Las asombrosa e increíbles Arañas












Araña cazadora

Atrax robustus Entre los más mortíferos arácnidos del mundo, la agresiva araña de tela de embudo espera a su presa dentro de su cubil poco profundo. Original de Australia, esta araña reviste su guarida con hilos de seda y lanza algunos fuera que actúan como hilos telegráficos y le avisan del acercamiento de la presa, a la que clava sus dos colmillos, inyectando una neurotoxina que puede producir la muerte en pocas horas.

Araña, nombre común de unas 34.000 especies de artrópodos que tienen ocho patas ambulatorias, apéndices en la cabeza dotados de quelíceros y glándulas venenosas, y órganos reproductores especializados situados en los segundos apéndices del macho. Suelen hacer mucho uso de la seda que producen. Al igual que otras especies de arácnidos, las arañas son terrestres, aunque unas pocas se han adaptado a la vida en agua dulce atrapando burbujas de aire bajo el agua y llevándolas consigo para respirar. Las arañas son numerosas y se dan en todo el mundo. Aunque la mayoría mide menos de 1 cm de largo, la más grande tiene una longitud corporal de unos 9 cm, y la envergadura de las patas de algunas arañas puede ser mucho mayor.
2
ESTRUCTURA
Quelíceros de la araña
Los apéndices o pinzas (quelíceros) que llevan las uñas venenosas de la mayoría de las arañas se cierran lateralmente para aferrar a la presa. En algunas arañas grandes, no obstante, giran de arriba abajo.

La estructura corporal de la araña es similar a la de otros arácnidos en el sentido de que está formada por un cefalotórax anterior (delantero), o prosoma, y un abdomen posterior, u opistosoma. Las dos partes están separadas por un delgado tallo o pedicelo que da al animal la flexibilidad necesaria para hacer uso de la seda que segrega. En el cefalotórax suele haber cuatro pares de ojos simples que tienden a ser más grandes en las arañas cazadoras y más pequeños en las que tejen telas elaboradas. Cada uno del primer par de apéndices o quelíceros presenta una abertura en el extremo que está conectada a una glándula venenosa. Los dos apéndices siguientes son pedipalpos, similares a patas pero por lo general modificados en forma de palpos. En el macho, el pedipalpo lleva un peculiar aparato copulador. En el cefalotórax hay también cuatro pares de patas ambulatorias. En el abdomen hay unos apéndices modificados, las hileras, que sirven para segregar seda. Las aberturas respiratorias del abdomen llegan hasta unos pulmones en forma de libro (con una estructura en capas) o a un sistema de tubos (tráqueas) para transportar el aire, o a ambos.

Anatomía general de la araña

El sistema digestivo de las arañas está adaptado en exclusiva a la ingesta de líquidos, ya que la digestión de las presas suele producirse fuera del cuerpo. Una vez realizada ésta, chupan los fluidos resultantes. Determinadas partes del cerebro, bastante complejo, pueden ser de mayor o menor tamaño dependiendo de si el animal detecta a la presa por medio del tacto o por medio de la visión.
3
VENENO
Viuda negra
La viuda negra es una especie venenosa. Su veneno es una neurotoxina, que afecta a los nervios como los que controlan la respiración. En los seres humanos, la picadura de esta araña suele ser más tóxica para los niños que para los adultos.

Las arañas son por lo general carnívoras y se alimentan sólo de presas vivas. Pueden aplastarlas por medio de los pedipalpos, y los quelíceros casi siempre tienen glándulas que les permiten inyectar veneno. La picadura de algunas arañas grandes puede ser dolorosa, pero la mayor parte de las especies son demasiado pequeñas para atravesar la piel del hombre, y sólo unas pocas son peligrosas para el ser humano. Éstas son la viuda negra y sus parientes próximos, que no son agresivas y sólo pican al hombre para defenderse. Su picadura, muy dolorosa, va seguida de mareos, dificultades para respirar y otros síntomas; aunque la mordedura rara vez es fatal, sobre todo si la víctima es un adulto sano, es conveniente buscar asistencia médica de inmediato. Véase también Reclusa parda.
4
SEDA
Tela en forma de red
Las arañas lanzadoras de redes como esta especie australiana portan una tela pequeña entre las patas delanteras. La araña la utiliza como una red, extendiéndola sobre el insecto condenado a morir.




Araña tejiendo seda
La araña tiene extremidades modificadas en el abdomen llamadas hileras que segregan seda, un polímero. Aunque otros insectos pueden producirla, las arañas han desarrollado un notable abanico de usos para ella. La usan para hacer telas, revestir madrigueras, capturar peces pequeños y hacer nidos. Algunas especies hacen nidos subacuáticos y otras hilos 'paracaídas' que les permiten recorrer grandes distancias arrastradas por el viento.

