El maravilloso monte Etna









Etna
Con una altitud de 3.323 m, el Etna es el volcán activo más alto de Europa. Con forma de cono truncado, presenta en sus laderas más de trescientos cráteres y pequeños conos volcánicos formados a causa de las numerosas erupciones y lavas expulsadas a los largo de los siglos. Entre las erupciones más famosas que se recuerdan están las de 1669 y 1928, especialmente catastróficas para las poblaciones situadas en las laderas del volcán y por la ciudad de Catania.


Etna (antiguo Aetna), volcán del sur de Italia situado en la costa oriental de Sicilia. El monte Etna, el volcán activo de mayor elevación de Europa, ocupa un área de unos 1.605 km2, y su altitud, modificada por el tiempo, era de 3.323 m a principios de la década de 1990.
La montaña tiene forma de inmenso cono, pero numerosas fisuras y unos 250 conos menores rompen la regularidad de su perfil. El valle del Bove, un abismo de 4,8 km de ancho, situado en el flanco oriental de la montaña, es el cráter original, pero el centro del volcán se ha desplazado para formar el actual cráter en la cima. Las laderas de la montaña se dividen en tres zonas con diferente vegetación: la zona fértil cultivada, a unos 915 m de altitud; la zona arbolada, y la zona desértica, a partir de los 1.920 m y cuyos picos más elevados están cubiertos de nieve casi todo el año. La zona de cultivos está densamente poblada. Posee numerosos pueblos, y las principales ciudades son Catania, Acireale y Nicolosi. Desde Catania, la principal estación de la vía férrea circular, sale una carretera que llega hasta los 1.881 m, donde conecta con un teleférico que alcanza los 2.915 m de altitud.
La primera erupción del Etna data del siglo XVIII a.C., aunque los estudios geológicos demuestran que el volcán entró en erupción aun antes de esta fecha. Desde entonces, se han registrado numerosas erupciones. Las más desastrosas fueron la del año 1169 d.C., en la que la ciudad de Catania quedó destruida y murieron 15.000 personas, y la de 1669, en la que fallecieron 20.000. En 1928 dos pueblos quedaron enterrados por un torrente de lava, y en 1947 se reanudó la actividad volcánica, lo que provocó la formación de dos nuevos cráteres. En las últimas décadas también se han registrado erupciones; la más reciente tuvo lugar en octubre de 2002.


jueves, 10 de febrero de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares