Los asombrosos Gasterópodo









Caracol
En algunos grupos de caracoles la concha gira a la izquierda (levógira) y en otros a la derecha (dextrógira). Hay grupos con representantes de ambos tipos. La cubierta ofrece protección contra los depredadores y los rigores del medio ambiente. Cuando se sienten amenazados, retraen el cuerpo a su interior. Una pequeña estructura circular, el opérculo, cierra la abertura de forma hermética, lo que les protege de los depredadores y les permite conservar la humedad.

Gasterópodo, nombre común que recibe cualquier molusco perteneciente a la clase Gastropoda, que incluye a los caracoles y a las babosas o limacos. Los gasterópodos (del griego, gaster, 'estómago'; podo, 'pie') suelen caracterizarse por su cubierta única y su cuerpo asimétrico. Forman la segunda clase en tamaño del reino Animal, sólo superada por los insectos. La estimación más reciente del número de especies conocidas es de unas 40.000 especies vivas, revisión a la baja de una previa que ascendía a unas 80.000, y unas 15.000 especies fósiles.

Lapa
Esta lapa es común en aguas templadas. Las lapas son gasterópodos marinos de una sola valva que viven en las costas de todo el mundo. La mayoría se adhiere a las rocas y se alimenta de algas. Algunas especies son comestibles y otras se usan como cebo de pesca.


Los gasterópodos varían considerablemente en cuanto a forma, tamaño y hábitats en los que viven. Las especies más pequeñas son casi invisibles a simple vista, mientras que la más grande, una babosa marina, llega a pesar hasta 13 kg. Desde el punto de vista evolutivo, son animales de éxito; son frecuentes en la mayoría de los hábitats marinos y de agua dulce y son los únicos moluscos capaces de prosperar en tierra firme. Las tres subclases de gasterópodos son Prosobranquios, Opistobranquios y Pulmonados, que se describen más abajo.
2
ESTRUCTURA CORPORAL

Torsión en los gasterópodos
A lo largo de la evolución, los moluscos gasterópodos han sufrido una torsión progresiva de toda la masa visceral, que los ha llevado, a partir de una condición ancestral de simetría bilateral, con branquias y ano abiertos en la zona posterior, a la actual condición asimétrica, con ano y branquias abiertos en la zona anterior. La hipótesis más probable es que la torsión fuera necesaria para equilibrar el peso de la masa visceral, cuyo centro de gravedad se estaba desplazando al adquirir la concha su forma espiral. Ese último fenómeno (el proceso evolutivo que ha llevado a la concha de los gasterópodos a asumir su típica forma en espiral) se habría producido de forma independiente a la torsión visceral.

Los antecesores de los gasterópodos presentaban simetría bilateral —es decir, su lado derecho y su lado izquierdo eran similares—. No obstante, evolucionaron, haciéndose asimétricos, lo que ocurrió por dos procesos. El primero de ellos fue una torsión del cuerpo. Originalmente las branquias y el ano de los gasterópodos se encontraban en el extremo distal del cuerpo. No obstante, la mitad izquierda del mismo empezó a aumentar de tamaño relativo y la parte superior del cuerpo (incluida la cubierta) giró, de modo que las branquias y el ano quedaron por encima de la cabeza. El cambio pudo producirse para proteger la cabeza o para facilitar el equilibrio de la cubierta.
El segundo proceso que llevó a la asimetría fue el desarrollo de una cubierta enrollada, que suele describir una espiral dextrógira o levógira. La dirección del arrollamiento o giro helicoidal de la concha o cubierta está determinada genéticamente. No todas las cubiertas se ajustan a este patrón; algunas tienen forma de gorra, con poco o ningún arrollamiento. Este tipo de caracoles, llamados lapas, pueden adherirse a las rocas con su ancho pie. Con todo, cuando la cubierta es profunda, suele ser helicoidal, y el caracol puede arrastrarse de un lado a otro. Si necesita protección, puede retirarse a su interior y cerrar su abertura con una placa córnea, llamada opérculo, que lleva en el pie. En las babosas puede apreciarse otro proceso, en el que las cubiertas se han perdido o están reducidas. Las babosas jóvenes suelen tenerlas bien desarrolladas, pero las pierden o se conservan de forma vestigial en el adulto. Tanto los caracoles como las babosas se arrastran mediante ondas de contracción muscular del pie único; no obstante, algunos pueden nadar.

Gasterópodo
El desarrollo de una cubierta helicoidal y el proceso de torsión o curvatura del cuerpo hizo que los gasterópodos evolucionaran en su estructura de simetría bilateral a la de asimetría corporal. El diagrama muestra la anatomía interna general de un gasterópodo.

En los gasterópodos ancestrales había una cavidad del manto, con dos branquias y diversas aberturas corporales, por encima de la cabeza. En los caracoles terrestres y algunas otras especies las branquias han desaparecido o están reducidas, y la cavidad del manto se ha transformado en un pulmón. En la mayoría de los gasterópodos la cabeza suele llevar ojos y tentáculos. Los animales ven y olfatean más o menos bien. La boca suele estar equipada con una lengua parecida a una escofina llamada rádula, presente también en otros moluscos. Aunque casi siempre se usa para raer la comida, la rádula puede experimentar considerables modificaciones. En las especies del género Conus (véase Cono) la rádula está modificada para la captura de las presas. Presentan dientes radulares con un veneno muy tóxico que utilizan a modo de dardos para lanzarlos sobre su presa, infligiendo, a veces, heridas muy peligrosas. El taladrador de ostras (Urosalpinx cinerea) utiliza la rádula para taladrar agujeros en la concha de las ostras de las que se alimenta.
El sistema digestivo de un gasterópodo es un tubo enrollado con varias glándulas y, en ocasiones, una molleja. Los sistemas nervioso, circulatorio y reproductor están bien desarrollados.
3
CICLO VITAL
Los gasterópodos primitivos tienen sexos separados y se reproducen descargando sus óvulos en el agua, donde son fecundados por los espermatozoides. Las larvas jóvenes nadan arriba y abajo (larvas trocóforas y velígeras), luego se fijan y terminan su desarrollo. En los gasterópodos más evolucionados, la fecundación es interna, con producción de cubiertas que protegen a los huevos y a las crías. El joven normalmente emerge como una larva velígera o pasa esta fase de larva dentro de la cubierta y emerge luego como un caracol joven. En algunos casos, la hembra guarda los huevos en su interior; son especies ovovivíparas.
En las subclases más modificadas, Opistobranquios y Pulmonados, los animales son casi siempre hermafroditas (tienen órganos reproductores tanto masculinos como femeninos). Esto les permite aparearse con cualquier animal maduro de su misma especie. En algunos Pulmonados es común la capacidad de autofecundarse, y unas cuantas especies pueden reproducirse sin que sus huevos sean fecundados.
4
ECOLOGÍA E IMPORTANCIA
Caracola escorpión
Las proyecciones espiculares de la concha de esta caracola impiden que sea transportada por la corriente mientras se arrastra sobre la arena. Las caracolas, apreciadas por su belleza, pueden usarse también para hacer porcelana y cal.

Los gasterópodos, abundantes y diversos, son una parte importante de la cadena trófica, ya sea como herbívoros, como carnívoros o como omnívoros. Algunos son parásitos, y muchos se especializan alimentándose de materiales difíciles de comer o poco digeribles. También son presa de gran número de animales. Entre los gasterópodos más apreciados como alimento por los seres humanos destacan la oreja de mar, otros caracoles marinos como la caracola y el bígaro, y caracoles terrestres de diversos tipos. La oreja de mar es explotada comercialmente y en actividades deportivas.
Unos pocos gasterópodos son dañinos. Ciertos caracoles y babosas dañan las cosechas y las plantas de jardín, y otros son plagas de los viveros de ostras. En algunas partes del mundo, los caracoles de agua dulce albergan duelas de la sangre, unos gusanos que producen graves enfermedades en el ser humano.
Clasificación científica: los primeros gasterópodos aparecieron a comienzos del cámbrico, hace unos 570 millones de años. Los gasterópodos vivos más primitivos pertenecen a la subclase Prosobranquios (Prosobranchia) y son sobre todo marinos, con unas pocas especies de agua dulce y terrestres. Tienen 2 tentáculos y sexos separados. Se dividen en tres órdenes: Archaeogastropoda (especies arcaicas como la oreja de mar y la lapa), Mesogastropoda (especies evolucionadas como los bígaros o litorinas) y Neogastropoda (especies como el buccino).

Oreja de mar verde de California
Los orificios de la cubierta son naturales y permiten que el agua de la que el animal extrae su alimento circule con entera libertad. La forma de oreja de la cubierta es hidrodinámica y le permite moverse con mínima resistencia en su hábitat de aguas poco profundas.

La subclase Opistobranquios (Opisthobranchia) es casi por completo marina. La cubierta tiende a ser reducida o falta, y la branquia y el ano se trasladan a la parte posterior del cuerpo. Tienen dos pares de tentáculos y todos son monoicos. Se clasifican en nueve o más órdenes, pero se suelen agrupar en dos grupos: los tectibranquios, que tienen cubierta y branquia (liebres de mar y mariposas de mar); y los nudibranquios, que carecen de cubierta y no tienen verdadera branquia (babosas marinas).
En la subclase Pulmonados (Pulmonata) la cavidad del manto se convierte en un pulmón y desaparece el opérculo. Son hermafroditas. El grupo tiene pocas formas marinas. Las especies acuáticas tienen 2 tentáculos mientras que las especies terrestres tienen 4. La mayoría de los caracoles y babosas terrestres pertenecen al orden Stylommatophora, y la mayoría de los caracoles de agua dulce al orden Basommatophora.


martes, 30 de noviembre de 2010

No hay comentarios :

Entradas populares