (como sodio, potasio, cloruro de calcio, carbonato y bicarbonato), azúcares, hormonas, enzimas, lípidos, aminoácidos y productos de degradación como urea y creatinina. Todas estas sustancias aparecen en pequeñas cantidades.
Entre las proteínas plasmáticas se encuentran la albúmina, principal agente responsable del mantenimiento de la presión osmótica sanguínea y, por consiguiente, controla su tendencia a difundirse a través de las paredes de los vasos sanguíneos; una docena o más de proteínas, como el fibrinógeno y la protrombina, que participan en la coagulación; aglutininas, que producen las reacciones de aglutinación entre muestras de sangre de tipos distintos y la reacción conocida como anafilaxis, una forma de shock alérgico, y globulinas de muchos tipos, incluyendo los anticuerpos, que proporcionan inmunidad frente a muchas enfermedades. Otras proteínas plasmáticas importantes actúan como transportadores hasta los tejidos de nutrientes esenciales como el cobre, el hierro, otros metales y diversas hormonas.
La primera separación de las proteínas plasmáticas para su estudio individual se llevó a cabo en la década de 1920. Durante la II Guerra Mundial se consiguió perfeccionar la técnica, lo que permitió el empleo de fracciones individuales. Algunos de los resultados de este trabajo incluyen el uso de albúmina sérica como un sustituto de la sangre o el plasma en las transfusiones, el empleo de gammaglobulinas para una protección a corto plazo frente a enfermedades como sarampión y hepatitis, y la utilización de globulina antihemofílica para el tratamiento de la hemofilia.
FORMACIÓN DE LA SANGRE Y REACCIONES
Los eritrocitos se forman en la médula ósea y tras una vida media de 120 días son destruidos y eliminados por el bazo. En cuanto a las células blancas de la sangre, los leucocitos granulosos o granulocitos se forman en la médula ósea; los linfocitos en el timo, en los ganglios linfáticos y en otros tejidos linfáticos. Las plaquetas se producen en la médula ósea. Todos estos componentes de la sangre se agotan o consumen cada cierto tiempo y, por tanto, deben ser reemplazados con la misma frecuencia. Los componentes del plasma se forman en varios órganos del cuerpo, incluido el hígado, responsable de la síntesis de albúmina y fibrinógeno, que libera sustancias tan importantes como el sodio, el potasio y el calcio. Las glándulas endocrinas producen las hormonas transportadas en el plasma. Los linfocitos y las células plasmáticas sintetizan ciertas proteínas y otros componentes proceden de la absorción que tiene lugar en el tracto intestinal.
Coagulación
Hemostasia y coagulación
La salida de sangre de un vaso lesionado se tapona gracias a un proceso llamado hemostasia que tiene lugar en 3 fases. En un primer momento, tiene lugar una vasoconstricción local, favorecida por la liberación de serotonina y otras sustancias vasoconstrictoras que provienen de las plaquetas: de esta manera, se reduce la pérdida de sangre. La segunda fase consiste en la aglutinación de las plaquetas y la formación de un agregado plaquetario que tapona rápidamente la zona lesionada. Este tapón es temporal y se transforma en un coágulo gracias a la transformación del fibrinógeno, proteína soluble, en fibrina, insoluble. Este proceso constituye la tercera fase de la hemostasia, denominada coagulación: se producen una serie de reacciones en cadena que, gracias a la liberación de diversos factores, presentes en la sangre y liberados por el tejido lesionado, y a las plaquetas, determinan la síntesis de fibrina. Las moléculas de fibrina constituyen una red tridimensional en la que quedan atrapados los elementos que componen la sangre (plaquetas, glóbulos blancos y glóbulos rojos).

Una de las propiedades más notables de la sangre es su capacidad para formar coágulos, o coagular, cuando se extrae del cuerpo. Dentro del organismo un coágulo se forma en respuesta a una lesión tisular, como un desgarro muscular, un corte o un traumatismo penetrante. En los vasos sanguíneos la sangre se encuentra en estado líquido, poco después de ser extraída adquiere un aspecto viscoso y más tarde se convierte en una masa gelatinosa firme. Después esta masa se separa en dos partes: un coágulo rojo firme que flota libre en un líquido transparente rosado que se denomina suero.
Un coágulo está formado casi en su totalidad por eritrocitos encerrados en una red de finas fibrillas o filamentos constituidos por una sustancia denominada fibrina. Esta sustancia no existe como tal en la sangre pero se crea, durante el proceso de la coagulación, por la acción de la trombina, enzima que estimula la conversión de una de las proteínas plasmáticas, el fibrinógeno, en fibrina. La trombina no está presente en la sangre circulante. Ésta se forma a partir de la protrombina, otra proteína plasmática, en un proceso complejo que implica a las plaquetas, ciertas sales de calcio, sustancias producidas por los tejidos lesionados y el contacto con las superficies accidentadas. Si existe algún déficit de estos factores la formación del coágulo es defectuosa. La adición de citrato de sodio elimina los iones de calcio de la sangre y por consiguiente previene la formación de coágulos. La carencia de vitamina K hace imposible el mantenimiento de cantidades adecuadas de protrombina en la sangre. Ciertas enfermedades pueden reducir la concentración sanguínea de varias proteínas de la coagulación o de las plaquetas.
Reacciones homeostáticas
Ciertas características de la sangre se mantienen dentro de estrechos límites gracias a la existencia de procesos regulados con precisión. Por ejemplo, la alcalinidad de la sangre se mantiene en un intervalo constante (pH entre 7,38 y 7,42) de manera que si el pH desciende a 7,0 (el del agua pura), el individuo entra en un coma acidótico que puede ser mortal; por otro lado, si el pH se eleva por encima de 7,5 (el mismo que el de una solución que contiene una parte de sosa cáustica por 50 millones de partes de agua), el individuo entra en una alcalosis tetánica y es probable que fallezca. De igual manera, un descenso de la concentración de glucosa en sangre (glucemia), en condiciones normales del 0,1% a menos del 0,05%, produce convulsiones. Cuando la glucemia se eleva de forma persistente y se acompaña de cambios metabólicos importantes, suele provocar un coma diabético (véase Diabetes mellitus). La temperatura de la sangre no suele variar más de 1 ºC dentro de un intervalo medio entre 36,3 y 37,1 ºC, la media normal es de 37 ºC. Un aumento de la temperatura de 4 ºC es señal de enfermedad grave, mientras que una elevación de 6 ºC suele causar la muerte.
ENFERMEDADES SANGUÍNEAS
Los trastornos de la sangre proceden de cambios anormales en su composición. La reducción anómala del contenido de hemoglobina o del número de glóbulos rojos, conocida como anemia, se considera más un síntoma que una enfermedad y sus causas son muy variadas. Se cree que la causa más frecuente es la pérdida de sangre o hemorragia. La anemia hemolítica, un aumento de la destrucción de glóbulos rojos, puede estar producida por diversas toxinas o por un anticuerpo contra los eritrocitos. Una forma de leucemia que afecta a los bebés al nacer o poco antes del nacimiento es la eritroblastosis fetal (véase Factor Rh).
La anemia puede ser también consecuencia de un descenso de la producción de hematíes que se puede atribuir a una pérdida de hierro, a un déficit de vitamina B12, o a una disfunción de la médula ósea. Por último, existe un grupo de anemias originada por defectos hereditarios en la producción de glóbulos rojos (hemoglobina). Estas anemias comprenden varios trastornos hereditarios en los que los eritrocitos carecen de algunas de las enzimas necesarias para que la célula utilice la glucosa de forma eficaz.
La formación de hemoglobina anómala es característica de las enfermedades hereditarias que reciben el nombre de anemia de células falciformes y talasemia mayor. Ambas son enfermedades graves que pueden ser mortales en la infancia.
El aumento del número de eritrocitos circulantes se denomina policitemia: puede ser un trastorno primario o consecuencia de una disminución de la oxigenación de la sangre o hipoxia. La hipoxia aguda se produce con más frecuencia en enfermedades pulmonares avanzadas, en ciertos tipos de cardiopatías congénitas y a altitudes elevadas.

Anemia de células falciformes
La anemia de células falciformes se debe a una mutación en la hemoglobina, la proteína que transporta el oxígeno en la sangre. Una sustitución en su secuencia de aminoácidos (valina, en lugar de ácido glutámico) es responsable de la formación incorrecta de la molécula de cuatro cadenas de hemoglobina cuando el oxígeno es bajo. Las hemoglobinas defectuosas se unen formando bastones alargados que extienden los hematíes en forma de semiluna. Estas células falciformes no pueden adaptarse y atravesar los vasos sanguíneos pequeños.

