El asombroso camuflaje de los animales









MODESTIA NATURAL
Supervivencia por el camuflaje ... o el susto


LAS leyes de la naturaleza exigen a toda criatura ciertos medios protectores que le permitan sobrevivir. Unos seres han desarrollado terribles armas defensivas y otros se valen de ingeniosos disfraces para pasar desapercibidos.

Los insectos constituyen el principal alimento de muchos depredadores, y esta amenaza les ha hecho particularmente hábiles en el arte del disfraz. Hojas y ramas de bosques y selvas no son siempre lo que parecen: los insectos palo se confunden con ramitas; ciertos grillos arbóreos, con hongos; los saltamontes con espinas, y los insectos
hoja se balancean en las ramas como si formaran parte de! follaje mecido por e! viento.



La mariposa de la oruga esfinge consigue hacer algo aún más sorprendente. Al verse amenazada, contrae las patas y se enrolla sobre sí misma, dejando ver un par de ojos «falsos» que la asemejan totalmente a la mortífera víbora de! pozo o crótalo. El escarabajo bombardero es un insecto que se defiende de manera tan espectacular como peligrosa. Arroja ruidosamente un chorro de líquido, compuesto de pexido de hidrógeno y quinolina, a todo posible atacante. La variedad europea es más bien pequeña, pero su congénere de la India alcanza cinco centímetros de longitud y su temible chorro puede producir al hombre un fuerte dolor si le alcanza en los ojos.



ESPECTRO. Los insectos palo son casi indistinguibles, por la forma y el color, de los tallos de las plantas donde se posan.








INMOVIL. La mantis religiosa espera inmóvil, camuflada entre el ramaje y dispuesta a caer sobre sus ctimas.








MECIENDOSE EN EL VIENTO. Los insectos hoja no sólo semejan parte del follaje por su color y nervadura, sino que balancean sus cuerpos como si temblaran al soplo del viento.

viernes, 18 de febrero de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares