Las asombrosas Montaña









Montaña, forma de relieve terrestre, que se define por estar elevada respecto al terreno que la rodea, inclinada con mayor o menor pendiente, en ocasiones de forma abrupta, y por ocupar una gran superficie (varios kilómetros cuadrados). Se distinguen de las mesetas por la menor extensión de sus cimas, y de las colinas por su mayor altitud (por encima de los 600 metros).
En toda montaña se consideran tres partes fundamentales: la cumbre o cima, es decir, su parte más alta, en ocasiones llamada cota, pico y cresta; la falda o ladera, también denominada vertiente; y la base o pie, que tiene siempre mayor superficie que la cumbre. Se considera como elevación o altura de una montaña la de su cima con respecto al nivel del mar; así, puede darse que una montaña de unos 4.000 m se eleve solo 2.000 m sobre el terreno que la rodea y parezca más baja de lo que realmente es. Normalmente se considera alta montaña a la que supera los 3.000 m de altitud. Las cumbres más elevadas del planeta se alzan en el gran sistema del Himalaya.
Monte Everest
El monte Everest, la montaña más alta del mundo (8.848 m), forma parte del Himalaya en el sur de Asia central a lo largo de la frontera entre Nepal y Tíbet. Numerosos grupos han intentado alcanzar su cima tras el éxito conseguido por dos miembros de la expedición británica el 29 de mayo de 1953.

Las montañas, como el resto de la superficie terrestre, están formadas por rocas de diferentes tipos, que determinan su aspecto: endógenas, como las ígneas y metamórficas, y exógenas, como las sedimentarias.
En los mapas topográficos, en los que figuran las curvas de nivel, se representa la forma de las montañas y su altitud; esta última también se refleja en los perfiles o cortes topográficos. Tanto la geodesia como la fotogrametría y la teledetección permiten obtener las mediciones necesarias para conocer los aspectos físicos de las montañas.
2
DISPOSICIÓN DE LAS MONTAÑAS
Las montañas aparecen normalmente agrupadas en sierras, que se definen como alineaciones sucesivas de montañas, cuya línea de cumbres presenta forma aserrada o dentada, y de puertos de montaña (paso natural entre montañas), de similar origen, edad, aspecto y estructura.
Varias sierras conforman un sistema montañoso mayor; a una sucesión alineada de sistemas de sierras se le llama cadena montañosa, y un amplio sistema de sierras y cadenas montañosas recibe el nombre de cordillera. Las cordilleras submarinas se conocen como dorsales oceánicas.
Algunas montañas se alzan aisladas, como es el caso de algunos volcanes y cerros.
3
LA OROGÉNESIS O FORMACIÓN DE MONTAÑAS
Tipos de fallas terrestres

