Hermafroditismo










El asombroso Hermafroditismo

Hermafroditismo, en biología, presencia en un ser vivo, planta o animal, de gónadas masculinas y femeninas u órganos que producen células sexuales. Este término procede de la leyenda de Hermafrodito.
El hermafroditismo está presente en la gran mayoría de las plantas con flores: las plantas monoclíneas tienen flores hermafroditas, o verdaderas, cada una de las cuales posee elementos masculinos y femeninos (estambres y carpelos); las monoicas tienen, al mismo tiempo en la misma planta, flores que contienen sólo elementos masculinos y otras que poseen exclusivamente elementos femeninos. Sólo algunas plantas con flores son dioicas, es decir, tienen los órganos femeninos y los masculinos en plantas diferentes. La mayoría de las plantas hermafroditas producen los elementos masculinos y femeninos en momentos distintos de modo que se asegure la polinización cruzada, algunas, como las violetas y la hierba del asno, suelen polinizarse a sí mismas.
El hermafroditismo existe en muchos animales invertebrados, en las lampreas y en los tunicados, y en la perca marina americana del género Serranus. Y en ocasiones, en otros peces, en ranas, en sapos y, entre los anfibios, en ciertos tritones. Los animales hermafroditas rara vez se autofecundan; en la mayoría de los casos el espermatozoide y el óvulo maduran en momentos distintos (hermafroditismo sucesivo), o bien la localización de los órganos externos masculinos y femeninos impide la autofecundación. En los invertebrados es habitual el hermafroditismo entre las esponjas, los cnidarios, algunos moluscos y las lombrices de tierra. Los gusanos planos tienen gónadas masculinas y femeninas en cada segmento y con regularidad se fecundan ellos mismos.
El hermafroditismo verdadero es raro en los animales superiores. En ocasiones pueden observarse animales que se denominan hermafroditas, que parecen formas intermedias entre machos y hembras, aunque por lo general son estériles y en caso de no serlo no producen huevos ni espermatozoides fértiles. Con frecuencia estos organismos se denominan intersexuales o formas sexuales intermedias; se ha observado que en la mosca de la fruta estas formas intersexuales son el resultado de la herencia de una proporción anómala entre cromosomas Y masculinos y cromosomas X femeninos (véase Genética). En el hombre, el pseudohermafroditismo, está ligado a una alteración funcional de las glándulas endocrinas, en especial de la hipófisis o de las glándulas adrenales, y en estos casos no poseen dos tipos de órganos sexuales funcionantes. Debido a la homología entre órganos sexuales masculinos y femeninos, puede ser difícil establecer si una persona hermafrodita es una mujer con un desarrollo excesivo del clítoris, o un varón con un pene poco desarrollado, un escroto hendido, o una criptorquidia. En los últimos años muchas personas han recibido tratamiento quirúrgico u hormonal para modificar sus caracteres sexuales no funcionales de modo que prevalezca el sexo de aquellos que son activos.


jueves, 4 de octubre de 2012

No hay comentarios :

Entradas populares