Avispa









Avispa
Avispa, nombre común de cualquiera de los aproximadamente 25.000 insectos que exhiben fases vitales bien definidas separadas entre sí por una metamorfosis clara. El adulto tiene una delgada cintura entre el primero y el segundo segmento abdominales. Unas 16.000 especies de avispas son parásitas y se alimentan de otros insectos o arañas, o de sus huevos.
2
CARACTERÍSTICAS
Avispa
La avispa icneumónida parasita a otros insectos poniendo huevos en sus larvas. Las avispas las devoran mientras se desarrollan; con ello eliminan a menudo plagas dañinas para el ser humano. La hembra de esta especie atraviesa la corteza con su largo ovopositor, y deposita un huevo en la larva de la avispa gigante de la madera.

Hay muchas variedades de avispas, con hábitos y características estructurales diversos. Pueden dividirse en avispas sociales y avispas solitarias. Entre las primeras están los avispones, la avispa de pintas o manchas amarillas y las grandes avispas de color caoba conocidas como avispas del papel; viven en colonias formadas por machos, hembras y trabajadoras estériles. Entre las avispas solitarias no hay trabajadoras; construyen nidos individuales.
El tamaño de las avispas varía mucho de una especie a otra. Algunas de las parásitas son tan diminutas que pueden desarrollarse varias de ellas en el interior de un pequeño huevo de insecto. Otras especies alcanzan una longitud corporal de unos 5 cm. La avispas hembra y las trabajadoras poseen un aguijón que emplean para atacar a sus presas o para protegerse de los agresores. El veneno de las avispas contiene histamina y un factor que disuelve los glóbulos rojos de la sangre. La picadura de la avispa puede ser fatal para las personas sensibles a ella. La inmunización puede lograrse por medio de inyecciones de extractos de antígenos. Véase Alergia.
Aunque, por lo general, las avispas adultas son carnívoras, algunas comen también materia vegetal, por ejemplo, fruta muy madura. Como norma, las avispas jóvenes son alimentadas sólo con otros insectos o restos de insectos. Varias especies tienen importancia económica, ya que se encuentran entre los polinizadores de los cultivos comerciales y porque algunas se alimentan de orugas destructivas. Una especie nativa de África actúa como depredadora de los huevos del escarabajo Hércules, un insecto que causa inmensos daños en las regiones en las que se cultiva el coco. Muchas variedades parásitas, que ponen sus huevos en el cuerpo o en los huevos de su huésped, son útiles para el control de algunas plagas dañinas, como las del pulgón, la polilla del manzano y la polilla del algodón.
3
HÁBITOS DE ANIDACIÓN
Construcción del nido en las avispas
Una sola avispa emprende la construcción de un nido, que puede llegar a alojar más de 500 adultos. La reina pone cuatro o cinco huevos en un pequeño panal protegido por varias capas de material similar al papel (arriba, izquierda). Cuando se abren los huevos, busca orugas para alimentar a las larvas y fibra de madera que, masticada e insalivada, usa para formar nuevas capas para el nido. El proceso es preciso: la reina (abajo, izquierda) mide el nido con sus antenas. Atendidas por ella, las larvas se vuelven pupas y emergen de sus celdas como obreras. Su tarea es continuar la construcción del nido, dejando a la reina libre para poner huevos. A finales del verano (abajo derecha), el nido contiene machos, trabajadoras y una serie de nuevas reinas. En primavera, éstas crean sus propios nidos.

Las avispas sociales construyen nidos, o avisperos, de una sustancia semejante al papel, fabricados con fibras masticadas. Los nidos de las avispas de motas amarillas y de los avispones se componen de varias capas de celdas envueltas en una cubierta externa de forma globular. Las avispas del papel construyen nidos abiertos y planos con un único panal. La construcción inicial del nido corre a cargo de la reina, que es la única que sobrevive al invierno. Los primeros huevos se transforman en obreras, que continúan la construcción del nido y se hacen cargo del cuidado de las crías. En el transcurso de una estación, un nido de avispas del papel puede alcanzar los 20 cm de diámetro y alojar varios cientos de avispas. Las comunidades de avispas de motas amarillas pueden contar con varios miles de miembros.
Los hábitos de anidación de las avispas solitarias son muy variados. Las avispas alfareras construyen nidos de arcilla en forma de ánfora sujetos a una rama de un árbol. Otras construyen celdas de barro en lugares recogidos; la avispa excavadora se entierra en el suelo y a veces en la madera en descomposición. Las avispas solitarias suelen abastecer sus nidos con arañas, orugas o moscas a las que han paralizado picándolas en los centros nerviosos, dejándolas indefensas. Así las avispas jóvenes disponen de alimento fresco. La avispa excavadora emplea guijarros para cerrar la entrada de su madriguera.
Clasificación científica: las avispas pertenecen al orden Hymenoptera.


sábado, 4 de diciembre de 2010

No hay comentarios :

Entradas populares