La orogénesis se produce en diferentes periodos (eones) y ciclos geográficos, que afectan de manera diferente a la superficie terrestre. El término ‘orogénesis’ significa origen o formación de las montañas (etimológicamente proviene de las palabras griegas oro, ‘montaña’, y génesis, ‘origen’), y hace alusión realmente a la formación de las cordilleras debido a las fuerzas internas o endógenas, es decir, tectónicas, tanto tangenciales como horizontales, bien sean de plegamiento, de fractura, etc.
En geología y geomorfología se considera que la mayor parte de las montañas se formaron por movimientos de la corteza terrestre. La teoría de la tectónica de placas, ligada al concepto de expansión del fondo oceánico, ha ayudado a explicar este proceso. Simplificando, este modelo teórico considera que la litosfera está dividida en grandes placas que se desplazan unos cuantos centímetros al año debido a las fuerzas internas del planeta (donde la temperatura es muy elevada), lo que provoca que colisionen, se separen o se deslicen de forma lateral. La colisión de las placas litosféricas continentales suele favorecer el surgimiento de alineaciones montañosas; su separación puede originar rift valleys. Las erupciones volcánicas también generan montañas; gran parte de la actividad volcánica del mundo se concentra a lo largo de las zonas de contacto activo entre placas de la litosfera.
Los llamados procesos no tectónicos, entre los que destaca el modelado debido a la meteorización y erosión diferencial, igualmente son generadores de relieves montañosos, como por ejemplo, los cerros testigo.
3.1
Ejemplos de levantamiento y vulcanismo
Los choques entre las placas de la corteza terrestre desencadenan varios procesos geológicos que producen el levantamiento de la corteza, entre los que se pueden destacar los plegamientos, las fracturas en bloques y los abombamientos.
Un proceso común producido por la compresión horizontal es la deformación de la corteza en pliegues de diversa profundidad, o su fractura al originarse fallas. El anticlinal de un pliegue suele coincidir con las zonas más elevadas del terreno, salvo en los casos de sinclinales colgados (típico ejemplo de inversión del relieve).
Las fallas están producidas también por movimientos verticales, suponen desplazamiento y dan lugar a enormes bloques levantados, llamados horsts, que aparecen como montañas, y bloques hundidos, que se presentan como graben (fosa tectónica) o valle. Una de las fallas más conocidas del planeta es la falla de San Andrés.
Un tercer tipo de montañas, formadas por levantamiento, son los domos. Estas montañas se forman por el abombamiento de las rocas superficiales, que se produce por la intrusión de rocas ígneas del interior de la Tierra.
El Himalaya, por ejemplo, se levantó debido a la compresión producida por el choque de la placa índica con la euroasiática. Los Alpes europeos y las montañas del Jura también se elevaron por compresión horizontal, producida en este caso por la colisión de la placa africana con la euroasiática. En América, el paso del mesozoico al cenozoico se caracterizó por una intensa actividad orogénica, provocando el nacimiento de cordilleras como los Andes en Sudamérica, y la sierra Madre occidental y las montañas Rocosas en Norteamérica.
Las montañas formadas por la actividad volcánica son reconocibles porque suelen estar aisladas y presentar periódicamente un aspecto amenazador. Los más espectaculares y probablemente más característicos son los picos cónicos, o conos volcánicos, formados por lava y materiales volcánicos, como el monte Rainier y el monte Saint Helens en Estados Unidos; el monte Erebus en la Antártida; el Vesubio en Italia, el Licancábur en Sudamérica y el monte Fuji en Japón. Los volcanes de escudo, como el Mauna Loa y el Mauna Kea en Hawaii, son menos espectaculares debido a las propiedades físicas de los materiales que los formaron y que los convierten en extensas masas, a modo de escudo, con menor altitud.
3.2
Ejemplos de erosión
La superficie terrestre está expuesta constantemente a los procesos geológicos externos (meteorización y erosión). La diferente composición de las rocas hace que no resistan de igual manera la alteración y fragmentación, por lo que las rocas de mayor dureza relativa quedan por encima de las más blandas y fácilmente erosionables. Las montañas resultantes de este modelado exógeno de la superficie terrestre pueden aparecer como alineaciones montañosas si una roca resistente a la erosión forma los bordes de un estrato basculado de rocas sedimentarias, como en los relieves de cuestas y páramos; se forman estructuras de cúspide plana o mesas (llamadas muelas y planas en algunas regiones), si la roca resistente aparece con estratificación horizontal y es grande, y cerros testigo (oteros), si son de menor tamaño; si está integrada por masas intrusivas o ígneas al descubierto, aparecen elevaciones complejas e irregulares. También existen inmensas montañas de arena, llamadas dunas, características del modelado desértico.
4
IMPORTANCIA DE LAS MONTAÑAS
El efecto orográfico sobre las masas de aire

