Los increíbles ya sombrosos Cefalópodos









Anatomía interna del calamar
El calamar, cefalópodo representativo, exhibe ciertas variaciones respecto a la estructura corporal de los moluscos. Los tentáculos con ventosas están especializados para llevar los alimentos hasta la mandíbula del animal en forma de pico. Otra adaptación es el manto. Muy musculoso, emite agua a presión a través del sifón tubular para impulsar a gran velocidad al animal. Tal vez la diferencia más notable sea la pluma o concha interna, reducida en comparación a la de otros moluscos y que está ausente en el pulpo.


Sepia
La sepia es un molusco cefalópodo de aguas abiertas que nada ondulando su aleta marginal. Se alimenta de peces e invertebrados y desde el punto de vista comercial es importante en muchas partes del mundo. Un soporte de carbonato de calcio que hay en el interior de su cuerpo, la pluma, se usa como agente de pulimento y como fuente de calcio y sales para aves cautivas y otros animales.
G.I. Bernard/Oxford Scientific Films

Cefalópodo, nombre común de ciertos moluscos marinos, depredadores activos, que forman la clase Cephalopoda a la que pertenecen el calamar, el pulpo y el nautilo. La palabra cefalópodo significa ‘pies en la cabeza’, y estos animales reciben tal nombre porque sus tentáculos rodean la boca. Son animales avanzados en términos de estructura y fisiología, y la complejidad de su comportamiento es equivalente a la de los peces. Desde el punto de vista ecológico son animales con éxito, y se encuentran entre los depredadores más comunes del mar; a su vez, son presa de otros muchos animales, incluidos los seres humanos. El calamar gigante, que puede pesar hasta 2.000 kg, es el mayor de los invertebrados. Se conocen unas 650 especies de cefalópodos.
La clase es muy antigua; hizo su primera aparición en el registro fósil en el cámbrico. Los cefalópodos primitivos, como otros moluscos, tenían envolturas externas de gran tamaño, las cuales fueron haciéndose más pequeñas a la vez que el animal se hacía más rápido y activo. El cefalópodo primitivo superviviente, el nautilo, conserva muchos rasgos arcaicos, como una cubierta externa con cámaras llenas de aire que contribuyen a su flotación. La parte delantera del cuerpo sobresale de la abertura de la cubierta y lleva abundantes tentáculos desprovistos de ventosas. Detrás de la cabeza se encuentra la cavidad del manto, con cuatro branquias, y la boca presenta un ‘pico’ afilado.
El calamar y la sepia son ejemplos de cefalópodos avanzados, en los que la envoltura es reducida y está cubierta de tejido; el calamar tiene una cubierta córnea interna delgada llamada pluma. La cavidad del manto, con sus dos branquias, está rodeada de músculos y esto le permite una propulsión a reacción mucho más eficaz, a la que contribuyen sus aletas. El calamar tiene diez tentáculos con ventosas, de los cuales un par es más largo que los demás. Sus ojos tienen una estructura comparable a la del ojo humano, y el cerebro y el sistema nervioso son bastante complejos. El pulpo y especies afines están aún más modificados. La envoltura ha desaparecido por completo y el animal tiene sólo ocho tentáculos. La mayoría de los pulpos vive en el fondo del mar y unos pocos alcanzan gran tamaño.
En los cefalópodos la digestión es rápida, y los sistemas circulatorio y reproductor son complejos. Básicamente, estos animales eluden a sus depredadores por medio de la huida o la ocultación, pueden cambiar de color para camuflarse, y algunos de ellos emiten una secreción negra, llamada tinta, para confundir a sus enemigos. Tienen sexos separados; algunas especies realizan complejos rituales de apareamiento. Los embriones de cefalópodo se desarrollan a partir de masas de huevos, que a menudo se encuentran al cuidado de la hembra.
Clasificación científica: los cefalópodos constituyen en sí la clase Cephalopoda que se divide en 3 subclases. La subclase Nautiloideos (Nautiloidea), a la que pertenecen el nautilo y varias formas fósiles, incluye especies con 4 branquias; la subclase Ammonoideos (Ammonoidea), incluye a los amonites, que se extinguieron a finales del cretácico (según otra clasificación, estas dos subclases están agrupadas en una única subclase: Tetrabranchia); y la subclase Coleoideos (Coleoidea), en la que se incluyen especies con dos branquias. A esta subclase pertenecen los órdenes Sepioideos (Sepioidea), que engloba a sepias y especies afines; Teutoideos (Teuthoidea), al que pertenecen los calamares; Vampiromorfos (Vampyromorpha), que incluye a los pulpos vampiro; y el orden Octópodos (Octopoda) formado por los pulpos.


martes, 30 de noviembre de 2010

No hay comentarios :

Entradas populares