Espíritu Santo









Espíritu Santo, en la fe cristiana, la tercera persona de la Trinidad, siendo las otras Dios Padre y Dios Hijo. En el Nuevo Testamento Jesucristo se refiere al Espíritu Santo como 'el Consolador... que mi Padre enviará en mi nombre' (Jn. 14,26).
Con lentitud se fue elaborando una teología del Espíritu Santo, sobre todo en respuesta a las polémicas sobre la relación de Jesucristo con Dios Padre. En el año 325, el Concilio de Nicea condenó como herejía la doctrina arriana, según la cual el Hijo era una criatura que no era igual al Padre ni coeterna con él. En el año 381 el Concilio de Constantinopla condenó la prolongación lógica de esa opinión, que el Espíritu Santo había sido creado por el Hijo. El concilio declaró: 'Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre. Junto con el Padre y el Hijo recibe adoración y gloria'. Posteriores declaraciones sólo introdujeron un cambio doctrinal importante, el añadido en el siglo IX de filioque al credo de Constantinopla. Ese añadido, que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, ha sido fuente de discordia desde entonces entre la cristiandad oriental y la occidental.
El Espíritu Santo es representado en las Sagradas Escrituras por medio de símbolos: la paloma (Mc. 1,10), simbolizando paz y reconciliación; un torbellino (He. 2) que simboliza la fuerza, y lenguas de fuego (He. 2) en representación del éxtasis de los creyentes. El Espíritu Santo es considerado el santificador, que dirige y guía a la Iglesia y a sus miembros.

viernes, 1 de octubre de 2010

No hay comentarios :

Entradas populares