Las increíbles Fosa oceánica










Mapa del fondo oceánico
Este mapa muestra la topografía del lecho marino situado bajo los océanos terrestres. La profundidad del océano varía entre las cuencas, las plataformas, las cordilleras, las dorsales y los volcanes que configuran el fondo oceánico. Con su variedad de rasgos geológicos, el lecho marino se parece a los paisajes continentales.


Fosa oceánica, depresión larga y muy profunda abierta en el fondo oceánico. Lejos de la corteza y el talud continental, la profundidad común del fondo marino oscila entre 4.000 y 6.000 m. Las regiones centrales de los océanos suelen estar cubiertas por el gran sistema de dorsales oceánicas, de modo que las mayores profundidades no se encuentran a la máxima distancia de la costa, como cabría esperar, sino más cerca de tierra firme.
Menos del 2% del fondo oceánico se encuentra a profundidades superiores a 6.000 m, pero esta superficie relativamente pequeña comprende algunas fosas notables. Las fosas son valles estrechos de lados pendientes que llaman la atención por su longitud y su continuidad y por su enorme profundidad. Son accidentes largos, estrechos, de pendientes muy acusadas con fondos estrechos, planos, ricos en sedimentos, próximos y más o menos paralelos al borde de algunos continentes. A veces reciben el nombre de fosas marginales; la mayor parte se encuentran en el borde occidental del océano Pacífico, aunque también se encuentran fosas en el Atlántico Norte (Puerto Rico) y en el Índico.
Las mayores profundidades marinas se encuentran en estas fosas oceánicas. La más profunda de todas las conocidas (y el punto más profundo de la Tierra) es la llamada fosa Challenger, en la fosa de las Marianas; tiene una profundidad de 11.034 m, muy superior a los 8.848 m de altura del monte Everest. La fosa Challenger es el punto de una de las primeras inmersiones en batiscafo (sumergible tripulado) realizada por Jacques Piccard en 1960 (véase Auguste Piccard).
El agua de las fosas es fría, con una temperatura por lo general comprendida entre 0 ºC y 2 ºC, aunque aumenta lentamente con la profundidad a consecuencia de la presión. Pese a la escasez de oxígeno, las fosas son hábitats de vida marina en los que viven holoturias, anémonas, gusanos poliquetos y algunos moluscos y crustáceos. Después de la fosa de las Marianas, las más profundas son las de Tonga (10.800 m), Filipinas (10.500 m) y Kuriles-Kamchatka (10.500 m), todas en el Pacífico. Las más largas son las de Perú-Chile, de 5.900 km, Java (4.500 km) y las Aleutianas (3.700 km).
Algunas fosas, como la situada al oeste de Sudamérica, siguen una plataforma continental. Otras, como las Marianas, situada 402 km al suroeste de Guam, en el Pacífico noroccidental, se asocian con un arco de islas. Aunque las fosas y los arcos de islas cubren sólo cerca del 1% de la superficie terrestre, son esenciales para comprender la tectónica de placas, al igual que las dorsales oceánicas. Así como éstas se forman cuando se separan dos placas de corteza, las fosas marcan los lugares en que dos placas chocan y una subduce por debajo de la otra.
Cuando una placa oceánica choca con una continental, la primera, más densa, se sumerge o subduce por debajo de la segunda y forma una fosa en el mar a la vez que una cadena montañosa volcánica en tierra. Se cree que los Andes se formaron hace unos 80 millones de años por subducción a lo largo de la costa chilena; la fosa Perú-Chile que acompaña a esta cordillera alcanza una profundidad máxima de 7.635 m. Se encuentran ejemplos similares en Indonesia, Kamchatka y Japón.
Cuando chocan dos placas oceánicas, la que subduce se funde en el manto y da lugar a una fosa y un arco de islas volcánicas más o menos concéntricos. Se considera que la fosa de las Marianas se formó de esta manera junto con el arco de islas que lleva asociadas, entre ellas la de Guam. Otros ejemplos de arcos de islas de este tipo son las Aleutianas, Izu Bonin, Tonga-Kermadec, las Pequeñas Antillas y las Sandwich del Sur.


viernes, 11 de febrero de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares