¿Existieron los gigantes?










 La existencia de los gigantes   ha colmado la imaginación de los hombres, la mitología, la religión,  las leyendas y la literatura dan clara muestras del interés por estos seres cuya talla rebasa la del común de los mortales. La biblia refiere gigantes como Goliat, vencido de certera pedrada por David. Los gigantes generalmente son los malos, los enemigos de Dios o de la humanidad y son capaces de devorar crudos a los seres humanos.
En la mitología encontramos  gigantes de tamaño descomunal como los titanes,  enormes seres capaces de escalar el cielo usando las  montañas como escaleras; los cíclopes, son otras de las criaturas  gigantescas, devoradoras de hombres; un solo ojo adornaba la frente de estos gigantes  primitivos, devoradores de hombres. Ulises usando su argucia ciega a Polifemo, un ciclope que se alimentaba devorando a sus  hombres, tras emborracharlo le pincha el ojo con una pica ardiendo logrando escapar del cautiverio.
El mundo de la fábula y la literatura está llena de gigantes famosos,  como es el caso de Jack y las habichuelas mágicas,  Gulliver también tuvo que vérselas con gigantes en uno de sus viajes; El gigante egoísta de Oscar Wilde y muchos más que observan comportamientos malvados y nombres feroces.
El gigante  es el ser malvado  al que debemos de temer, es la connotación que se le ha dado a través de la historia.
La vida misma y la propia naturaleza es la inspiración que desborda  en los seres míticos que hemos nombrado; si existieron enormes animales antediluvianos, cuyos fósiles se muestran abundantemente, es lógico suponer la existencia de hombres gigantescos que lograron construcciones de la misma índole descomunal como las pirámides de Egipto.
En la vida real existen los gigantes, también enormes seres humanos que sufren de gigantismo ante la excesiva producción de la hormona del crecimiento. Muchos de estos gigantes mueren prematuramente, víctimas de su gran tamaño o de tumores en la cabeza que afectan la hipófisis.
Existen gigantes bastante sanos, como es el caso de Manute Bol de Sudán, juega en la NBA y mide 2.31 metros.
Robert Pershing Wadlow, gigantesco inglés de talla descomunal, medía  2.72 metros.
Vikas Uppal. nacido en India Mide 2.51 metros.
Sultan Kosen, nacido en Turquía Mide 2,47 metros.
Felipe Birriel, nacido en Puerto Rico Mide 2.41  metros.
Bao Bishunn, nacido en Mongolia Mide 2.36 metros.
Shaquille O'Neal, nacido en Estados Unidos Mide 2,16 metros.
The Great Khali, nacido en India Mide 2.21 metros.
Como podemos ver, existen  gigantes que apenas se sostienen en pie y existen los gigantes que son verdaderos atletas, portentos de fuerza y energía.
La explicación que puede sonar como lógica, es la de que, los gigantes que enferman jóvenes y viven poco, deben su gigantismo a desordenes hormonales producto de enfermedades, su talla es superior, llegando a rebasar los 2.50 metros.
En cambio los gigantes atletas, de constitución sólida y de organismo sano, el incremento de su talla se deben  a la herencia, genética y raza.










martes, 23 de septiembre de 2014

No hay comentarios :

Entradas populares