Nieve Joyas caídas del cielo









Sobre la tierra han caído billones y billones de cristales de nieve. Cada uno es una forma perfecta y única, jamás se han hallado dos formas  iguales. Se han formado por cristalización  en formas geométricas  del vapor contenido  en la atmósfera. Su aspecto depende de la temperatura del aire.
En las grandes y frías altitudes, donde el vapor de agua es escaso, los cristales semejan agujas   y  bastoncitos. Las formas  más complejas y bellas provienen de altitudes inferiores  y templadas  donde abunda el vapor de agua.

Cómo se forman los copos de nieve
Los copos de nieve se forman por agrupación  y leve fusión  de los cristales en zonas poco elevadas  de la atmósfera, con temperatura benigna.
Desde el suelo  la nieve sabe expresarnos un sutil comentario acerca de su propia temperatura. En otras palabras puede conocerse la temperatura a aproximada  de la nieve   por el sonido que emite al ser pisada.

La voz del granizo
Un crujido profundo significa que la temperatura  apenas  se halla bajo cero. A -5 grados  el tono sube  y la nieve cruje con mayor agudeza. A -15 grados centígrados el sonido es penetrante y molesto  como las notas más agudas de un violín mal pulsado.
Si la helada es aún mayor, el sonido recuerda el que produce un cuchillo rayando un plato.
El granizo  se forma  al modo de la nieve. El agua se solidifica  en torno a un cristal de hielo que actúa como núcleo  de la piedra de granizo. Por  efectos de las corrientes de aire, los granizos más pequeños  pueden pasar  repetidas veces por zonas frías  de la atmósfera. De este modo va creciendo en capas sucesivas  como las de una cebolla. El granizo cae, cuando su peso es excesivo para ser soportado por el aire.
Extraño accidente.
En 1930, cinco pilotos alemanes que volaban en un planeador, tuvieron que arrojarse en paracaídas al verse arrastrados al interior de una nube  tormentosa sobre las Montañas Rhon. Elevados por fuertes corrientes de vapor de bajísima temperatura, los hombres se convirtieron en núcleos  de enormes granizos. Al fin cayeron envueltos en capas de hielo. Sólo uno de los pilotos, Guy Murchie, sobrevivió, amortiguo su caída el hielo que se acumuló en torno a su cuerpo, misma circunstancia que privó de la vida a sus compañeros.

Tormentas de granizos letales
Las tormentas de granizo, pueden dañar de tal modo las cosechas, que los agricultores italianos, gastan 50,000 cohetes en su periódica ofensiva  contra las nubes. Con ello dispersan las bolsas de aire frio  e impiden la formación  de las piedras de hielo.
En Barton, en el condado  de Lincoln, de Gran Bretaña, se alza un monumento que conmemora  una fuerte y  memorable tormenta de granizos, acaecida el 3 el 3 de julio  de 1883.
La inscripción dice:
“en memoria de la gran granizada de Barton, 3 de julio  de 1883, de 10:30 a 11 de la noche. Cayeron piedras  de 13 centímetros  de longitud y 8 de anchura y 10 de profundidad. Su peso era de 100 gramos, rompiendo 15 toneladas de cristales”
El monumento se levantó con ladrillos  de cemento que estaban fraguando  cuando cayó la granizada. Muestran por tanto, las huellas de los impactos.
En 1921, en Silver Lake (Colorado), los Estados Unidos conocieron la peor tormenta de su historia. En 27 horas la altura  de la nieve alcanzó 2,20 metros. La mayor nevada que recuerda Gran Bretaña se produjo en el invierno de 1947. La nieve llegó a la cota de 1,52 metros  en Upper Teesdaley Denbighshire.

lunes, 16 de agosto de 2010

No hay comentarios :

Entradas populares