EL Ebola










El ebola se ha presentado como una enfermedad  terrible, azote de nuestros tiempos modernos, contra el ebola no hay  vacunas ni tratamientos que puedan prevenirla o curarla. A  pesar de los avances médicos y de las maravillas de las computadoras, todavía existen enfermedades epidémicas que causan miedo y muerte como en la edad media.

El ebola es la peste moderna que ha venido a recordarnos lo frágil de la constitución humana y que en ocasiones debemos encomendarnos a Dios y pedirle ayuda contra una mal que amenaza con desbordarse por el mundo.
En la edad antigua las pestes eran contenidas por las mismas fronteras geográficas, el mundo era tan grande que   el trasladarse a otros lugares y continentes resultaba prácticamente  imposible. Un enfermo de peste no llegaba muy lejos, los tiempos de traslado no se lo permitían, el barco se convertía en su tumba, junto con la de los demás pasajeros.

Ahora, una persona infectada, en cosa de horas atraviesa los océanos y llega a su destino antes de presentar síntomas de la enfermedad, dejando a su paso una estela de contagiados, en este caso la misma  tecnología es enemiga del hombre y ayuda a trasladar el contagio por todo el mundo.
En estos momentos, Un brote «sin precedentes» se extiende por Guinea, Sierra Leona, Liberia y Nigeria. Se han registrado al menos 2.600 muertes y 5.335 casos, la tasa de mortalidad de los contagiados es del 90%, las autoridades mundiales de salud temen que la epidemia se extienda a otras partes del mundo.

El virus del Ébola causa fiebre hemorrágica viral, afectando múltiples sistemas de los órganos del cuerpo humano. Los primeros síntomas son fiebre y debilidad, nauseas, dolor de cabeza,  muscular y de garganta, poco después llega el vómito, diarrea, se afectan los riñones y el hígado, sangrado interno y externo. Los fluidos de los enfermos  son altamente contagiosos, afectando a seres humanos como mamíferos. El origen de esta enfermedad proviene de murciélagos y chimpancés de África. Esta enfermedad surgida en el 2013 está fuera de control según lo dicho por médicos sin fronteras y su propagación se está acelerando.

Imagínense un brote de  en  américa del sur, donde hay condiciones  de pobreza  y alta marginación, miles de migrantes rumbo a Estados Unidos. Recemos por que el brote  pueda ser contenido antes de que se den caso en otros países.


martes, 23 de septiembre de 2014

LOS HOMBRES MÁS FUERTES DEL MUNDO










 La Biblia no dice que el hombre más fuerte jamás nacido fue Sansón, capaz de matar mil filisteos con una quijada de burro y derribar los pilares romanos,  pero a pesar de todo lo dicho anteriormente, este fortachón fue vencido por una damisela llamada Dalila. Su poderosa fuerza radicaba en la larga cabellera,  Dalila lo rapa y los filisteos lo ciegan  y esclavizan como escarmiento.

Los filisteos cometieron el error de no raparlo mes con mes y a Sansón le volvió a crecer la cabellera, encadenado en dos pilares romanos  los derribó aplastando a sus enemigos y muriendo con ellos.

Los hombres y las mujeres admiran la fuerza mucho más que cualquier talento, un hombre de gran fuerza física  es atractivo a los ojos de cualquiera. Por eso historias y leyendas de hombres poderosos se encuentran en cualquier civilización.

La mitología Griega refiere a Hércules como el hombre de mayor  fuerza jamás nacido, de acuerdo a la mitología Griega Hércules era inmensamente fuerte; recién nacido dos serpientes lo atacan, pero él las mata con sus propias manos. Es el matador de monstruos por excelencia. Entre sus hazañas se cuenta la de matar al león de Nemea, a la hidra de Lerma, captura al jabalí de Erimanto, matar a los pájaros de Entífalo, capturar al toro de Creta y al Cerbero  entre otras hazañas. Pero igualmente este famoso fortachón es matado por otra mujer, su propia mujer de nombre Deyanira,  envenenándolo con sangre de centauro contaminado con veneno de la hidra  de Lerma. Hércules era tan preferido por los dioses que estos deciden hacerlo inmortal.

La historia moderna nos refiere  hombres con tanto poder que son capaces de destruir la Tierra. Superman,  el hombre de acero; héroe de los comic, un extraterrestre de grandes poderes, en un tiempo llegamos a considerar que no podía existir quien superara su fuerza.  Después llega Hulk, científico contaminado con radiación gama que lo transforma en un monstruo verde de fuerza inconmensurable que aumenta con su furia. En los últimos tiempos tenemos a Goku y sus amigos, este héroe entre comilla es capaz de sacar a la Tierra  de su eje de un escupitajo.

Por último tenemos a los terrenos, hombres mortales comunes y corrientes que nacen o se hacen muy fuertes a base de esteroides y mucho ejercicio.  Estas bolas de músculos son capaces de levantar más de media tonelada, no siempre los más fuertes son los de corpachón estético, a veces los hombres muy fuertes no son muy simétricos y cuentan con un cuello taurino  y voluminoso  pecho.




¿Existieron los gigantes?