La leucemia se acompaña de una proliferación desordenada de leucocitos. Hay varias clases de leucemia, cuyas características dependen del tipo de célula implicada.
El déficit de cualquiera de los factores necesarios para la coagulación de la sangre provoca hemorragias. El descenso del número de plaquetas recibe el nombre de trombocitopenia; la disminución del factor VIII de la coagulación da lugar a la hemofilia A (hemofilia clásica); el descenso del factor IX de la coagulación es responsable de la hemofilia B, conocida como enfermedad de Christmas. Diversas enfermedades hemorrágicas, como la hemofilia, son hereditarias. Hay preparados que incluyen concentrados de varios factores de la coagulación para el tratamiento de algunos de estos trastornos. En 1984 los científicos desarrollaron una técnica de ingeniería genética para la fabricación de factor VIII, un factor de la coagulación de la sangre de vital importancia para las víctimas de la forma de hemofilia más frecuente.
Aunque la formación de un coágulo es un proceso normal, se convierte a veces en un fenómeno patológico que representa incluso una amenaza mortal. Por ejemplo, en los pacientes hospitalizados durante largos periodos a veces se forman coágulos en las venas importantes de las extremidades inferiores. Si estos coágulos, o trombos, se desplazan hacia los pulmones pueden causar la muerte como consecuencia de un embolismo. En muchos casos dichos trombos venosos se disuelven con una combinación de fármacos que previenen la coagulación y lisan los coágulos. Los anticoagulantes incluyen la heparina, compuesto natural que se prepara a partir de pulmones o hígados de animales, y las sustancias químicas sintéticas dicumarol y warfarina. Los fármacos que lisan los coágulos, denominados trombolíticos, incluyen las enzimas uroquinasa y estreptoquinasa, y el activador tisular del plasminógeno (TPA), un producto de ingeniería genética.
Se piensa que la interacción de los trombocitos con los depósitos de lípidos que aparecen en la enfermedad cardiaca ateroesclerótica contribuye a los infartos de miocardio. Los compuestos como la aspirina y la sulfinpirazona, que inhiben la actividad plaquetaria, pueden disminuir los infartos de miocardio en personas con enfermedad ateroesclerótica.


Principales tipos de anemia

TIPO DE ANEMIA
CAUSAS
CARACTERÍSTICAS
TRATAMIENTO

Por deficiencia de hierro o ferropénica
Principalmente hemorragias digestivas y hemorragias postmenopaúsicas en las mujeres.
Debilidad y trastornos tróficos.

Suplemento de hierro, por ejemplo en forma de sulfato ferroso (sal de hierro).
Anemia perniciosa
Trastornos inmunológicos.
Gastritis atrófica. Hay un déficit de 'factor intrínseco' en el estómago.

Administración de vitamina B12 por vía parenteral.
Hemolítica
Trastorno de la membrana de los eritrocitos, destrucción de los hematíes por anticuerpos.
Palidez, ictericia y debilidad.

Politransfusiones y, a veces, uso de fármacos inmunosupresores.
Talasemia
Alteración de la síntesis de una cadena polipeptídica de la hemoglobina.
Puede ser asintomática o resultar mortal.

Transfusiones en los casos graves.
Anemia de células falciformes
Alteración de la hemoglobina.
Episodios de dolor agudo, principalmente en articulaciones y extremidades. Susceptibilidad a las infecciones. Retardo en el desarrollo del niño.

No tiene cura. Se trata con medicamentos para aliviar el dolor y paliar los síntomas.


Análisis de sangre

PRINCIPALES PARÁMETROS
VALORES NORMALES
VALORES ANORMALES Y PATOLOGÍAS
ASOCIADAS SIGNIFICADO
Ácido úrico
20-70 mg/l
Valores superiores pueden indicar gota y nefritis (>50 mg/l)
Compuesto derivado de la degradación de las purinas; filtrado por los riñones, forma parte de la composición de la orina
Albúmina
33-49 g/l
Valores inferiores pueden indicar cirrosis (<30 g/l)
Proteína producida por el hígado; representa el 45% de las proteínas plasmáticas; responsable de la presión osmótica del plasma y también proteína transportadora de muchas sustancias
Amilasa
40-110 unidades
Valores superiores pueden indicar pancreatitis (>200 unidades)
Enzima del jugo pancreático; presente también en el plasma
Bilirrubina
0,6-2,5 mg/dl
Valores superiores pueden indicar ictericia a causa de fenómenos hemolíticos (>15 mg/dl)
Pigmento biliar, derivado de la degradación de la hemoglobina, producido en el hígado
Calcio
90-110 mg/l
Valores superiores pueden indicar hiperparatiroidismo (>150 mg/l). Valores inferiores pueden indicar tetania muscular (<70 mg/l)
Elemento presente en el tejido óseo, implicado en fenómenos de contracción muscular; su absorción es favorecida por la vitamina D
Colesterol
1,5-2,6 g/l
Valores superiores pueden indicar obstrucciones en las vías biliares
(>4 g/l). Valores inferiores pueden indicar insuficiencia hepática (< 1,5 g/l)
Lípido sintetizado principalmente por el hígado; presente en las membranas celulares; precursor de varias sustancias, entre ellas las hormonas esteroides; en la sangre puede encontrarse como lipoproteínas de baja densidad (LDL) o lipoproteínas de alta densidad (HDL)
Cuerpos cetónicos (acetona, ácido acetilacético, ácido betahidroxibutírico)
Trazas
Valores superiores pueden indicar diabetes (>3 g/l)
Compuestos derivados de la degradación de los lípidos en el hígado
Creatinina
5-18 mg/l
Valores superiores pueden indicar insuficiencia renal (>15 mg/l). Valores inferiores pueden indicar enfermedades musculares (<7 mg/l)
Compuesto derivado de la degradación de la creatina
Eritrocitos (glóbulos rojos)
4,5-5 millones/mm3
Valores inferiores pueden indicar algunos tipos de anemia
(< 4 millones/mm3)
Elementos corpusculares de la sangre implicados en el transporte del oxígeno
Hierro
0,7-1,7 mg/l
Valores superiores pueden indicar hemocromatosis (>2 mg/l). Valores inferiores pueden indicar algunos tipos de anemia (<0,9 mg/l)
Elemento presente en la hemoglobina, en la mioglobina, en numerosas enzimas, en los citocromos; hay reservas de hierro en el bazo, en el hígado y en la médula ósea
Fibrinógeno
3-5 g/l
Valores superiores pueden indicar inflamaciones (5-10 g/l). Valores inferiores pueden indicar insuficiencia hepática (<2 g/l)
Proteína presente en el plasma; participa en la coagulación sanguínea
Fosfatasa alcalina y fosfatasa ácida
5-13 unidades/l 0,5-4 unidades/l
Valores superiores de la fosfatasa alcalina pueden indicar hepatitis y enfermedades de los huesos
(>10 unidades/l). Valores superiores de la fosfatasa ácida pueden indicar cáncer de próstata (>10 unidades/l)
Enzimas que liberan fosfatos inorgánicos de ésteres fosfóricos; se definen como ácidas o alcalinas según sean más activas a valores de
pH < o > 7
Globulinas
20-24 g/l
Valores superiores pueden indicar mieloma (>120 g/l)
Proteínas solubles en soluciones salinas; en el plasma las alfa y las beta globulinas transportan diversas sustancias; las gammaglobulinas tienen función de anticuerpos
Glucosa
0,8-1,1 g/l
Valores superiores pueden indicar diabetes (>1,3 g/l). Valores inferiores pueden indicar insuficiencia hepática (<0,8 g/l)
Azúcar que representa la fuente fundamental de energía de la célula
Leucocitos (glóbulos blancos)
5.000-
10.000 /mm3
Valores superiores pueden indicar leucocitosis (>10.000/mm3). Valores inferiores pueden indicar leucopenia (<5.000/mm3)
Elementos sanguíneos implicados en la fagocitosis de elementos patógenos y en la respuesta inmunológica e inflamatoria
Lípidos totales
5-8 g/l
Valores superiores pueden indicar enfermedades renales (9-40 g/l)
Compuestos introducidos con los alimentos; incluyen los triglicéridos, los fosfolípidos (constituyentes de las membranas celulares) y el colesterol
Plaquetas
150.000-
400.000/mm3
Valores superiores pueden indicar leucemia mieloide y trombocitosis (>500.000/mm3). Valores inferiores pueden indicar trombopenia y hemorragias (<150.000/mm3)
Elementos corpusculares de la sangre implicados en la coagulación
Proteínas totales plasmáticas
65-75 g/l
Valores superiores pueden indicar muchas enfermedades infecciosas y mieloma (> 90 g/l). Valores inferiores pueden indicar enfermedades renales (<65 g/l)
Proteínas que circulan en la sangre; incluyen las albúminas, las globulinas, la ceruloplasmina (transportadora de cobre), la haptoglobina (transportadora de hemoglobina cuando se produce una hemolisis) y la hemosiderina (transportadora de hierro)
Sodio
3,1-3,4 g/l
Valores superiores pueden indicar estados de deshidratación de las células (>3,5 g/l). Valores inferiores pueden indicar desequilibrios del aparato digestivo, con diarrea y vómito (<2,2 g/l)
Elemento implicado en muchos fenómenos de transporte en las células; importante en el equilibrio ácido-base y para la regulación de la presión osmótica de los fluidos corporales
Transaminasas (transaminasa glutámico-oxalacética o GOT; glutámico-pirúvica o GPT)
2-40 unidades/l
Valores superiores pueden indicar hepatitis o infarto de miocardio
(80-800 unidades/l)
Enzimas que llevan grupos amino de un aminoácido a otro
Triglicéridos
0,5-1,8 g/l
Valores superiores pueden indicar diabetes e hiperlipidemia
Formados por glicerina ligada a ácidos grasos; constituyen las reservas de grasa del organismo
Urea
0,1-0,5 g/l
Valores superiores pueden indicar insuficiencia renal (>0,5 g/l). Valores inferiores pueden indicar insuficiencia hepática (<0,15 g/l)
Compuesto derivado de la degradación de las proteínas; filtrado por los riñones, entra a formar parte de la composición de la orina

miércoles, 13 de octubre de 2010

No hay comentarios :

Entradas populares