La asombrosa Calciuria










Calciuria, excreción de calcio en la orina.
El calcio es fundamental para la conducción nerviosa, la contracción de las células musculares y otras funciones vitales. Su concentración en sangre (calcemia) debe mantenerse dentro de márgenes estrechos. Si aumenta la calcemia se elimina calcio en la orina, es decir, aumenta la calciuria y, por tanto, se deposita calcio en el hueso. Si baja la calcemia se secreta parathormona, que reabsorbe hueso (extrayendo calcio), con lo cual disminuye la calciuria, y vitamina D, que aumenta la absorción intestinal de calcio. La calcitonina deposita calcio en hueso. Todos estos mecanismos endocrinos están interrelacionados entre sí.
En el glomérulo renal se filtran entre 6 y 10 g al día de calcio, aunque un 95% vuelve a ser reabsorbido en el túbulo renal, cuya actividad se halla bajo control de la parathormona y posiblemente de la vitamina D. La calciuria final es de 100 a 400 mg cada 24 horas.
En algunas enfermedades (véase Riñón; Calcinosis) aumenta patológicamente la calciuria (hipercalciuria idiopática, hiperuricosuria, hiperparatiroidismo, hiperoxaluria) formándose depósitos cálcicos (urolitiasis). Éstos producen cólicos nefríticos que precisan de analgesia intensa, a veces litotricia e incluso cirugía y a largo plazo dan lugar a insuficiencia renal. 

 

viernes, 1 de abril de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares