El asombroso Crecimiento humano









Crecimiento humano, proceso mediante el cual los seres humanos aumentan su tamaño y se desarrollan hasta alcanzar la forma y la fisiología propias de su estado de madurez. Tanto el aumento de tamaño como la maduración dependen de que exista un aporte adecuado de sustancias nutritivas y de vitaminas, y de que se produzcan las distintas hormonas necesarias.
2
CRECIMIENTO FETAL
Algunas de las etapas más sorprendentes del crecimiento tienen lugar antes del nacimiento, ya que el ser humano se desarrolla a partir de una sola célula no diferenciada que da lugar a un organismo complejo (véase Embriología). Por ejemplo, durante la última mitad de la gestación el feto aumenta su peso desde los 45 g hasta tres kilos y medio. Durante este periodo de tiempo, el crecimiento fetal depende de dos hormonas: insulina y tiroxina. Se ha demostrado que los hijos de mujeres que beben grandes cantidades de alcohol o que fuman durante el embarazo sufren retraso en el crecimiento.
3
CRECIMIENTO DESPUÉS DEL NACIMIENTO
Uno de los cambios más llamativos que tienen lugar durante las primeras fases del crecimiento es el aumento de tamaño del tronco y de las extremidades con respecto a la cabeza. Este hecho se produce porque casi toda la masa cerebral se ha formado antes del nacimiento. Sin embargo, el cerebro aún tiene que experimentar un proceso de maduración que depende de la tiroxina. El cuerpo también incrementa su tamaño durante unos quince años, en un proceso que se debe en gran parte a la secreción de hormona del crecimiento. La producción de esta hormona tiene especial importancia en el crecimiento y para el endurecimiento de los huesos, que tiene lugar hasta los 25 años de edad. Además del cerebro hay muchos órganos que continúan madurando después del nacimiento. Algunos de estos órganos son el hígado, el corazón, los pulmones y el sistema inmunológico, así como el aparato reproductor. En el adulto, ciertos órganos como el hígado y los huesos aún son capaces de crecer si sufren una lesión; los elementos implicados en la formación de la sangre se multiplican durante toda la vida.
Entre las enfermedades relacionadas con el crecimiento se encuentran la acromegalia, el enanismo, el gigantismo y el cretinismo. El crecimiento descontrolado de un tejido inadecuado se denomina cáncer.


martes, 8 de febrero de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares