El asombroso Estrógeno









Estrógeno, hormona esteroidea implicada en el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios de la mujer, en la regulación del ciclo menstrual y de la ovulación, y en el embarazo.
Hay al menos 18 tipos de estrógenos diferentes que pueden detectarse en la orina humana. Todos ellos son sintetizados en el cuerpo y los más conocidos son el estradiol, el estriol y la estrona. Los estrógenos aparecen tanto en hombres como en mujeres. En las mujeres los estrógenos son sintetizados en los ovarios y en la placenta durante la gestación; en los hombres son sintetizados sobre todo por los testículos (en menor cantidad que en la mujer). La glándula suprarrenal también los produce en ambos sexos. En los hombres, el nivel de estrógenos en la sangre permanece constante, pero en las mujeres varía según la fase del ciclo menstrual.
2
EFECTOS DEL ESTRÓGENO DURANTE LA PUBERTAD FEMENINA
En la pubertad, el cuerpo adopta los caracteres sexuales secundarios masculinos o femeninos. El desarrollo de los caracteres sexuales secundarios femeninos se debe en parte a la ausencia de testosterona, pero también es debido a la producción de pequeñas cantidades de estrógenos. Estos estrógenos producen el crecimiento de las mamas, el desarrollo de la figura (deposición de grasa alrededor de las caderas y los muslos), el crecimiento del vello en el pubis y las axilas (también originado por los andrógenos), y el crecimiento del útero, de las trompas de Falopio y del tracto genital inferior. El primer periodo menstrual (menarquia) tiene lugar al final de la pubertad y marca el comienzo de la fase reproductora en la vida de la mujer.
3
PAPEL DEL ESTRÓGENO EN EL CICLO MENSTRUAL
La variación de los niveles de estrógeno durante el ciclo menstrual influye en el desarrollo del óvulo maduro (huevo) en el ovario cada mes, en el control de la ovulación y en la proliferación del revestimiento uterino (endometrio) que precede a la menstruación (sangrado mensual). Las demás hormonas que cooperan con el estrógeno para regular el ciclo menstrual son la progesterona, que es esteroidea, y las hormonas proteicas hipofisarias: hormona luteinizante (LH) y hormona foliculoestimulante (FSH). Puesto que el estrógeno es producido por las células del ovario que encapsulan el óvulo (las células del folículo), la cantidad de estrógeno que se produce aumenta según el folículo crece y el óvulo madura. Después de que el óvulo ha sido liberado, las células del folículo que han quedado en el ovario forman una estructura llamada cuerpo lúteo que continúa produciendo estrógeno (así como progesterona). Los niveles elevados de estos dos esteroides preparan al revestimiento uterino para la implantación del óvulo. Si el óvulo no es fecundado por un espermatozoide a medida que desciende por la trompa de Falopio, entonces el cuerpo lúteo se retrae y se produce la menstruación. Si el óvulo es fecundado, entonces el cuerpo lúteo continúa segregando tanto estrógeno como progesterona, y el embrión queda implantado en el revestimiento uterino.
El estrógeno también controla la cantidad de mucus segregada por las glándulas cervicales que existen en el cuello del útero o cérvix. Este mucus es segregado hacia la vagina y suele ser alcalino después de la ovulación, para proteger al esperma de la acidez de la vagina. Sin embargo, durante los días menos fértiles del ciclo menstrual el mucus es más sólido, lo que hace que los espermatozoides tengan mayores dificultades para alcanzar el útero.
4
ESTRÓGENO DURANTE EL EMBARAZO
Durante la primera parte del embarazo, el cuerpo lúteo (que no se retrae como lo haría en un ciclo menstrual normal) produce estrógeno. Después, la placenta y la corteza adrenal del feto son responsables de mantener elevados los niveles de estrógeno en la sangre materna. El estrógeno es responsable del crecimiento del útero y de los cambios que sufre el tracto genital inferior durante la gestación, y del desarrollo del sistema de conductos (que producen la leche) en las mamas. Las concentraciones elevadas de estrógenos y de otros esteroides hacen que se retenga agua, y pueden dar lugar a la inflamación de los tobillos y a una sensación de hinchazón.
5
ANTICONCEPTIVOS ORALES
Hay dos tipos principales de anticonceptivos orales que alteran el equilibrio de las hormonas que actúan sobre el aparato reproductor humano. Se podría decir que la introducción de la píldora combinada en 1956 revolucionó la actitud de las personas en lo referente al sexo, ya que era más segura que cualquier forma previa de control de natalidad. Durante la década de 1960 las mujeres pudieron mantener relaciones sexuales sin riesgo de quedar embarazadas.
La píldora combinada contiene estrógenos y progesterona y evita la ovulación (el óvulo nunca sale del ovario). Aumenta de forma notable los niveles de estrógeno y progesterona en la sangre, con lo cual suprime la liberación en la hipófisis anterior de hormona luteinizante y de hormona foliculoestimulante. Estas hormonas son esenciales para que se lleve a cabo el proceso de la ovulación. También altera el pH y la consistencia del mucus vaginal, de manera que el ambiente de la vagina es hostil para los espermatozoides, y produce cambios en el endometrio que impiden la implantación del embrión. La píldora que sólo contiene progesterona permite que tenga lugar la ovulación, pero altera el mucus vaginal y el endometrio con el fin de impedir la fecundación o la implantación. Los dos tipos de píldora se toman a diario durante la mayor parte del ciclo menstrual.
6
ESTRÓGENOS Y CÁNCER
El cáncer de mama y el cáncer de endometrio son dos tipos de cáncer que pueden verse afectados por los niveles de estrógenos presentes en la sangre de una mujer, obtenidos con métodos naturales o artificiales (la píldora anticonceptiva o la terapia de sustitución hormonal). El cáncer de mama es más común en mujeres que han tenido una menarquia (primer periodo) temprana y una menopausia tardía. Las mujeres que son jóvenes cuando tienen su primer hijo tienen menos riesgo. Es probable que esté relacionado con la edad a que se realiza la lactancia. El papel que la píldora anticonceptiva oral pueda tener en el aumento del riesgo de cáncer de mama es objeto de controversia; sin embargo, en la actualidad se cree poco probable que los preparados de hoy, que contienen dosis bajas de estrógenos, incrementen el riesgo de padecer esta enfermedad.
El cáncer de endometrio es un cáncer del revestimiento del útero. Como el estrógeno es el responsable de la proliferación natural del endometrio durante el ciclo menstrual, se cree que el cáncer de endometrio es una estimulación excesiva del revestimiento uterino producida por estrógeno. Casi un 75% del cáncer de endometrio se produce después de la menopausia. Si el útero ha sido expuesto a niveles elevados de estrógenos, es más probable que se desarrolle cáncer endometrial. Cuando se introdujo por primera vez la terapia de sustitución hormonal, se utilizó sólo estrógeno y ello provocó un notable incremento de la incidencia de este tipo de cáncer. Ahora que se administran tanto estrógenos como progesterona, no parece haber incremento en el riesgo de padecer cáncer después de someterse a la terapia de sustitución hormonal.


lunes, 7 de febrero de 2011

No hay comentarios :

Entradas populares