La seda de las arañas es una proteína fibrosa segregada en forma de fluido que, al extenderse, forma un polímero mucho más resistente que el acero, y multiplica su resistencia a la rotura, merced a su elasticidad. Una única araña puede producir varios tipos de seda. Aunque hay otros invertebrados capaces de producirla, las arañas son las que hacen un uso más variado de ella. Por ejemplo, producen hilos de arrastre que les ayudan a orientarse y sujetarse en caso de caída. Las arañas pequeñas, y en especial las jóvenes, tejen un hilo ‘paracaídas’ que les permite dejarse llevar por el viento, en ocasiones hasta cientos de kilómetros de distancia. Los machos usan la seda para transferir el esperma al órgano copulador, y las hembras hacen capullos con ella. La seda sirve también para hacer nidos y otras cámaras, así como para revestir galerías. El uso más conocido —y el más asombroso— de la seda por parte de muchas especies es la elaboración de las trampas para insectos conocidas como telas de araña. Una vez atrapada la presa en una de estas telas, la araña puede envolverla con más seda.
Los diversos tipos de tela que tejen las arañas representan un notable ejemplo de la evolución de la conducta instintiva. La araña no tiene que aprender cómo tejer su tela, aunque el acto de hacerla puede estar adaptado a diferentes circunstancias. Las más sencillas son irregulares y las telas más complejas son intrincadas y están orientadas para interceptar el paso de los insectos voladores. La elaboración de la tela es un proceso complejo que implica la creación y posterior eliminación de espirales a modo de andamiaje, y una combinación de hilos adherentes y no adherentes. En algunos casos, un grupo de arañas construye una especie de tela comunal, pero en general las arañas no son sociales. Tales arañas dependen en gran medida del sentido del tacto.
5
ARAÑAS CAZADORAS
Araña lobo africana
Esta araña se incluye dentro de un grupo de arañas que viven en madrigueras y esperan a su presa en vez de capturarla con telas. Pertenece al orden Araneae, que contiene unas 30.000 especies y 70 familias de arañas. Las arañas lobo son conocidas porque transportan a sus crías sobre la espalda.

Además de las tejedoras, muchas arañas persiguen a sus presas o las cazan al acecho. Las cazadoras tienden a depender de la visión si se alimentan durante el día, y del tacto si lo hacen durante la noche. Las arañas saltadoras pueden tender emboscadas a sus presas, y un cierto número de ellas se camuflan bien en las flores merced a su color, su estructura corporal, o ambas cosas.
6
REPRODUCCIÓN
Eclosión de arañas de jardín
Todas las arañas ponen huevos en algún tipo de capullos de seda. Éste es vigilado o transportado por la hembra hasta que los huevos se abren. En algunas especies, las crías se sujetan al dorso de la madre.

Las arañas tienen sexos separados y los huevos tienen que ser fecundados (véase Desarrollo). Tanto las aberturas genitales del macho como las de la hembra se encuentran en el abdomen. Los órganos copuladores del macho, no obstante, son estructuras complicadas situadas en los pedipalpos. El macho teje una pequeña tela, deposita en ella esperma, y a continuación lo traslada al órgano copulador. Cuando el esperma ha sido transferido a la hembra, puede quedar almacenado en su cuerpo durante un largo periodo.
El cortejo es a menudo complejo. Los machos pueden emplear hilos de arrastre para detectar y reconocer a las hembras, o pueden indicar su aproximación pulsando la tela de la hembra. En las arañas con ojos bien desarrollados, han evolucionado rituales complejos de apareamiento asociados a patrones de colores brillantes. A menudo el macho tiene que evitar que la hembra lo considere un alimento más; incluso en las especies en las que esta conducta es común, no obstante, es frecuente que el macho escape indemne.

Araña de agua con capullo de huevos
Una hembra de la familia Argyronetidae cuida de su capullo de huevos situado bajo el agua en un estanque. Emplea la seda para albergar los huevos bajo el agua.

Las arañas macho son a menudo mucho más pequeñas que las arañas hembra. El enanismo de los machos es pronunciado cuando las hembras tienden a permanecer en un único lugar. Los machos maduran antes, y cuanto antes localicen a una hembra, más posibilidades tienen de reproducirse.
Los huevos de araña están protegidos por capullos. La hembra puede vigilarlos o llevarlos consigo. En algunas especies, las arañas recién nacidas permanecen con la madre durante un largo periodo y pueden ser transportadas sobre el cuerpo de ésta.
7
IMPORTANCIA
Como depredadores de insectos y otros animales pequeños, las arañas son en general muy beneficiosas para los seres humanos, aunque algunas se alimentan de polinizadores importantes como las abejas. También sirven de alimento a otros animales, en especial a ciertas avispas, que las paralizan y ponen sus huevos sobre su cuerpo. Los esfuerzos por emplear la seda de las arañas en la elaboración de tejidos no han tenido éxito desde el punto de vista económico, pero sí ha sido utilizada para hacer la retícula de determinados instrumentos ópticos. Aunque las arañas han ocupado un lugar de honor en varias mitologías, es probable que su mala reputación en nuestros días se deba a su tendencia a acechar en lugares sombríos y oscuros, a su apariencia a menudo grotesca y a las enormes exageraciones en torno a su toxicidad.
Clasificación científica: las arañas componen el orden Araneae, perteneciente a la clase Arachnida. Se conocen más de 105 familias de arañas, además de las casi diez que se han extinguido. Suele aceptarse la existencia de dos subórdenes. El suborden Opistothelae contiene el infraorden Mygalomorphae, compuesto por las formas de ‘mandíbulas rectas’, en general grandes, como los ctenícidos y las tarántulas, y el infraorden Araneomorphae, cuyos miembros tienen quelíceros un tanto modificados y más eficaces. Este último comprende las formas más conocidas y conspicuas, como las arañas tejedoras, las arañas cazadoras y las arañas saltadoras. Algunos araneomorfos disponen de un órgano especializado, el cribelo, que les ayuda a producir seda.


miércoles, 1 de diciembre de 2010

No hay comentarios :

Entradas populares