Las montañas influyen en la vida de muchas maneras. Además de por sus recursos minerales, forestales, agrícolas y de ocio, ejercen una sensible influencia sobre el clima y determinan el curso de procesos históricos y económicos.
Clima y vegetación. Las altas montañas, como sierra Nevada en Estados Unidos, los Andes en Sudamérica, los Alpes en Europa y el Himalaya en Asia, afectan al clima de amplias áreas de la Tierra, al constituir barreras que frenan la circulación general de las masas de aire. Además, la alta montaña presenta características climáticas que no aparecen en las tierras bajas que la rodean; el clima de alta montaña es azonal, es decir, no está determinado por las zonas latitudinales sino que la altitud es el factor determinante y por ello se localiza en cualquier lugar del globo. En estas montañas las nieves son perpetuas y hay amplios valles cubiertos por glaciares.
Como al aumentar la altitud disminuyen las temperaturas y se incrementan las precipitaciones, la vegetación también varía y se presenta escalonada, como los cultivos, en pisos de vegetación. La altitud influye de modo diferente en las montañas intertropicales y en las templadas: el descenso de la temperatura en la zona intertropical significa una mejora en las condiciones ambientales, al contrario que en la zona templada. Asimismo, la latitud influye en las especies vegetales predominantes, que también cambian en función de la exposición de las vertientes de las montañas a los rayos solares (insolación en vertientes de solana o umbría) y a los vientos dominantes (ladera de barlovento o sotavento).
Las montañas elevadas provocan un efecto orográfico sobre las masas de aire. La humedad que llevan los vientos del océano Pacífico, por ejemplo, se pierde en forma de lluvia y nieve en la vertiente expuesta al viento de sierra Nevada y los Andes (lluvias orográficas); la vertiente interior, protegida del viento, es más seca (sombra pluviométrica) y el territorio que se extiende a este lado es, por tanto, más árido, como un desierto orográfico. En Europa este efecto se conoce bien, es el foehn de los Alpes.
Geopolítica. También cabe destacar la importancia geopolítica de las montañas a lo largo de la historia de la humanidad. Las barreras montañosas, con sus pasos relativamente estrechos y adecuados para su defensa, han convertido a diversas cadenas montañosas del mundo en fronteras políticas naturales, cuya importancia estratégica solo superan los océanos y los mares. Aunque en algunas épocas la montaña ha servido de refugio para las poblaciones perseguidas, hoy se caracteriza por su despoblación, mayor en los países más industrializados de la zona templada.
Por lo general, la alta montaña es poco favorable a la ocupación humana debido al clima riguroso, las grandes pendientes y las costosas y difíciles comunicaciones con otras zonas. No obstante, ofrece buenos prados para el ganado, gran riqueza forestal y minera y abundantes recursos hídricos (construcción de presas para generar electricidad y de canales para el regadío, que llevan el excedente de agua desde estas zonas a las más áridas y llanas).
Principales montañas del mundo

NOMBRE
ALTITUD
NIVEL
En metros
SOBRE EL
DEL MAR
En pies
LUGAR
Aconcagua
6.959
22.831
Andes en Argentina
Annapurna
8.078
26.504
Himalaya en Nepal
Gran Ararat (Agri Dagi)
5.122
16.804
Meseta Oriental en Turquía
Chimborazo
6.267
20.561
Andes en Ecuador
Cotopaxi
5.897
19.347
Andes en Ecuador
Elbrús
5.642
18.510
Cáucaso en Rusia
Fuji Yama
3.776
17.343
Isla de Honshu en Japón
Iztaccíhuatl
5.386
17.343
Altiplanicie de México
Jungfrau
4.158
13.642
Alpes en Suiza
K2 o Godwin-Austen
8.611
28.250
Karakorum en la frontera entre China y Cachemira
Kangchenjunga
8.598
28.208
Himalaya en la frontera indio-nepalesa
Kilimanjaro
5.895
19.340
Cumbre en Tanzania
Lassen
3.187
10.457
Cordillera de las Cascadas en California
Cervino
4.478
14.692
Alpes en la frontera italo-suiza
Mauna Kea
4.205
13.796
Isla de Hawai
Mauna Loa
4.169
13.677
Isla de Hawai
Mont Blanc
4.807
15.771
Alpes en la frontera italo-franco-suiza
Monte Cook
3.764
12.534
Alpes neozelandeses
Etna
3.323
10.902
Isla de Sicilia
Everest
8.848
29.028
Himalaya en la frontera nepalesa-tibetana
Monte Hood
3.426
11.239
Cordillera de las Cascadas en Oregón
Monte Kenia
5.199
17.058
Kenia central
Monte Kosciusko
2.230
7.426
Alpes australianos
Monte Logan
5.951
19.524
Saint Elias en Canadá
Monte Makalu
8.481
27.824
Himalaya en la frontera nepalesa-tibetana
Monte McKinley
6.194
20.320
Cordillera Alaska
Monte Rainier
4.392
14.628
Cordillera de las Cascadas en Washington
Monte Saint Helens
2.549
8.364
Cordillera de las Cascadas en Washington
Monte Shasta
4.317
14.162
Cordillera de las Cascadas en California
Monte Whitney
4.417
14.712
Sierra Nevada en California
Olimpo
2.917
9.570
Grecia
Pico de Orizaba o Citlaltépetl
5.743
19.124
Altiplanicie de México
Pikes Peak
4.301
14.110
Montañas Rocosas en Colorado
Popocatépetl
5.482
17.887
Altiplanicie de México
Teide
3.718
12.380
Islas Canarias
Mulhacén
3.481
11.582
Sierra Nevada en España
Vesubio
1.277
4.190
Italia central


viernes, 11 de febrero de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares