LOS ASOMBROSOS TIPOS DE LAGARTOS









Iguana común
El orden Escamosos agrupa más de 5000 especies de reptiles que se distinguen por presentar un cráneo altamente modificado. Serpientes, lagartos e iguanas, como la iguana común que aparece en la fotografía, se incluyen en este orden.

Los gecos y salamanquesas son lagartos pequeños con el cuerpo macizo, cuatro patas bien desarrolladas y cola corta y carnosa; poseen en los dedos discos adhesivos gracias a los cuales pueden desplazarse por superficies verticales. Las iguanas son propias del continente americano y suelen presentar una hilera de espinas en el dorso del cuerpo y una cola larga y resistente. Los camaleones son lagartos arborícolas que utilizan su cola larga y prensil y sus dedos transformados en pinzas para agarrarse a las ramas; son capaces de cambiar de color y se alimentan de insectos que cazan con su lengua larga y pegajosa. Los eslizones o escincos presentan el cuerpo alargado y cilíndrico y generalmente tienen un tamaño pequeño, de no más de 12 cm de longitud; algunas especies poseen las extremidades muy reducidas. El lución es un lagarto ápodo de aspecto serpentiforme que en caso de peligro puede perder la cola para distraer a sus depredadores. Los varanos presentan una cabeza pequeña unida a un cuello largo y móvil, unas patas robustas provistas de poderosas uñas, y una cola larga y poderosa.
Escinco de cola azul
El escinco de cola azul busca alimento durante el día, principalmente insectos, y de noche se oculta debajo de piedras, troncos y otros restos. Para escapar de los depredadores se desprende fácilmente de la cola que vuelve a crecer de nuevo.

Los lagartos típicos y las lagartijas del Viejo Mundo pertenecen a la familia Lacértidos (Lacertidae), mientras que los del continente americano forman la familia Teídos (Teiidae). Los Lacértidos engloban unas 180 especies diseminadas por Europa, Asia y África, excepto Madagascar; tienen el cuerpo más o menos largo, con la cabeza bien diferenciada, y presentan las cuatro extremidades y la cola bien desarrolladas. La vista y el oído son buenos; los ojos suelen estar cubiertos por párpados móviles y la abertura timpánica es bien visible a ambos lados de la cabeza. Tienen la lengua bífida, cubierta de papilas que recogen las partículas olorosas y que después serán percibidas por el órgano olfativo (órgano de Jacobson). La cabeza está cubierta por placas grandes mientras que las escamas del tronco son más bien pequeñas. Las patas terminan en cinco dedos adaptados a la carrera. En la parte interior de los muslos presentan los llamados poros femorales, más desarrollados en los machos que en las hembras, que se hacen más visibles durante la época de celo.
Salamanquesa
La salamanquesa posee el cuerpo aplanado y recubierto de escamas granulares y tubérculos dispuestos en series longitudinales. Las extremidades poseen dedos planos y anchos que tienen en la parte inferior unas estructuras que funcionan como pequeñas ventosas; gracias a ellas pueden trepar con gran facilidad.

Los lagartos y las lagartijas son por lo general animales diurnos; les gusta tomar el Sol y se alimentan sobre todo de insectos y otros invertebrados, aunque algunas especies comen sólo materia vegetal. La mayoría de las especies se reproducen por huevos (ovíparas) y los depositan en galerías excavadas por ellas mismas, entre las raíces de los árboles o debajo de las piedras; hay también especies ovovivíparas.
4
ESPECIES PRESENTES EN ESPAÑA
Lagarto ocelado
A esta bonita especie se la conoce por el nombre de lagarto ocelado, no porque tenga ojos, que por supuesto que los tiene, sino por los ocelos, manchas en forma de anillo, que adornan su lomo y sus flancos. Es uno de las especies más comunes en la geografía española.

En la península Ibérica, este grupo de animales está representado por cinco géneros y unas veinte especies. La lagartija de Valverde es un endemismo ibérico y está considerada como una especie rara pues, aunque es abundante, su distribución está muy localizada. La lagartija colilarga, la lagartija cenicienta y la lagartija colirroja son comunes en la península Ibérica y no están amenazadas. La lagartija roquera está presente en el norte y centro de España y en las islas situadas frente a la costa atlántica de España. En las islas Baleares hay dos endemismos: la lagartija balear y la lagartija de las Pitiusas; ambas están consideradas como especies raras. Entre los lagartos más comunes de la geografía española están el lagarto ocelado, llamado así por las manchas claras bordeadas de oscuro (ocelos) que tiene en el tronco; el lagarto verde y el lagarto verdinegro. Entre las especies endémicas de las islas Canarias se cuentan el lagarto gigante del Hierro —que constituye el reptil más amenazado de España (está considerada como una especie en peligro de extinción)—, el lagarto tizón, el lagarto atlántico, también llamado lagarto de Haria, y el lagarto canarión.
Clasificación científica: los lagartos componen el suborden Saurios o Lacertilios, que se incluye en el orden Escamosos (clase Reptiles).
La lagartija de Valverde recibe el nombre científico de Algyroides marchi, la lagartija colilarga se clasifica como Psammodromus algirus, la lagartija cenicienta como Psammodromus hispanicus y la lagartija colirroja como Acanthodactylus erythrurus. La lagartija roquera recibe el nombre científico de Podarcis muralis. La lagartija balear se clasifica como Podarcis lilfordi y la lagartija de las Pitiusas como Podarcis pityusensis. El lagarto ocelado es Lacerta lepida, el lagarto verde es Lacerta viridis y el lagarto verdinegro es Lacerta schreiberi. Por último, las especies endémicas de las islas Canarias son el lagarto gigante de El Hierro, que se clasifica como Gallotia simonyi; el lagarto tizón, como Gallotia galloti; el lagarto de Haria o lagarto atlántico, como Gallotia atlantica y el lagarto canarión o lagarto gigante de Gran Canaria, como Gallotia stehlini.


lunes, 13 de diciembre de 2010

No hay comentarios :

Entradas populares