 La existencia de los gigantes   ha colmado la imaginación de los hombres, la mitología, la religión,  las leyendas y la literatura dan clara muestras del interés por estos seres cuya talla rebasa la del común de los mortales. La biblia refiere gigantes como Goliat, vencido de certera pedrada por David. Los gigantes generalmente son los malos, los enemigos de Dios o de la humanidad y son capaces de devorar crudos a los seres humanos.
En la mitología encontramos  gigantes de tamaño descomunal como los titanes,  enormes seres capaces de escalar el cielo usando las  montañas como escaleras; los cíclopes, son otras de las criaturas  gigantescas, devoradoras de hombres; un solo ojo adornaba la frente de estos gigantes  primitivos, devoradores de hombres. Ulises usando su argucia ciega a Polifemo, un ciclope que se alimentaba devorando a sus  hombres, tras emborracharlo le pincha el ojo con una pica ardiendo logrando escapar del cautiverio.
El mundo de la fábula y la literatura está llena de gigantes famosos,  como es el caso de Jack y las habichuelas mágicas,  Gulliver también tuvo que vérselas con gigantes en uno de sus viajes; El gigante egoísta de Oscar Wilde y muchos más que observan comportamientos malvados y nombres feroces.
El gigante  es el ser malvado  al que debemos de temer, es la connotación que se le ha dado a través de la historia.
La vida misma y la propia naturaleza es la inspiración que desborda  en los seres míticos que hemos nombrado; si existieron enormes animales antediluvianos, cuyos fósiles se muestran abundantemente, es lógico suponer la existencia de hombres gigantescos que lograron construcciones de la misma índole descomunal como las pirámides de Egipto.
En la vida real existen los gigantes, también enormes seres humanos que sufren de gigantismo ante la excesiva producción de la hormona del crecimiento. Muchos de estos gigantes mueren prematuramente, víctimas de su gran tamaño o de tumores en la cabeza que afectan la hipófisis.
Existen gigantes bastante sanos, como es el caso de Manute Bol de Sudán, juega en la NBA y mide 2.31 metros.
Robert Pershing Wadlow, gigantesco inglés de talla descomunal, medía  2.72 metros.
Vikas Uppal. nacido en India Mide 2.51 metros.
Sultan Kosen, nacido en Turquía Mide 2,47 metros.
Felipe Birriel, nacido en Puerto Rico Mide 2.41  metros.
Bao Bishunn, nacido en Mongolia Mide 2.36 metros.
Shaquille O'Neal, nacido en Estados Unidos Mide 2,16 metros.
The Great Khali, nacido en India Mide 2.21 metros.
Como podemos ver, existen  gigantes que apenas se sostienen en pie y existen los gigantes que son verdaderos atletas, portentos de fuerza y energía.
La explicación que puede sonar como lógica, es la de que, los gigantes que enferman jóvenes y viven poco, deben su gigantismo a desordenes hormonales producto de enfermedades, su talla es superior, llegando a rebasar los 2.50 metros.
En cambio los gigantes atletas, de constitución sólida y de organismo sano, el incremento de su talla se deben  a la herencia, genética y raza.










EL HOMBRE MÁS PEQUEÑO DE MÉXICO










Las personas de baja estaturas, denominadas enanas por medir menos de 1,40 metros en los hombres y 1,30 metros en las mujeres, generalmente son discriminadas por una sociedad de estándares que determina  las medidas y el peso de las personas normales.

En siglos pasados servían de bufones en las cortes, en la actualidad no ha mejorado gran cosa  su estatus, trabajando en circos o en la lucha libre.

Una persona bajita en particular, un enanito que  llama al interés  y al cariño,  es el motivo de esta crónica por llamarla de alguna manera. Lo conocí a principios de los años ochenta en los  vagones del metro. Era un joven estudiante que viajaba en el transporte colectivo cuando escuché una vocecita lejana que me intrigó de sobremanera por su timbre agudo. Lo busqué a lo lejos, tratando de encontrar el origen de la voz; cuan, no fue mi sorpresa, cuando me percaté  que el de la voz se encontraba casi a mi lado, tres o cuatro metros, una presencia que me sorprendió, un individuo que a mi parecer era extraordinario.  Vestido de vaquero, botas y camisa manga larga; rasgaba una guitarra  y cantaba a todo pulmón. Pero… ¿dónde estaba lo extraordinario de esta escena cotidiana en los vagones? El hombrecito cantante,  a mi parecer no alcanzaba los 70 centímetros de altura. Un liliput, un pequeño hombre proporcionado en su escasa talla. Después supe que este extraordinario hombre se llamaba Margarito, Margarito esparza. Se ganaba la vida cantando en el metro, lo volví a ver en otras ocasiones,   vestido de vaquero o de charro con un sombrero que portaba dignamente. Tenía en su haber relativa fama, había llamado  la atención de la industria cinematográfica y logrado trabajar  y hacer cine con grandes comediantes  como Tin Tán,  Resortes y otros más; la crisis lo llevó a los andenes y vagones para ganarse la vida. En la actualidad don Margarito forma parte del elenco de Televisa  de fin de semana y gana suficiente  dinero para mantener a la familia, compuesta por una esposa y tres hijos de estatura normal. Margarito Esparza es el hombre más pequeño de México y creo que el enanito más proporcionado del mundo. Se dice que mantuvo una relación sentimental con Irma Serrano la Tigresa, y… eso, es mucho que decir.




Entradas populares